An­sie­dad flo­tan­te

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

y la po­si­bi­li­dad de ser de­va­lua­dos y ex­pul­sa­dos de esa po­si­ción. Esa an­sie­dad, a su vez, era es­tig­ma­ti­zan­te si se ex­te­rio­ri­za­ba, has­ta el pun­to de que no so­lían co­men­tar­la ni si­quie­ra con sus co­le­gas. Só­lo des­pués de un pro­ce­so gra­dual de con­fian­za y de la fir­ma de acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad, los con­sul­to­res en­tre­vis­ta­dos ac­ce­die­ron a con­tar sus vi­ven­cias. Por eso na­die ha­bla de ella, a pe­sar de que sea el ele­men­to esen­cial que de­fi­ne su de­di­ca­ción En el es­tu­dio, Gill des­cu­brió tres as­pec­tos esen­cia­les. En pri­mer lu­gar, que la cons­truc­ción de una iden­ti­dad de éli­te es fun­da­men­tal pa­ra que la ima­gen po­si­ti­va y dis­tin­ti­va de es­tos con­sul­to­res pue­da fun­cio­nar y sea efi­caz pa­ra es­for­zar­se en sus ta­reas co­ti­dia­nas. En se­gun­do, que esa ima­gen ayu­da­ba enor­me­men­te a re­for­zar el com­pro­mi­so con la con­sul­to­ría. Y como ter­cer ele­men­to, exis­tía una an­sie­dad flo­tan­te, pro­duc­to de la ten­sión en­tre las per­so­nas que sen­tían que eran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.