La eco­no­mía ha pues­to la di­rec­ta y el em­pleo aún no

El PIB es­pa­ñol re­cu­pe­ra el 40% de lo per­di­do en la cri­sis y la ocu­pa­ción, el 20%

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - JOR­DI GOU­LA

Un vis­ta­zo a la evo­lu­ción del PIB es­pa­ñol en tér­mi­nos co­rrien­tes nos di­ce que la ci­fra al­can­za­da en el re­cién ce­rra­do 2015 es­tá tan so­lo un 3% por de­ba­jo de la re­gis­tra­da el año 2008, que se­ña­la el pun­to más al­to an­tes de la cri­sis. Es de­cir, es­ta­dís­ti­ca­men­te ca­si pue­de dar­se por ce­rra­da la cri­sis... aun­que si los da­tos se to­man en eu­ros cons­tan­tes (des­con­tan­do la in­fla­ción), la si­tua­ción va­ría un po­co, ya que to­da­vía es­ta­ría­mos un 8,5% por de­ba­jo de la ci­fra de 2008. Vis­to en pers­pec­ti­va, es­te 8,5% co­rres­pon­de­ría a una caí­da has­ta ini­cios de 2014 (el pun­to más­ba­jo de la cri­sis) del 14% y una re­cu­pe­ra­ción del 6% des­de es­ta fe­cha has­ta aho­ra. O si quie­ren, que he­mos re­cu­pe­ra­do, en tér­mi­nos reales, un 40% de lo que se per­dió des­de 2008 has­ta esa fe­cha in­ter­me­dia.

La com­pa­ra­ción obli­ga­da es de or­den so­cial . Pues bien, el em­pleo, que tam­bién se ha­re­cu­pe­ra­do des­de 2014, pa­re­ce que va a una ve­lo­ci­dad más len­ta. To­man­do la ci­fra de pues­tos de tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to, la caí­da des­de el ini­cio de­la cri­sis has­ta el pun­to mí­ni­mo de la mis­ma­fue del 18% y la re­cu­pe­ra­ción des­de en­ton­ces, del 4%, lo que nos si­túa a un ni­vel to­da­vía del 15% por de­ba­jo del re­gis­tra­do en 2008. O, si pre­fie­ren, pa­ra com­pa­rar mejor, so­lo se ha re­cu­pe­ra­do un 20% del em­pleo que se per­dió en la cri­sis, fren­te al 40% que he­nos vis­to que ha re­cu­pe­ra­do la eco­no­mía.

¿A que se de­be es­ta di­fe­ren­cia? La ex­pli­ca­ción no es sen­ci­lla cuan­do se dis­po­ne so­lo de da­tos avan­za­dos en al­gu­nos in­di­ca­do­res. Pe­ro he aquí una idea. Un pri­mer as­pec­to a con­si­de­rar es que du­ran­te la cri­sis el em­pleo fue más cas­ti­ga­do que la eco­no­mía, con ba­jas del 18 y del 14%, res­pec­ti­va­men­te. Ello in­di­ca que una par­te de la gen­te que per­dió el em­pleo en es­tos años era po­co pro­duc­ti­va. Fue­ron los años de la des­apa­ri­ción y del adel­ga­za­mien­to de las em­pre­sas has­ta lí­mi­tes en mu­chos ca­sos irra­cio­na­les.

Un se­gun­do as­pec­to es el del sec­tor de la cons­truc­ción. Se­gún la Epa, se per­die­ron en­tre 2008 y 2013 unos 1,6 mi­llo­nes de em­pleos, mien­tras que des­de en­ton­ces has­ta aho­ra el aumento es de unos 120.000. Sin du­da, es­te es el ra­len­ti­za­dor más im­por­tan­te en la crea­ción de em­pleo, y sin nin­gún atis­bo de que se vuel­va a re­cu­pe­rar el ni­vel de la pre­cri­sis. No­de­be pues ex­tra­ñar que se ha­yan re­cu­pe­ra­do so­la­men­te 7 de ca­da 100 em­pleos per­di­dos. Una ter­ce­ra ex­pli­ca­ción de que el cre­ci­mien­to tie­ne lu­gar con me­nor ne­ce­si­dad de per­so­nal, es­ta­ría en que las em­pre­sas han apro­ve­cha­do la cri­sis pa­ra me­jo­rar su efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad, me­ca­ni­zan­do más sus pro­ce­sos y re­or­ga­ni­za­dos u fun­cio­na­mien­to con me­nos per­so­nas. Un cuar­to as­pec­to po­dría ser que una par­te del va­lor aña­di­do en es­tos dos úl­ti­mos años pro­ce­die­ra de ope­ra­cio­nes en sec­to­res de ti­po más bien es­pe­cu­la­ti­vo –co­mo el in­mo­bi­lia­rio– en cu­ya ac­ti­vi­dad, la ne­ce­si­dad de em­plear per­so­nal sea pu­ra­men­te mar­gi­nal. Por úl­ti­mo, de­be des­ta­car­se que el ha­ber rea­li­za­do es­tos cálcu­los con pues­tos de tra­ba­jo equi­va­len­tes a jor­na­da com­ple­ta y no con ci­fras di­rec­tas de per­so­nas en la Epa, da una vi­sión más ajus­ta­da de­la­rea­li­dad, ya­quee­li­mi­na, por ejem­plo, el efec­to de los tra­ba­ja­do­res que han si­do con­tra­ta­dos a tiem­po par­cial.

En de­fi­ni­ti­va, la su­ma de los cin­co pun­tos ci­ta­dos –más otros que pue­dan exis­tir– po­dría ex­pli­car en bue­na par­te por­qué el em­pleo cre­ce a una ve­lo­ci­dad que es un ter­cio me­nor que la de la eco­no­mía en su con­jun­to (PIB): el 4% fren­te al 6%.

DEL TO­DO A LAS PAR­TES Al mar­gen del ca­so de la cons­truc­ción –ya ci­ta­do en el ca­so del em­pleo– y que en el PI B ha re­cu­pe­ra­do un es­cuá­li­do 1,5% del per­di­do en la cri­sis en los dos años, des­ta­ca por en­ci­ma del res­to el sec­tor ser­vi­cios, que, en eu­ros cons­tan­tes, re­cu­pe­ró al­re­de­dor del 65% des­de 2014 has­ta hoy de lo que ha­bía per­di­do con la cri­sis. En per­so­nal, en es­te ca­so la re­cu­pe­ra­ción ha si­do ma­yor –un 83%– aun­que no se dis­po­ne

Es­pa­ña es­tá sa­lien­do de la cri­sis. Des­de ini­cios del 2014 hay un cam­bio de orien­ta­ción en to­dos los in­di­ca­do­res. Pe­ro los re­fe­ri­dos a la eco­no­mía cre­cen más que los del em­pleo. ¿Por qué? El PIB es­pa­ñol ce­rró el 2015 con un ni­vel por de­ba­jo del 8,5% al al­can­za­do en el 2008, en eu­ros cons­tan­tes

de da­tos to­da­vía de la equi­va­len­cia a pues­tos de tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to, lo que­da­ría un por­cen­ta­je al­go me­nor. Con to­do es una ci­fra muy res­pe­ta­ble y pa­re­ce evi­den­te que ha si­do el mo­tor de­la re­cu­pe­ra­ción, en­la, sin du­da, que el tu­ris­mo ha te­ni­do mu­cho que de­cir.

Enel ca­so de la in­dus­tria, la re­cu­pe­ra­ción de va­lor aña­di­do per­di­do es­ta­ría al­re­de­dor del 20%, mien­tras en el em­pleo la re­cu­pe­ra­ción es del 16%. En es­te pun­to, las ci­fras pue­den lle­var a un cier­to error, pues­to que con to­da pro­ba­bi­li­dad mu­chas in­dus­trias ha­brán ex­ter­na­li­za­do ser­vi­cios en es­tos úl­ti­mos años, que de­ja­rán de con­ta­bi­li­zar­se enel sec­tor in­dus­trial y es­ta­rán en­glo­ba­dos en ser­vi­cios. Así pues, la in­dus­tria pue­de ha­ber re­cu­pe­ra­do al­go más de te­rreno en am­bas par­ce­las de lo que apa­re­ce en las es­ta­dís­ti­cas.

Si por­la vía de­la ofer­ta, los ser­vi­cios van co­mo un tren, por la vía de la de­man­da, tan­to la bue­na mar­cha del con­su­mo pri­va­do los dos úl­ti­mos años, co­mo la ex­por­ta­ción des­de el 2009, han evi­ta­do ma­les mu­cho peo­res. El con­su­mo fa­mi­liar, con un aumento del 4% en los dos úl­ti­mos años ha si­do una sor­pre­sa, ya que los sa­la­rios in­di­vi­dua­les ape­nas han subido, pe­ro sí lo ha he­cho la ma­sa sa­la­rial, en un 5%, gra­cias al cre­ci­mien­to del em­pleo de 1,15 mi­llo­nes de per­so­nas en­tre 2014y2015. Úna­se ae­llo la ba­ja in­fla­ción y el desaho­rro rea­li­za­do por mu­chas fa­mi­lias de po­der ad­qui­si­ti­vo me­dio al­to que ha­bían fre­na­do su con­su­mo du­ran­te la cri­sis. La ma­la no­ti­cia es que si­gue cre­cien­do la de­sigual­dad de ren­tas.

Las ex­por­ta­cio­nes, por su par­te, han sal­va­do de la rui­na a mu­chas em­pre­sas que han de­ci­di­do sa­lir al ex­te­rior, an­te la ato­nía del mer­ca­do na­cio­nal. Mu­chas de ellas se han con­so­li­da­doy han da­do un pa­so de­ci­si­vo pa­ra su su­per­vi­ven­cia y cre­ci­mien­to. En tér­mi­nos co­rrien­tes, las ven­tas al ex­te­rior de­las em­pre­sas es­pa­ño­las han­su­bi­do un 46% des­de el año 2009 en que mar­ca­ron un mí­ni­mo y han si­do de­ci­si­vas pa­ra man­te­ner una bue­na ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te, que ha con­ta­do con la ines­ti­ma­ble ayu­da adi­cio­nal de­la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo enel ca­pí­tu­lo de las im­por­ta­cio­nes.

Por úl­ti­mo es im­por­tan­te re­se­ñar, la me­jo­ra que pre­sen­ta la in­ver­sión en bie­nes de equi­po que, en eu­ros co­rrien­tes, prác­ti­ca­men­te se ha si­tua­do en 2015 al ni­vel pre­cri­sis, aun­que en tér­mi­nos cons­tan­tes aún es­té un 8% por de­ba­jo. Es­te ti­po de in­ver­sión liga di­rec­ta­men­te con la me­jo­ra re­gis­tra­da en la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas in­dus­tria­les en es­tos úl­ti­mos años.

PE­DRO MA­DUE­ÑO

El con­su­mo fa­mi­liar ha si­do uno de los mo­to­res prin­ci­pa­les de la ac­ti­vi­dad pa­ra su­pe­rar la cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.