Geor­ge Os­bor­ne anu­la los re­cor­tes al bie­nes­tar

Sus po­si­bi­li­da­des de su­ce­der a Ca­me­ron han que­da­do da­ña­das por el fias­co pre­su­pues­ta­rio

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RA­FAEL RA­MOS LON­DRES

El mi­nis­tro de fi­nan­zas bri­tá­ni­co se ha ex­ce­di­do a la ho­ra de apre­tar las tuer­cas de los po­bres pa­ra po­der pre­ser­var los pri­vi­le­gios fis­ca­les de los ri­cos.

En­su­día­pa­re­ció una­ma­nio­bra bri­llan­te, pro­pia de un po­lí­ti­co as­tu­to con am­bi­cio­nes de ocu­par el nú­me­ro 10 de Dow­ning Street: ga­ran­ti­zar un su­pe­rá­vit pre­su­pues­ta­rio y fi­jar un to­pe al gas­to del Es­ta­do de bie­nes­tar, pa­ra obli­gar a la opo­si­ción la­bo­ris­ta a asumir esos mis­mos ob­je­ti­vos, y si no a apa­re­cer an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo el par­ti­do del des­pil­fa­rro fren­te a la aus­te­ri­dad cal­vi­nis­ta de los con­ser­va­do­res.

Pe­ro su au­tor, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas Geor­ge Os­bor­ne, cal­cu­ló mal la ju­ga­da. Y su sex­to pre­su­pues­to se ha vuel­to con­tra él y le ha mor­di­do co­mo una ser­pien­te, en­ve­ne­nan­do de pa­so su es­tra­te­gia pa­ra su­ce­der a Da­vid Ca­me­ron co­mo lí­der con­ser­va­dor y pri­mer mi­nis­tro. Dos han si­do las ra­zo­nes fun­da­men­ta­les del fias­co: pri­me­ro, que esen­cial­men­te ya no hay don­de re­cor­tar, da­das las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les de­la eco­no­mía del Reino Uni­do. Y se­gun­do, que se ha ex­ce­di­do a la ho­ra de apre­tar las tuer­cas de los po­bres pa­ra po­der pre­ser­var los pri­vi­le­gios de los ri­cos y re­par­tir ca­ra­me­los fis­ca­les en­tre las cla­ses me­dias. Tan­to es así, que me­dio cen­te­nar de dipu­tados de su pro­pio par­ti­do se han re­be­la­do con­tra él y sus cuen­tas de la le­che­ra.

La eli­mi­na­ción de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­da a per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, al tiem­po queau­men­ta­ba las pen­sio­nes (por­que los ju­bi­la­dos son por re­gla ge­ne­ral vo­tan­tes con­ser­va­do­res), ha re­sul­ta­do dar un­pa­so de­ma­sia­do le­jos, y no ha te­ni­do más­re­me­dio que ha­cer el ri­dícu­lo y dar mar­cha atrás, de­jan­do pro­vi­sio­nal­men­te el pre­su­pues­to del país con un mo­nu­men­tal agu­je­ro que no se sa­be có­mo va a po­der cu­brir -lo más pro­ba­ble es que ha­cien­do in­ge­nie­ría con los nú­me­ros y au­men­tan­do ar­ti­fi­cial­men­te la pro­yec­ción de los in­gre­sos-, e in­cum­plien­do su pro­pia re­gla de que nin­gún año ha­ya dé­fi­cit. Un desas­tre.

Los da­ños co­la­te­ra­les del error de cálcu­lo de Os­bor­ne han si­do nu­me­ro­sos. No só­lo so­bre su con­di­ción de fa­vo­ri­to pa­ra su­ce­der a Ca­me­ron (tí­tu­lo que ha pa­sa­do pro­vi­sio­nal­men­te al al­cal­de eu­ro­es­cép­ti­co de Lon­dres, Bo­ris John­son ), sino so­bre la repu­tación del go­bierno co­mo pru­den­te ges­tor de las fi­nan­zas ysu­cam­pa­ña pa­ra la per­ma­nen­cia den­tro de la Unión Eu­ro­pea. El ata­que a los dis­ca­pa­ci­ta­dos ha si­do el pre­tex­to pa­ra la di­mi­sión del mi­nis- tro de Tra­ba­jo y Pen­sio­nes, Iain Dun­can Smith, un par­ti­da­rio fer­vien­te de dar a Bru­se­las el por­ta­zo más so­no­ro que sea po­si­ble.

Du­ran­te más­deun­lus­tro, Os­bor­ne fue una es­pe­cie de Hou­di­ni (fa­mo­so ma­go) que se las in­ge­nió pa­ra re­cor­tar a tro­che y mo­che has­ta de­jar en los hue­sos el Es­ta­do de bie­nes­tar, pe­ro sin que las cla­ses me­dias (ex­cep­to los in­te­lec­tua­les de iz­quier­das) se sin­tie­ran par­ti­cu­lar­men­te ofen­di­das. Ba­jó los ti­pos im­po­si­ti­vos más al­tos, me­tió en el bo­te salvavidas alos pen­sio­nis­tas, re­du­jo el im­pues­to de so­cie­da­des, con­ge­ló las ta­sas al com­bus­ti­ble, y só­lo aho­gó a quie­nes de­pen­den de los be­ne­fi­cios so­cia­les pa­ra su sub­sis­ten­cia, que en su ma­yo­ría o bien no vo­tan en ab­so­lu­to, o vo­tan al La­bour. Una ju­ga­da so­bre el pa­pel re­don­da.

“Pe­ro aho­ra la va­ri­ta má­gi­ca ha de­ja­do de fun­cio­nar –di­ce el ana­lis­ta de la City An­drew Dea­kins–. Geor­ge Os­bor­ne se ha em­bo­rra­chó de su pro­pio éxi­to, y no­mi­dió que la dis­mi­nu­ción de la ayu­da a los dis­ca­pa­ci­ta­dos se­ría per­ci­bi­da co­mo una me­di­da de ex­tre­ma in­mo­ra­li­dad por el ala tory que to­da­vía man­tie­ne una cier­ta con­cien­cia so­cial, y pre­ten­de que el par­ti­do sea in­clu­si­vo y va­ya más allá de re­pre­sen­tar los in­tere­ses de­los mi­llo­na­rios y las gran­des mul­ti­na­cio­na­les”.

“Os­bor­ne ata­có a los dis­ca­pa­ci­ta­dos por­que has­ta aho­ra –ayu­da­do por una pren­sa emi­nen­te­men­te con­ser­va­do­ra– ha­bía si­do in­mu­ne a la ani­qui­la­ción del Es­ta­do de bie­nes­tar y la des­truc­ción de la fi­bra so­cial del país. Y tam­bién por­que, tras la más­fe­roz cam­pa­ña de aus­te­ri­dad de nin­gu­na otra po­ten­cia oc­ci­den­tal in­dus­tria­li­za­da, que ha de­ja­do la in­ver­sión pú­bli­ca a ni­ve­les de los años cin­cuen­ta, ya no le que­da­ba dón­de re­cor­tar si que­ría pre­ser­var el aumento anual au­to­má­ti­co de las pen­sio­nes, man­te­ner la ayu­da ex­te­rior y el gas­to de de­fen­sa. La eco­no­mía bri­tá­ni­ca tie­ne gran­des de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les, y es muy vul­ne­ra­ble a la des­ace­le­ra­ción en Chi­na”, opi­na el ana­lis­ta de la City Mar­tin Do­nog­hue.

Pe­se a su repu­tación de pro­bi­dad fis­cal y de to­dos los re­cor­tes, el go­bierno con­ser­va­dor no ha lo­gra­do su ob­je­ti­vo de eli­mi­nar el dé­fi­cit. El in­cre­men­to de los in­gre­sos per cá­pi­ta (y del po­der ad­qui­si­ti­vo) es de so­lo un 2% anual, y gra­cias a que ape­nas hay in­fla­ción. El ín­di­ce de pro­duc­ti­vi­da­des muy ba­jo. El cre­ci­mien­to es­tá con­cen­tra­do en laCity y el sec­tor de los ser­vi­cios, co­mo con­se­cuen­cia de los des­equi­li­brios en la eco­no­mía y la des­apa­ri­ción pro­gre­si­va de la in­dus­tria y las ma­nu­fac­tu­ras, co­mo mues­tra el anun­cio del cie­rre de Ta­ta Steel (los úl­ti­mos Al­tos Hor­nos bri­tá­ni­cos), con la pér­di­da de 40.000 em­pleos.

De ser un ge­nio, Os­bor­ne ha pa­sa­do a ser per­ci­bi­do co­mo un ma­ni­pu­la­dor que se ha pa­sa­do de lis­to.

Ha te­ni­do que anu­lar el re­cor­te pre­vis­to de cin­co mil mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ayu­da a los dis­ca­pa­ci­ta­dos La subida de las pen­sio­nes mien­tras ata­ca­ba a los más po­bres ha si­do vis­ta co­mo “in­mo­ral”

AR­CHI­VO

El sex­to pre­su­pues­to del mi­nis­tro de Fi­nan­zas Geor­ge Os­bor­ne se ha vuel­to con­tra él

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.