El ‘aus­te­ri­ci­dio’ aso­ma de nue­vo

La he­ren­cia de­ja­da por Ra­joy de­ja sin mar­gen de ac­tua­ción al pró­xi­mo Go­bierno

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - MA­RIANO GUINDAL

La he­ren­cia de­ja­da por Ra­joy de­ja sin mar­gen de ac­tua­ción al pró­xi­mo go­bierno. El dé­fi­cit pú­bli­co dis­pa­ra­do crea un pro­ble­ma de gran di­men­sión.

¿No quie­res cal­do?, ¡Pues to­ma dos ta­zas! Exac­ta­men­te es­to es lo que ha he­cho Ma­riano Ra­joy a los par­ti­dos de iz­quier­da, en el ca­so que al fi­nal lo­gren for­mar go­bierno. Co­mo le gus­ta de­cir al mi­nis­tro de Ha­cien­da en fun­cio­nes, Cris­tó­bal Mon­to­ro: “Quien go­bier­ne va a te­ner que sudar la ca­mi­se­ta por­que a es­to aún le fal­ta mu­cho”.

Los da­tos son los que son: el sec­tor pú­bli­co ha re­gis­tra­do un agu­je­ro del 5,16% del PIB a cie­rre del 2015, su­peran­do por mu­cho el ob­je­ti­vo del 4,2% fi­ja­do por Bru­se­las. Es­to sig­ni­fi­ca que se han gas­ta­do 50.000 mi­llo­nes de eu­ros más de lo que se ha re­cau­da­do. Tal enor­me des­via­ción se ha pro­du­ci­do pe­se al fuer­te cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (3,2% del PIB); la crea­ción de 525.000 em­pleos ne­tos y la re­duc­ción del nú­me­ro de pa­ra­dos en 678.2000 per­so­nas, lo que ha aba­ra­ta­do fuer­te­men­te la nó­mi­na del des­em­pleo. Y por si es­to no fue­se po­co, los ti­pos de in­te­rés han per­mi­ti­do al Te­so­ro aho­rrar­se cer­ca de 5.000 mi­llo­nes en el pa­go del ser­vi­cio de la deu­da.

¡Pues bien! A pe­sar de go­zar de las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles, to­tal­men­te inima­gi­na­bles ha­ce un año, y de dis­fru­tar del ma­yor pe­rio­do de in­fla­ción ne­ga­ti­va de la his­to­ria re­cien­te –lo que ha per­mi­ti­do con­ge­lar los gas­tos, las pen­sio­nes y la nó­mi­na de los fun­cio­na­rios–, el Reino de Es­pa­ña no ha si­do ca­paz de cum­plir con los com­pro­mi­sos de ajus­te pac­ta­dos con Bru­se­las. Co­mo te­lón de fon­do de es­ta si­tua­ción pro­pia de un “go­bierno de­rro­cha­dor”, aún se es­cu­cha el eco de las dia­tri­bas de la opo­si­ción acu­sán­do­le na­da me­nos que de aus­te­ri­ci­dio. ¡To­ma ya!; y a pe­sar de que se de­be, co­mo se de­be, la frio­le­ra de más de un bi­llón de eu­ros… un ré­cord his­tó­ri­co.

Con to­do es­te pal­ma­rés de (in)cohe­ren­cia ma­cro­eco­nó­mi­ca, el mi­nis­tro de Eco­no­mía en fun­cio­nes Luis de Guin­dos va a te­ner que pe­dir otra vez a las au­to­ri­da­des eu­ro­peas más fle­xi­bi­li­dad pa­ra cum­plir lo com­pro­me­ti­do. Pe- ro lo más asom­bro­so de to­do es que to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán de acuer­do en sa­car pe­cho an­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea. En un país co­mo Es­pa­ña en el que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos no han con­se­gui­do po­ner­se de acuer­do ab­so­lu­ta­men­te en na­da ¡to­dos coin­ci­den en no apre­tar­se el cin­tu­rón pa­ra sa­near las cuen­tas pú­bli­cas y em­pe­zar a pa­gar lo que se de­be!

Así es la tris­te he­ren­cia que de­ja el Go­bierno de Ra­joy: un país to­tal­men­te en­deu­da­do, que no es due­ño de su des­tino. Sin ir más le­jos, el pró­xi­mo go­bierno no tie­ne nin­gún mar­gen de ma­nio­bra pa­ra ha­cer una política dis­tin­ta a la que se ve­nía rea­li­zan­do. Lo úni­co que po­drá ha­cer es acen­tuar los re­cor­tes y su­bir los im­pues­tos, co­mo le ha pa­sa­do a la Gre­cia de Sy­ri­za. Co­mo mues­tra un bo­tón: es­te año pa­ra po­der cum­plir con el Plan de Es­ta­bi­li­dad se ten­dría que ha­cer un ajus­te fis­cal de 23.000 mi­llo­nes de eu­ros. Só­lo así se po­dría ce­rrar el 2016 con un dé­fi­cit del 2,8% del PIB. Pe­ro en es­te ca­so el cre­ci­mien­to se frenaría y se de­ja­ría de crear em­pleo.

Cris­tó­bal Mon­to­ro de­be­ría ha­ber adop­ta­do me­di­das an­tes pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción. Pe­ro le­jos de ac­tuar con res­pon­sa­bi­li­dad de­ci­dió apro­bar pa­ra es­te año un pre­su­pues­to ex­pan­si­vo, co­mo co- rres­pon­de a un año elec­to­ral, ha­cien­do ca­so omi­so a las con­tun­den­tes ad­ver­ten­cias que le ve­nían ha­cien­do des­de Bru­se­las.

Pe­ro el mi­nis­tro pa­re­ce que ya te­nía muy bien apren­di­da la lec­ción. En el 2004 Mon­to­ro de­jó co­mo he­ren­cia un dé­fi­cit ce­ro y el PP per­dió las elec­cio­nes a fa­vor del PSOE. En es­ta oca­sión ha op­ta­do por ha­cer exac­ta­men­te lo con­tra­rio: ha de­ja­do un dé­fi­cit des­con­tro­la­do y han ga­na­do. La so­cie­dad si­gue sin en­ten­der que es mejor “acos­tar­se sin ce­nar que le­van­tar­se con deu­das” co­mo di­jo Ben­ja­min Fran­klin ha­ce más de dos si­glos.

De Guin­dos va a te­ner que pe­dir otra vez más fle­xi­bi­li­dad a la UE pa­ra cum­plir lo com­pro­me­ti­do Mon­to­ro apro­bó un pre­su­pues­to ex­pan­si­vo, co­mo co­rres­pon­de a un año elec­to­ral

SAL­VA­DOR SAS / EFE

El je­fe del Go­bierno en fun­cio­nes y lí­der del PP, Ma­riano Ra­joy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.