El pri­mer pa­so pa­ra nor­ma­li­zar los lob­bies

Los ex­per­tos con­si­de­ran que el nue­vo re­gis­tro de lob­bies de Com­pe­ten­cia abre el ca­mino ha­cia la re­gu­la­ción de la re­la­ción en­tre ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y gru­pos de in­te­rés

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ALI­CIA RO­DRÍ­GUEZ DE PAZ

La re­le­van­cia de las de­ci­sio­nes que to­man las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas ha­ce que las par­tes afec­ta­das –sin du­da, al sec­tor em­pre­sa­rial, pe­ro tam­bién las dis­tin­tas igle­sias, las oe­ne­gés y el res­to del va­ria­do te­ji­do aso­cia­ti­vo, des­de los co­le­gios pro­fe­sio­na­les a las agru­pa­cio­nes de con­su­mi­do­res– tra­ten de ex­pre­sar su pa­re­cer an­tes de que se alum­bren de­fi­ni­ti­va­men­te. Fren­te a es­ta evi­den­cia, el res­pe­to éti­co a la ho­ra de de­fen­der unos de­ter­mi­na­dos in­tere­ses de los ac­to­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos, an­te el es­cru­ti­nio de la ciu­da­da­nía ca­da vez más exi­gen­te, pa­sa por la trans­pa­ren­cia. Se tra­ta de un re­me­dio que pue­de con­tri­buir a fre­nar la co­rrup­ción y el trá­fi­co de in­fluen­cias y, so­bre to­do, que busca re­for­zar la par­ti­ci­pa­ción en igual­dad de con­di­cio­nes en la to­ma de es­tas de­ci­sio­nes y con­tro­lar di­cho pro­ce­so, de­fien­den los ex­per­tos. Sin em­bar­go, re­sul­ta im­po­si­ble lle­var­lo a ca­bo si no se cla­ri­fi­can las re­glas de jue­go. Una de las me­di­das bá­si­cas pa­ra con­so­li­dar es­ta trans­pa­ren­cia pú­bli­co es el re­gis­tro vo­lun­ta­rio de los gru­pos de in­fluen­cia, co­mo el que ha pues­to en mar­cha la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC) a prin­ci­pios de mar­zo. La Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya abrió uno de ca­rác­ter obli­ga­to­rio en oc­tu­bre pa­sa­do.

Je­sús Liz­cano, pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal en Es­pa­ña, sa­lu­da la ini­cia­ti­va de la CNMC: “Aun­que es­te re­gis­tro se ci­ñe es­pe­cí­fi­ca­men­te a di­cho or­ga­nis­mo, ello pue­de cons­ti­tuir una vía o re­fe­ren­cia pa­ra una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los re­gis­tros de lob­bies en es­te país”.

En cam­bio, el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los y au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio so­bre el lobby en Es­pa­ña de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, Ma­nuel Vi­llo­ria es el me­nos op­ti­mis­ta de los ex­per­tos con­sul­ta­dos, y ca­li­fi­ca el re­gis­tro del ór­gano re­gu­la­dor de un “pa­so muy me­nor”. “Lo que ne­ce­si­ta­mos es una ley que re­gu­le ade­cua­da­men­te el lobby, desa­rro­llar có­di­gos éti­cos pa­ra los gru­pos de in­te­rés y re­gis­tros na­cio­na­les, en es­pe­cial, pa­ra el po­der le­gis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo; así co­mo un ór­gano que pue­da con­tro­lar las ac­ti­vi­da­des de los lob­bis­tas”.

La lis­ta de me­di­das a adop­tar es lar­guí­si­ma, y re­co­ge tam­bién prác­ti­cas des­co­no­ci­das has­ta ha­ce muy

Es­pa­ña no tie­ne una le­gis­la­ción so­bre el pa­pel de los lob­bies y que ha­ga que los re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos in­for­men de su tra­ba­jo. Tam­po­co tie­ne una au­to­ri­dad que con­tro­le su cum­pli­mien­to

El ob­je­ti­vo es lo­grar una “hue­lla le­gis­la­ti­va”: có­mo se ha ela­bo­ra­do una ley des­de el pri­mer bo­rra­dor has­ta su apro­ba­ción No es­tá re­suel­to el de­ba­te de si la ins­crip­ción de los gru­pos de in­te­rés ha de ser obli­ga­to­rio o vo­lun­ta­rio

po­co en es­tos pa­gos co­mo la pu­bli­ca­ción de las agen­das de los res­pon­sa­bles pú­bli­cos (la CNMC lo ha­ce). Por ello no es de ex­tra­ñar que Es­pa­ña fi­gu­re a la co­la, cuan­do se com­pa­ra con paí­ses del en­torno. Se­gún ex­pli­ca Liz­cano, en el úl­ti­mo in­for­me so­bre lob­bies de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, Es­lo­ve­nia en­ca­be­za la lis­ta, por sus “re­gu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas so­bre lobby en vi­gor, aun­que pre­sen­ta igual­men­te al­gu­nas de­fi­cien­cias y va­cíos le­ga­les”. Chi­pre y Hun­gría ocu­pan las úl­ti­mas po­si­cio­nes, mien­tras que Ita­lia, Por­tu­gal y Es­pa­ña (ver grá­fi­co), “tres de los prin­ci­pa­les paí­ses en cri­sis de la Eu­ro­zo­na, son aque­llos que mues­tran el peor desem­pe­ño, y don­de las prác­ti­cas de lobby y los víncu­los es­tre­chos en­tre el sec­tor pú­bli­co y el fi­nan­cie­ro au­men­tan los ries­gos”.

El ca­te­drá­ti­co de la Rey Juan Car­los coin­ci­de con Car­men Mu­ñoz, di­rec­to­ra de Asun­tos Pú­bli­cos de la con­sul­to­ra Llo­ren­te & Cuen­ca, en des­ta­car la im­por­tan­cia de con­se­guir una “hue­lla le­gis­la­ti­va”, que per­mi­ta a cual­quie­ra ras­trear una ley des­de su ini­cio has­ta su de­fi­ni­ti­va apro­ba­ción (des­de có­mo se eli­gió la co­mi­sión de ex­per­tos, si la hu­bie­re, has­ta las su­ce­si­vas mo­di­fi­ca­cio­nes su­fri­das).

Mu­ñoz in­sis­te en que el re­gis­tro es una de las pie­zas fun­da­men­ta­les pa­ra “nor­ma­li­zar, na­tu­ra­li­zar que la so­cie­dad, la em­pre­sa y la cla­se política dia­lo­gan en­tre ellas”. En­trar en es­te ti­po de ins­crip­cio­nes su­po­ne ade­más ha­ber­se ad­he­ri­do a un có­di­go de bue­nas prác­ti­cas que com­por­ta un com­pro­mi­so de ofre­cer in­for­ma­ción ve­raz, res­pe­tar a los fun­cio­na­rios y car­gos pú­bli­cos...

En es­te pro­ce­so de im­plan­ta­ción de la trans­pa­ren­cia y el go­bierno abier­to, Da­vid Cór­do­va, so­cio di­rec­tor de la con­sul­to­ra Vin­ce y pro­fe­sor del IE Bu­si­ness School, apues­ta tam­bién por que los da­tos del re­gis­tro sean pú­bli­cos y re­uti­li­za­bles, se es­ta­blez­can de for­ma “ex­haus­ti­va” un ca­tá­lo­go de in­com­pa­ti­bi­li­da­des y con­flic­tos de in­te­rés, así co­mo es­ta­ble­cer có­di­gos de con­duc­ta en las em­pre­sas.

Don­de se abre el de­ba­te es so­bre la con­ve­nien­cia de que los re­gis­tros sean obli­ga­to­rios o vo­lun­ta­rios. Una dis­cu­sión en la que las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias es­tán em­bar­ca­das. La ins­crip­ción uni­fi­ca­da de gru­pos de in­te­rés en las ins­ti­tu­cio­nes de la UE em­pe­zó a fun­cio­nar ha­ce cin­co años. Aun­que se tra­ta de una ins­crip­ción vo­lun­ta­ria, Mi­guel Fe­rrer de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en asun­tos pú­bli­cos Kreab y vo­cal de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de la Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les (APRI), des­ta­ca que, con el tiem­po “mu­chos or­ga­nis­mos o gru­pos par­la­men­ta­rios no re­ci­bi­rán a ac­to­res que no es­tén ins­cri­tos en el re­gis­tro de la UE”.

Cór­do­va opi­na que la vo­lun­ta­rie­dad es un buen vehícu­lo pa­ra im­plan­tar y ge­ne­ra­li­zar, al me­nos en un pri­mer mo­men­to, es­te ti­po de prác­ti­cas. De to­das for­mas, en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Sue­cia, Di­na­mar­ca han op­ta­do por im­po­ner la obli­ga­ción de ex­pli­ci­tar en un re­gis­tro a qué te de­di­cas y qué in­tere­ses te mue­ven, con qué per­so­nal cuen­tas cuan­do man­tie­nes con­tac­to con las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Y, en al­gu­nos ca­sos, cuán­to di­ne­ro de­di­cas a di­cha ac­ti­vi­dad. Pe­ro al­gu­nos ex­per­tos ad­vier­ten que una le­gis­la­ción ex­ce­si­va­men­te “rí­gi­da” o “es­tric­ta”. pue­de te­ner un efec­to bu­me­rán.

Sea co­mo fue­ra, la cul­tu­ra de la trans­pa­ren­cia se abre pa­so. Car­men Mu­ñoz con­fie­sa que “que­da mu­chí­si­mo por ha­cer”, pe­ro se mues­tra con­ven­ci­da de que cuan­do se alum­bre un nue­vo go­bierno se de­be­rán abor­dar me­di­das, co­mo la im­plan­ta­ción de un re­gis­tro en el Par­la­men­to y el go­bierno cen­tral, por­que la ley de Trans­pa­ren­cia del 2013 que­dó des­ca­fei­na­da y evi­tó re­gu­lar los gru­pos de in­te­rés. “El pro­ce­so ya es­tá en mar­cha”, ase­gu­ra. Co­mo otros ex­per­tos con­sul­ta­dos, de­fien­de que se van pro­du­cien­do “mo­vi­mien­tos” –el re­gis­tro de lob­bies im­plan­ta­do por la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, las or­de­nan­zas de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, los cam­bios plan­tea­dos en Ara­gón–. “Es cues­tión de tiem­po”, avi­sa.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

El re­gis­tro de gru­pos de in­te­rés de la CNMC es de ca­rác­ter vo­lun­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.