La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - RO­BERT TORNABELL PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO DE LA UNI­VER­SI­TAT RA­MON LLULL Y EX­DE­CANO DE ESADE

En ca­si un si­glo y me­dio –de 1870 al 2020– ha­bre­mos lle­ga­do ala cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Es una me­ta que cau­sa mu­chos te­mo­res y pre­gun­tas in­quie­tan­tes .¿ Sus­ti­tui­rán las má­qui­nas y los or­de­na­do­res al ser hu­mano? Si asig­na­mos el ín­di­ce 100 al pro­duc­to in­te­rior bru­to Mun­dial (PIB) de la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, en 1913 la se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial lo mul­ti­pli­có 2,7 ve­ces y en 1980 vein­te ve­ces. La cuar­ta re­vo­lu­ción pue­de te­ner ci­fras abru­ma­do­ras (co­rre­gi­das por la pa­ri­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo), pues el Gru­po McKin­sey la ci­fra en cien­tos de ve­ces por en­ci­ma de la de 1870.

Cuan­do las ci­fras nos des­lum­bran exis­te una cues­tión obli­ga­da: ¿por qué la Re­vo­lu­ción In­dus­trial em­pe­zó en In­gla­te­rra? En la con­fe­ren­cia anual de la Ro­yal Eco­no­mic So­ciety, Ja­mes Fore­man-Peck y Peng Zhou se­ña­la­ron que, por pri­me­ra vez, a fi­nes del si­glo XV se pro­du­jo una si­tua­ción nue­va. Las mu­je­res re­tra­sa­ron su edad de ma­tri­mo­nio y lo hi­cie­ron en torno a los 25 años. Es­te apla­za­mien­to re­du­jo la fer­ti­li­dad y au­men­tó sus ha­bi­li­da­des y ex­pe- rien­cia en los lu­ga­res de tra­ba­jo, lo que per­mi­tió lue­go que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes se acu­mu­la­ra el ca­pi­tal hu­mano y la pro­duc­ti­vi­dad. Los au­to­res su­po­nen que el con­trol de la fer­ti­li­dad y la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar con­tri­bu­yen to­da­vía hoy al cre­ci­mien­to de los paí­ses en desa­rro­llo. En los tiem­pos mo­der­nos, Chi­na ex­pe­ri­men­tó es­te fe­nó­meno, si bien las con­se­cuen­cias de las po­lí­ti­cas de un so­lo hi­jo no fue­ron las que se es­pe­ra­ba. Su es­tu­dio, comentado por Fi

nan­cial Ti­mes, sos­tie­ne que el re­tra­so en la edad en que las mu­je­res se ca­sa­ban no só­lo re­du­jo el nú­me­ro de na­ci­mien­tos sino que ade­más les dio la opor­tu­ni­dad de que pu­die­ran ad­qui­rir nue­vos co­no­ci­mien­tos en el mun­do del tra­ba­jo. Una ele­va da pro­por­ción de mu­je­res sol­te­ras, de edad es com­pren­di­das en­tre los 15 a 25 años, de­ja­ron sus ho­ga­res y em­pe­za­ron atra­ba­ja­ren es­ta­ble­ci­mien­tos de su en­torno. A di­fe­ren­cia de otras so­cie­da­des, en In­gla­te­rra se de­di­ca-

La cuar­ta re­vo­lu­ción pue­de te­ner ci­fras abru­ma­do­ras, pues el Gru­po McKin­sey la ci­fra en cien­tos de ve­ces por en­ci­ma de la de 1870”

ron al tra­ba­jo y tu­vie­ron me­nos hi­jos. Tra­di­cio­nal­men­te, la mu­jer de­ja­ba el ho­gar de los pa­dres pa­ra pa­sar sin ape­nas tran­si­ción al que se­ría su nue­vo ho­gar fa­mi­liar. Por pri­me­ra vez se pro­du­jo una rup­tu­ra en los mo­dos y cos­tum­bres de la so­cie­dad. Al ca­bo de los años, el aumento de nue­vas olea­das de tra­ba­ja­do­ras con­tri­bu­yó al cre­ci­mien­to del ca­pi­tal hu­mano y con los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y al al­can­zar­se una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad esos cam­bios die­ron lu­gar a la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial. ¿De­pen­de­rá tam­bién de las mu­je­res la Cuar­ta Re­vo­lu­ción de la in­dus­tria? Pa­ra mu­chos, en­tre otras cues­tio­nes de­pen­de­rá de que a igual tra­ba­jo ten­gan la mis­ma re­mu­ne­ra­ción.

Los in­ves­ti­ga­do­res se pre­gun­ta­ron por qué al­gu­nos paí­ses en­tra­ron en la fa­se de desa­rro­llo y ac­tual­men­te son ri­cos mien­tras que otros no­lo hi­cie­ron y nohan­sa­li­do de la po­bre­za. Pa­ra en­con­trar una res­pues­ta di­ri­gie­ron sus tra­ba­jos al modelo de eco­no­mía que tu­vo In­gla­te­rra cua­tro ocin­co­si­glos an­tes de que sur­gie­ra la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Aun­que los sa­la­rios reales em­pe­za­ron a au­men­tar a par­tir de es­ta, sin la con­tri­bu­ción del re­tra­so en la edad de ma­tri­mo­nio de las mu­je­res el es­tán­dar de vi­da de In­gla­te­rra no ha­bría au­men­ta­do en 1870.

Du­ran­te es­te pe­río­do, la fa­mi­lia fue la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción pa­ra edu­car y dar for­ma­ción a los fu­tu­ros tra­ba­ja­do­res. En In­gla­te­rra, la edu­ca­ción no fue obli­ga­to­ria has­ta el año 1880. A prin­ci­pios del si­glo XIX, po­cos ni­ños iban a la es­cue­la de una ma­ne­ra re­gu­lar y to­da­vía eran me­nos los que per­ma­ne­cían en ella más de un año o año y me­dio. La dis­ci­pli­na en el tra­ba­jo y las ha­bi­li­da­des que se apren­die­ron en los lu­ga­res de tra­ba­jo las trans­mi­tie­ron du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes las fa­mi­lias. Gran Bre­ta­ña se con­vir­tió en la fá­bri­ca del mun­do.

En Es­pa­ña, se­gún el his­to­ria­dor Jord iN ad al, la in­dus­tria­li­za­ción em­pe­zó en Má­la­ga, pe­ro se ma­lo­gró. En Ca­ta­lun­ya, la in­dus­tria na­ció enel si­glo XIX cuan­do y aseha­bía apro­ve­cha­do la fuer­za mo­triz de los cau­da­les de los ríos y los mo­to­res de va­por re­vo­lu­cio­na­ron la in­dus­tria tex­til y se ex­ten­dió la elec­tri­ci­dad a prin­ci­pios del si­glo XX. Al prin­ci­pio, la elec­tri­ci­dad se ge­ne­ra­ba don­de se pro­du­cía; aho­ra la ob­te­ne­mos de las re­des. Lo mis­mo es­tá ocu­rrien­do con los or­de­na­do­res en la in­dus­tria. An­tes las em­pre­sas te­nían po­ten­tes equi­pos y ser­vi­dor es pa­ra or­ga­ni­zar­los pro­ce­sos de pro­duc­ción, re­du­cir los cos­tes de la lo­gís­ti­ca y los in­ven­ta­rios. Aho­ra, ca­da vez son más las que ha­cen uso de las nu­bes de da­tos (del in­glés, big da­ta), ya sea pa­ra es­tar pre­sen­tes en las re­des so­cia­les o bien pa­ra acu­mu­lar la in­for­ma­ción que ne­ce­si­ta­ría el uso de gran­des ser­vi­do­res.

En la cuar­ta re­vo­lu­ción, la In­dus­tria 4.0 na­ció en las gran­des em­pre­sas, pe­ro se apli­ca tam­bién en las me­dia­nas. Un ta­ller pró­xi­mo a Bar­ce­lo­na me­ca­ni­za­ba pie­zas pa­ra el sec­tor de la au­to­mo­ción. Las­re­ci­bía de­las fun­di­cio­nes de alu­mi­nio in­yec­ta­do y las me­ca­ni­za­ba y pu­lía, pe­ro en la dé­ca­da de los no­ven­ta los ro­bots y tor­nos de con­trol nu­mé­ri­co sus­ti­tu­ye­ron una par­te de la plan­ti­lla por ex­per­tos en in­for­má­ti­ca. Hoy en día la pro­duc­ción se ha di­gi­ta­li­za­do un pa­so más y pro­du­ce pie­zas de al­ta pre­ci­sión pa­ra una gran com­pa­ñía gra­cias a los sen­so­res que ha­cen po­si­ble la in­ter­ac­ción de los téc­ni­cos con los ro­bots. Pa­ra con­cluir, ca­da rup­tu­ra tec­no­ló­gi­ca pro­du­ce pér­di­das de lu­ga­res de tra­ba­jo en una pri­me­ra olea­da, pe­ro se crean en otros sec­to­res, con tra­ba­ja­do­res más cua­li­fi­ca­dos, co­mo re­ve­la la ex­pe­rien­cia de Ale­ma­nia.

Ca­da rup­tu­ra tec­no­ló­gi­ca pro­du­ce pér­di­das de lu­ga­res de tra­ba­jo en una pri­me­ra olea­da, pe­ro se crean en otros sec­to­res”

BLOOM­BERG

En la cuar­ta re­vo­lu­ción, la In­dus­tria 4.0 na­ció en las gran­des em­pre­sas, pe­ro se apli­ca tam­bién en las me­dia­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.