Un cui­da­dor pro­fe­sio­nal y es­pe­cia­lis­ta a do­mi­ci­lio

Cui­deo.com es una ‘mar­ket­pla­ce’ que ope­ra en Bar­ce­lo­na y pre­vé des­em­bar­car en Ma­drid du­ran­te el mes de ma­yo, cu­yo modelo se ba­sa en la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va

La Vanguardia - Dinero - - CATALUNYA EMPRENDE - An­na Ca­ba­ni­llas

Con un 5,7% de la po­bla­ción to­tal con más de 80 años, Es­pa­ña es el ter­cer país má­sen­ve­je­ci­do de la Unión Eu­ro­pea, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de Eu­ros­tat, y una gran par­te ne­ce­si­ta de la ayu­da de ter­ce­ras per­so­nas en su cui­da­do dia­rio. Tras vi­vir en sus pro­pias car­nes la ar­dua ta­rea de en­con­trar a la per­so­na idó­nea pa­ra el cui­da­do de sus fa­mi­lia­res mayores, y de­tec­tar que era un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do en­tre ami­gos y co­no­ci­dos, dos em­pren­de­do­res lan­za­ron Cui­deo.com. Una em­pre­sa de aten­ción a do­mi­ci­lio que se dis­tin­gue de las em­pre­sas tra­di­cio­na­les por su com­po­nen­te di­gi­tal y por la per­so­na­li­za­ción de sus ser­vi­cios. “A di­fe­ren­cia de las em­pre­sas tra­di­cio­na­les del sec­tor, en nues­tro equi­po con­ta­mos con una tra­ba­ja­do­ra so­cial que tras re­unir­se con la fa­mi­lia y la per­so­na a cui­dar, se­lec­cio­na al pro­fe­sio­nal más ade­cua­do se­gún su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia. Y es que, no se ne­ce­si­tan las mis­mas ap­ti­tu­des pa­ra cui­dar a una per- so­na con Alzheimer que a una con mo­vi­li­dad re­du­ci­da”, apun­ta Ber­nard Ver­det, co­fun­da­dor de Cui­deo.com.

Sin em­bar­go, se­gún Ale­jan­dro Val­dés, co­fun­da­dor y res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes hu­ma­nas de la star­tup en­con­trar a pro­fe­sio­na­les real­men­te cua­li­fi­ca­dos y con ex­pe­rien­cia no es una ta­rea fá­cil. “Es un sec­tor en el que hay mu­cho in­tru­sis­mo y, en oca­sio­nes, fal­ta de for­ma­ción. Só­lo con­tra­ta­mos al 5% de to­das las can­di­da­tu­ras que re­ci­bi­mos. Que el pro­ce­so sea así es fun­da­men­tal pa­ra que el tra­to pro­fe­sio­nal y hu­mano de nues­tros tra­ba­ja­do­res sea ex­ce­len­te con las per­so­nas mayores y acer­te­mos con el mat­ching”, apun­ta Val­dés.

El modelo de ne­go­cio de la star­tup, que se ba­sa en el co­bro de una co­mi­sión so­bre los ser­vi­cios con­tra­ta­dos a tra­vés del por­tal, es otro de los ele­men­tos dis­rup­ti­vos res-

pec­to a las em­pre­sas del sec­tor. “He­mos ba­sa­do nues­tro modelo en la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. No­so­tros nos en­car­ga­mos de in­cre­men­tar la ba­se de clien­tes de nues­tros cui­da­do­res, ofre­cer­les un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y ase­so­rar­les en su for­ma­ción, y a cam­bio nos que­da­mos con un por­cen­ta­je de lo que fac­tu­ran”, ex­pli­ca Ver­det.

Pa­ra el em­pren­de­dor la in­me­dia­tez del ser­vi­cio es el gran pun­to di­fe­ren­cia l de la com­pa­ñía, que en so­lo un aho­ra en­vía el pre­su­pues­to ala fa­mi­lia y en 24 ho­ras em­pie­zan los ser­vi­cios del cui­da­dor. Ade­más, las fa­mi­lias pue­den con­tra­tar por ho­ras de ser­vi­cio y sin per­ma­nen­cia.

La star­tup, pues­ta en mar­cha el pa­sa­do mes de di­ciem­bre con una in­ver­sión ini­cial de 60.000 eu­ros, apor­ta­dos por los fun­da­do­res y el in­ver­sor Ro­ber­to Val­dés, y que da em­pleo a 20 per­so­nas, ope­ra por el mo­men­to en Bar­ce­lo­na, aun­que en un mes pre­vén lan­zar sus ser­vi­cios en Ma­drid y, an­tes de fi­na­les de años es­tar pre­sen­tes en al­gu­na otra gran ciu­dad del es­ta­do. A me­dio pla­zo, tam­po­co des­car­tan en­fo­car­se a otros sec­to­res po­bla­cio­na­les co­mo el in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.