Ga­lo­pi­nes de la can­ción glo­bal

De­trás de las ca­da vez más re­em­pla­za­bles ca­ras vi­si­bles es­tán los ver­da­de­ros ar­tí­fi­ces

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Los mo­dos de pro­duc­ción de prác­ti­ca­men­te to­do han cam­bia­do tan­to en los úl­ti­mos tiem­pos que es una bar­ba­ri­dad. Lo mis­mo pue­de de­cir­se del com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res co­mo de los sis­te­mas y pun­tos de ven­ta.

Trans­cu­rri­do un si­glo des­de el fa­mo­so afo­ris­mo “Una ro­sa es una ro­sa es una ro­sa” de Ger­tru­de Stein, en el pre­sen­te mun­do su sig­ni­fi­ca­do ha de­ja­do de ser inequí­vo­co. De­cía por las mis­mas fe­chas Du­champ que es el ar­tis­ta quien de­ci­de qué es o no una obra de ar­te, y pa­ra de­mos­trar la ve­ra­ci­dad de tan atre­vi­da afir­ma­ción, pre­sen­tó en una ex­po­si­ción ce­le­bra­da en Nue­va York un uri­na­rio. La in­ci­pien­te in­dus­tria mu­si­cal to­mó bue­na no­ta.

Si bien una can­ción de éxi­to si­gue sien­do en apa­rien­cia una can­ción de éxi­to co­mo en los tiem­pos de El­vis o Si­na­tra, lo que hay de­trás y los sis­te­mas de re­pro­duc­ción han ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio ra­di­cal. Lo ex­pli­ca John Sea­brook en The song ma­chi­ne (Nor­ton, 2015).

De la mis­ma ma­ne­ra que no hu­bie­ran vo­la­do tan al­to los Beatles co­mo ar­tis­tas o com­po­si­to­res sin los bue­nos ofi­cios del ge­nial pro­duc­tor e in­ge­nie­ro de so­ni­do Geor­ge Mar­tin (fa­lle­ci­do a los 90 años el úl­ti­mo 8 de mar­zo), no pa­sa­rían de vue­lo ga­lli­ná­ceo Tay­lor Swift o Ade­le sin la com­ple­ja in­dus­tria glo­ba­li­za­da que fa­bri­ca y pro­mo­cio­na sus can­cio­nes.

Tay­lor Swift es la ca­ra (y cuer­po) vi­si­ble; na­da se­ría sin la for­mi­da­ble es­truc­tu­ra que per­ma­ne­ce oculta al pú­bli­co. Su éxi­to de­pen­de en gran par­te de otro Mar­tin; en es­te ca­so el es­qui­vo com­po­si­tor y pro­duc­tor sue­co Max Mar­tin (na­ci­do en Stock­holm en 1971, su ver­da­de­ro nom­bre es Mar­tin Karl Sand­berg).

El re­nom­bra­do sis­te­ma edu­ca­ti­vo sue­co do­tó a Max Mar­tin con una só­li­da for­ma­ción mu­si­cal, mien­tras que fue su com­pa­trio­ta Den­niz PoP (1963-1998) el des­cu­bri­dor de su pe­cu­liar ta­len­to. PoP era un más que há­bil pro­duc­tor dis­co­grá­fi­co y com­po­si­tor que hi­zo sus pi­ni­tos co­mo dj. Aun­que no en­ten­día ni jo­ta de sol­feo, era un au­tén­ti­co ma­go a la ho­ra de lle­nar las pis­tas de baile con la mú­si­ca que pin­cha­ba.

Fiel a su nom­bre, Mow­town Re­cords, ubi­ca­da en De­troit, ca­pi­tal a la sa­zón de la in­dus­tria del mo­tor, no sa­ca­ba éxi­tos co­mo chu­rros a los lar­go de la dé­ca­da de 1960, sino co­mo ru­ti­lan­tes au­to­mó­vi­les re­cién sa­li­dos de la ca­de­na de pro­duc­ción, pues en esos ca­rros cro­ma­dos se ins­pi­ra­ba a la ho­ra de for­mar los equi­pos de mú­si­cos y com­po­si­to­res pa­ra fa­bri­car en ca­de­na can­cio­nes que man­ten­drían en lo más al­to de las lis­tas de ven­tas a es­tre­llas co­mo Mar­vin Ga­ye, Dia­na Ross o Ste­vie Won­der.

Aho­ra bien, Mow­town, al igual que otras fá­bri­cas de can­cio­nes en Los Án­ge­les, Nue­va York o Nash­vi­lle, te­nía fe­cha de ca­du­ci­dad. En cues­tio­nes de es­ti­los y es­té­ti­ca, un de­ce­nio era el lí­mi­te. Las can­cio­nes de Max Mar­tin, en cam­bio, ya lle­van dos de­ce­nios co­ro­nan­do las lis­tas de éxi­to. Pues él es al­go así co­mo el Mes­si de la mú­si­ca pop, que va ca­mino de ha­cer añi­cos to­dos los ré­cords ha­bi­dos y por ha­ber. Aún no ha al­can­za­do la ci­fra de nú­me­ros uno de Len­non-McCart­ney, pe­ro po­co le fal­ta pa­ra su­pe­rar­la. A di­fe­ren­cia de es­tas y otras mega es­tre­llas co­mo Michael Jack­son, pre­fie­re el ano­ni­ma­to.

Lo su­yo se ba­sa en la com­po­si­ción de la me­lo­día y la es­truc­tu­ra de las can­cio­nes. De la le­tra, pre­sen­ta­ción y de de­más pa­sos se ocu­pan otros. Obra a su fa­vor el he­cho de que sea un sue­co con su ba­se de ope­ra­cio­nes en Es­to­col­mo, da­do que le per­mi­te man­te­ner­se apar­ta­do lo jus­to de los com­po­si­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos y bri­tá­ni­cos del mon­tón. La mú­si­ca pop sue­ca no ha co­no­ci­do pa­re­ci- do fe­nó­meno a ni­vel in­ter­na­cio­nal des­de la dé­ca­da triun­fal de AB­BA (1972-1983), es de­cir, la prehis­to­ria.

Cons­cien­te de la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de siem­pre do­tar el so­ni­do de sus com­po­si­cio­nes con ele­men­tos fres­cos acor­des con las nue­vas ten­den­cias, Max Mar­tin en­car­ga a co­la­bo­ra­do­res que le den la vuel­ta –o in­clu­so mal­tra- ten– a sus nue­vas crea­cio­nes cuan­do aún es­tán en fa­se de em­brión. Así con­si­gue no só­lo man­te­ner­se en la bre­cha, sino ade­lan­tar­se a los de­más.

Re­le­ga­dos a la his­to­ria los éxi­tos de Backs­treet Boys o Britney Spears co­se­cha­dos ha­ce una vein­te­na de años al ali­món con Den­niz PoP, las úl­ti­mas can­cio­nes de Max Mar­tin be­ben de las fuen­tes más in­ve­ro­sí­mi­les. No ha­ce fal­ta que él co­noz­ca per­so­nal­men­te a los co­la­bo­ra­do­res que con­tra­ta, ni es­tos en­tre sí. Lo úni­co que im­por­ta es el pro­duc­to. Si cree que fun­cio­na­rá una sim­bio­sis en­tre Tay­lor Swift y el ra­pe­ro Ken­drick La­mar, la apro­ve­cha, co­mo en Bad blood (2015). Un lo­ga­rit­mo le pue­de pro­por­cio­nar una nue­va can­ción pa­ra Katy Perry o Rihan­na. Si se en­ca­lla, mon­ta un think tank vir­tual que le sa­que las cas­ta­ñas del fue­go crea­ti­vo. No hay re­glas es­cri­tas en la des­car­na­da lu­cha por el pri­mer pues­to.

Por mu­cho que per­ma­nez­ca ocul­to en Es­to­col­mo, la ca­rre­ra mu­si­cal de Max Mar­tin se ase­me­ja a la de al­gu­nos au­to­res de su­per­ven­tas, chefs, ci­neas­tas, po- lí­ti­cos, de­por­tis­tas o cien­tí­fi­cos. Lo im­por­tan­te no con­sis­te en po­seer un ta­len­to des­co­mu­nal, sino en sa­ber apro­ve­char el de los de­más. Se di­rá que siem­pre ha fun­cio­nan­do así; y es cier­to; aun­que nun­ca de for­ma tan des­pia­da­da, im­per­so­nal o glo­bal.

Lo que pa­sa es que los in­tér­pre­tes –los ros­tros vi­si­bles– se que­man pron­to, en­ve­je­cen, pa­san de mo­da. Pe­ro va­lién­do­se de los nue­vos mé­to­dos de pro­duc­ción, per­ma­ne­cen los anó­ni­mos com­po­si­to­res, pro­duc­to­res, ase­so­res e in­ver­so­res. Den­tro de po­co sa­brán re­em­pla­zar a Rihan­na con un ho­lo­gra­ma o al­go por el es­ti­lo. Un lo­ga­rit­mo les ser­vi­rá pa­ra con­fec­cio­nar lí­de­res más pre­sen­ta­bles y dó­ci­les que los Do­nald Trump de turno. Ha lle­ga­do la ho­ra de los ga­lo­pi­nes, y no só­lo de la co­ci­na o de la can­ción.

El vi­deo­clip de Bad blood es una fre­né­ti­ca mez­cla de rit­mos ade­re­za­dos con vio­len­cia. Las bai­la­ri­nas son gue­rre­ras que vis­ten cue­ro, cal­cen tacones de agu­ja y blan­den el mis­mo cu­chi­llo con el que de­güe­lla el Es­ta­do Is­lá­mi­co a sus pri­sio­ne­ros oc­ci­den­ta­les. Lle­gó a nú­me­ro uno.

Lo im­por­tan­te no es po­seer un ta­len­to des­co­mu­nal, sino sa­ber apro­ve­char el de los de­más

La can­tan­te Tay­lor Swift, al igual que mu­chos otros ar­tis­tas, de­be su éxi­to a una com­ple­ja in­dus­tria glo­ba­li­za­da que fa­bri­ca y pro­mo­cio­na sus can­cio­nes. Ella es la ca­ra vi­si­ble pe­ro na­da se­ría sin la for­mi­da­ble es­truc­tu­ra que per­ma­ne­ce oculta. El com­po­si­tor y pro­duc­tor Max Mar­tin es uno de los que ha­cen po­si­ble el éxi­to de Tay­lor Swift

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.