Có­mo me en­fren­té a la cri­sis

Ber­nan­ke na­rra pa­so a pa­so la ac­tua­ción de la Fed en la cri­sis y cree que Ale­ma­nia se equi­vo­có

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La pri­me­ra y ví­vi­da ima­gen del El va­lor de ac­tuar, la exu­be­ran­te memoria de la cri­sis es­cri­ta por uno de sus gran­des pro­ta­go­nis­tas, el pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ben Ber­nan­ke, pa­re­ce re­tra­tar por sí so­la to­da una épo­ca bien cer­ca­na. La es­ce­na tie­ne lu­gar en la sa­la Roo­se­velt de la Ca­sa Blan­ca, a es­ca­sos me­tros del des­pa­cho oval. Es el mar­tes 16 de sep­tiem­bre del 2008 y ro­dea­do de con­se­je­ros y ayu­dan­tes Geor­ge W. Bush pre­gun­ta a bo­ca­ja­rro: “¿Có­mo he­mos lle­ga­do a es­te pun­to?”.

Tras más de un año lu­chan­do con­tra una­cri­sis fi­nan­cie­ra fue­ra de­con­trol –aca­ba­ban dein­ter­ve­nir las hi­po­te­ca­rias Fan­nie Maey Fred­die Mac des­pués de que Leh­man Brot­hers se de­cla­ra­ra en quie­bra –, Ben Ber­nan­ke ex­pli­ca­ba al pre­si­den­te por­qué de­bían pres­tar 85.000 mi­llo­nes de dó­la­res a la ase­gu­ra­do­ra AIG pa­ra que no que­bra­ra en unos días. O en unas ho­ras. “No creía­mos que la eco­no­mía pu­die­ra so­por­tar­lo”, sin­te­ti­za Ber­nan­ke.

Bush, a pun­to de aca­bar su man­da­to, con­fía en sus aná­li­sis y los de Hank Paul­son, se­cre­ta­rio del Te­so­ro, y les di­ce que ha­gan lo ne­ce­sa­rio. Lue­go Ber­nan­ke se reúne con los con­gre­sis­tas, que le ase­dian a pre­gun­tas: ¿có­mo pue­de pres­tar la Fed di­ne­ro a una com­pa­ñía de se­gu­ros? (El li­bro siem­pre tra­du­ce “el Fed” y tam­bién ha­bla de pre­cios vis­co­sos,

sticky pri­ces, pe­ro en Es­pa­ña se sue­le ha­blar de pre­cios rí­gi­dos pa­ra el mo­de­lo­key­ne­siano.) Ber- nan­ke se sa­ca de la man­ga una dis­po­si­ción de la Gran De­pre­sión que au­to­ri­za en “cir­cuns­tan­cias inusua­les y apre­mian­tes” a pres­tar a cual­quier in­di­vi­duo, so­cie­dad o em­pre­sa. Al fi­nal, el se­na­dor de­mó­cra­ta Harry Reid to­ma la pa­la­bra y le di­ce que no to­me na­da de lo di­cho en la se­sión co­moun­vis­to bueno: “La­de­ci­sión es su­ya y la res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién”. Ber­nan­ke du­da: si el prés­ta­mo falla, la con­fian­za en la Fed pa­ra con­tro­lar­la cri­sis que­da­ría des­trui­da. E in­clu­so el Con­gre­so, fu­rio­so, po­dría ani­qui­lar la Fed. “To­da­vía pue­do fre­nar es­to”, du­da: “Si ac­tuá­ba­mos, nadie nos da­ría las gra­cias. Pe­ro si no ac­tuá­ba­mos no­so­tros, ¿quién lo ha­ría?”. Ac­tuó.

Y si­guió ha­cién­do­lo una y otra vez, co­mo na­rra en es­tas ex­haus­ti­vas me­mo­rias de la cri­sis, que son un­re­pa­so de los mu­cho­sobs­tácu­los pa­ra en­fren­tar­la pe­ro tam­bién una pe­que­ña memoria vi­tal e in­te­lec­tual de Ber­nan­ke. Des­de su in­fan­cia en Di­llon, Carolina del Sur, den­tro de una fa­mi­lia ju­día con bue­nas re- la­cio­nes con la co­mu­ni­dad negra –re­sul­ta­ría de­ci­si­vo pa­ra que fue­ra a Har­vard–, has­ta su tem­pra­na vo­ca­ción de es­cri­tor –es­cri­bió una no­ve­la ju­ve­nil so­bre chi­cos ne­gros y blan­cos que for­ja­ban una amistad en el equi­po de ba­lon­ces­to del ins­ti­tu­to–, y su pa­so de Har­vard al MIT, don­de Stan­ley Fis­cher orien­tó sus es­tu­dios ha­cién­do­le leer Una his­to­ria mo­ne­ta­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, de Mil­ton Fried­man y An­na Sch­wartz. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas se­rían fun­da­men­tal es pa­ra su ac­tua­ción en la cri­sis: es­tu­dió a fon­do la Gran De­pre­sión, vio la im­por­tan­cia de­ci­si­va del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y anotó que, pe­se a los erro­res, las me­di­das ra­di­cal­men­te he­te­ro­do­xas de Roo­se­velt con­tra la de­ba­cle en con­jun­to fun­cio­na­ron.

Ya en Prin­ce­ton, le lla­ma­rían pa­ra el Con­se­jo de la Re­ser­va Fe­de­ral, y al fi­nal aca­ba­ría al fren­te de ella. La cam­bió sus­tan­cial­men­te, afir­ma: “Pa­sa­mos a ser más trans­pa­ren­tes y a cen­trar­nos en la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra”. Y re­ma­ta que con po­lí­ti­cas co­mo la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va, com­pran­do va­lo­res a gran es­ca­la, de­mos­tró que la política mo­ne­ta­ria pue­de apo­yar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­clu­so cuan­do los ti­pos de in­te­rés a corto pla­zo caen a ce­ro. Así sal­vó al país de lo peor. Unas po­lí­ti­cas que fun­cio­na­ron, afir­ma, fren­te a las del BCE, “mu­cho más es­tric­tas de lo que re­que­rían las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas”. Hu­bo, ad­vier­te, un aná­li­sis ma­cro­eco­nó­mi­co in­co­rrec­to en la UE, y Ale­ma­nia pre­sio­nó “de­ma­sia­do y de­ma­sia­do pron­to pa­ra apli­car aus­te­ri­dad fis­cal”, a la vez que se opo­nía “a to­mar me­di­das mo­ne­ta­rias po­co con­ven­cio­na­les”. Só­lo Ma­rio Drag­hi se atre­vió a ha­cer­lo seis años des­pués que la Fed y la di­fe­ren­cia en em­pleo, di­ce, ha si­do “asom­bro­sa”.

Por úl­ti­mo, ano­ta que las re­for­mas en cur­so de­be­rían crear un sis­te­ma fi­nan­cie­ro sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más­se­gu­ro, pe­ro re­cuer­da que en el fu­tu­ro ha­brá shocks fi­nan­cie­ros a me­nos que se eli­mi­ne por ley la to­ma de ries­gos y de­cai­ga el di­na­mis­moe­co­nó­mi­co y el cre­ci­mien­to.

BRENDAN SMIALOWSKI/GETTY

Ben Ber­nan­ke en una com­pa­re­cen­cia en el Se­na­do en el año 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.