¿Por qué falla la co­ne­xión en­tre fa­mi­lia y em­pre­sa?

La co­mu­ni­ca­ción en­tre los dos ejes bá­si­cos de la em­pre­sa fa­mi­liar de­be­ría ser muy flui­da... pe­ro no es así

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - JOR­DI GOU­LA

En la em­pre­sa fa­mi­liar, en ge­ne­ral, exis­te cier­to mie­do a co­mu­ni­car que tie­ne su ori­gen en el te­mor a una so­bre ex­po­si­ción de la fa­mi­lia. Bien en­ten­di­do, que en el en­torno de las em­pre­sas fa­mi­lia­res exis­ten dos ám­bi­tos de co­mu­ni­ca­ción que con­vie­ne di­fe­ren­ciar. Por un la­do, la co­mu­ni­ca­ción en el seno fa­mi­liar y por otro, la co­mu­ni­ca­ción en­tre la fa­mi­lia y la em­pre­sa. Res­pec­to a la pri­me­ra, el ca­nal más uti­li­za­do pa­ra fo­men­tar el flu­jo de in­for­ma­ción son los en­cuen­tros y las reunio­nes fa­mi­lia­res. Aho­ra bien, hay ca­sos en los que los miem­bros de la fa­mi­lia no per­ci­ben es­tas reunio­nes co­mo un sis­te­ma pro­to­co­la­ri­za­do, ya que ni cuen­tan con ca­na­les ni con pro­ce­sos for­ma­les, ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del ne­go­cio, sino que, más bien, las ven co­mo reunio­nes in­for­ma­les don­de los te­mas de conversación sur­gen es­pon­tá­nea­men­te.

Es­tas son reflexiones que apa­re­cen en el in­for­me Los va­lo­res y la co­mu­ni­ca­ción en la em­pre­sa fa­mi­liar, rea­li­za­do por el Iese y la con­sul­to­ra de co­mu­ni­ca­ción Atre­via, enel­que­tan­to­la con­sul­to­ra co­mo la cá­te­dra de la em­pre­sa fa­mi­liar de la es­cue­la de ne­go­cios mues­tran su preo­cu­pa­ción an­te es­ta ca­ren­cia de flui­dez que no du­dan en til­dar dea­sig­na­tu­ra pen­dien­te. Parael ti­tu­lar de la cá­te­dra, Jo­sep Tà­pies, “en la em­pre­sa no fa­mi­liar, el ac­cio­nis­ta tie­ne in­for­ma­ción una vez al año, en la jun­ta. En la fa­mi­liar no pue­de ser así, por­que ade­más del di­vi­den­do de­be im­por­tar la pro­yec­ción emo­cio­nal y la re­cep­ción de in­for­ma­ción ha de ser fre­cuen­te. Ynoes así en un ele­va­do nú­me­ro de ca­sos. Me preo­cu­pa por­que no es al­go que se im­pro­vi­se”. Se­gún el in­for­me, el 58,8% de las em­pre- sas en­tre­vis­ta­das no dis­po­ne de un me­ca­nis­mo de co­mu­ni­ca­ción for­mal des­ti­na­do a fa­mi­lia­res.

Es­ta au­sen­cia de ca­na­les for­ma­les lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción cuan­do se cons­ta­ta que los em­pre­sa­rios son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia y las ven­ta­jas de­ri­va­das de una co­mu­ni­ca­ción es­truc­tu­ra­da. Y es que ca­si el 80% de los en­cues­ta­dos ad­mi­te que la exis­ten­cia de me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción for­mal in­flu­ye tan­to en el ni­vel de com­pro­mi­so de la fa­mi­lia con la em­pre­sa, co­mo en la con­ti­nui­dad (72,5%), evo­lu­ción y el cre­ci­mien­to de la mis­ma (68,8%).

Ade­más, la ma­yor par­te de in­for­ma­ción que se pa­sa a la fa­mi­lia es de ti­po fi­nan­cie­ro y no siem­pre to­dos los com­po­nen­tes sa­ben in­ter­pre­tar­la. “Fal­ta in­for­ma­ción y for­ma­ción. La em­pre­sa fa­mi­liar se man­tie­ne com­pe­ti­ti­va cuan­do hay uni­dad y com­pro­mi­so­en­tre los ac­cio­nis­tas y ello lo pue­de lo­grar la co­mu­ni­ca­ción.”, aña­de Tà­pies. Al res­pec­to, a juz­gar por los da­tos ob­te­ni­dos en el in­for­me, no va­mos bien, ya que se ob­ser­va que ám­bi­tos co­mo la es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na o la ges­tión de las per­so­nas (co­mu­ni­ca­ción in­ter­na) que­dan re­le­ga­das a un se­gun­do plano.

“Lo de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas en las co­mi­das de los do­min­gos ha pa­sa­do a la his­to­ria”, di­ce Nu­ria Vilanova, pre­si­den­ta de Atre­via. Se re­fie­re a que cuan­do en­tran en li­za se­gun­das y ter­ce­ras ge­ne­ra­cio­nes y hay dis­tan­cias fí­si­cas en­tre las re­si­den­cias de los miem­bros de la fa­mi­lia, en mu­chas oca­sio­nes es fá­cil que se pier­da el chip ori­gi­nal. “Hay em­pre­sas fa­mi­lia­res de éxi­to con cien o con mil ac­cio­nis­tas des­pa­rra­ma­dos por dis­tin­tas lu­ga­res de la geo­gra­fía y su se­cre­to es­tá en que tie­nen bien es­truc­tu­ra­da la co­mu­ni­ca­ción en la fa­mi­lia”, aña­de. Tà­pies re­cuer­da que tam­bién de­be es­truc­tu­rar­se la co­mu­ni­ca­ción en­tre el con­se­jo de fa­mi­lia y el de ad­mi­nis­tra­ción, de for­ma que ha­ya una co­mu­ni­ca­ción muy flui­da en­tre am­bos, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes.

MU­CHO POR HA­CER

Aun­que las mayores tie­nen la co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na bien re­suel­ta, tam­bién que­da mu­cho por ha­cer. Así, el 76,3% de las em­pre­sas en­tre­vis­ta­das de­cla­ra que no tie­ne es­ta­ble­ci­do un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co pa­ra ges­tio­nar la co­mu­ni­ca­ción con los me­dios. Só­lo el 20% es­tá pre­pa­ra­da en es­te as­pec­to. Y ello pue­de sor­pren­der por­que la pre- sen­cia me­diá­ti­ca es el se­gun­do as­pec­to que más se co­mu­ni­ca en la in­for­ma­ción que se da a la fa­mi­lia, des­pués de los te­mas eco­nó­mi­cos.

Por ello, en­tre los re­tos más im­por­tan­tes que afron­tar por mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res, Vilanova ci­ta el de es­truc­tu­rar la co­mu­ni­ca­ción, “so­bre to­do en las em­pre­sas de se­gun­da y ter­ce­ra ge­ne­ra­ción”. Si se es­truc­tu­ra bien y es fuer­te, la in­for­ma­ción se tras­la­da a la em­pre­sa y “en un95% de los ca­sos pro­du­ce más vin­cu­la­ción y com­pro­mi­so en­tre los em­plea­dos, al tiem­po que ayu­da a los di­rec­ti­vos a sa­ber mejor dón­de tie­nen el nor­te”, con­clu­ye

Por úl­ti­mo, la ma­yo­ría de los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den en se­ña­lar que el gran re­to es man­te­ner los va­lo­res del fun­da­dor vi­vos a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes. Tan­to Tà­pies co­mo Vilanova ad­vier­ten de que los cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos y ge­ne­ra­cio­na­les son al­gu­nos de los obs­tácu­los a sal­var pa­ra ga­ran­ti­zar una co­rrec­ta su­per­vi­ven­cia de los va­lo­res a tra­vés del tiem­po. Y, a es­ta di­fi­cul­tad se aña­de la ne­ce­si­dad de trans­mi­tir­los es­tos va­lo­res a los em­plea­dos, que no son miem­bros de la fa­mi­lia y, por tan­to, no vi­ven de la mis­ma ma­ne­ra es­te víncu­lo emo­cio­nal.

Lo de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas en las co­mi­das de los do­min­gos ha pa­sa­do a la his­to­ria

JOMA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.