Ye­llen en­fría la ex­pec­ta­ti­va de al­za de ti­pos

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - ALE­JAN­DRO VIDAL DI­REC­TOR DE ES­TRA­TE­GIA DE MER­CA­DOS DE BAN­CA MARCH

En su dis­cur­so del pa­sa­do mar­tes, Ja­net Ye­llen de­jó cla­ro que, por el mo­men­to, no cree ne­ce­sa­rio re­to­mar la sen­da de subida de ti­pos de in­te­rés en la pri­me­ra eco­no­mía­mun­dial. Pe­se a queno des­car­tó nue­vas subidas en ca­so de ser ne­ce­sa­rias, el men­sa­je fue cla­ra­men­te más aco­mo­da­ti­cio que los es­cu­cha­dos an­te­rior­men­te. So­la­men­te un sú­bi­to re­pun­te en las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción –al­go po­co pro­ba­ble a corto pla­zo– nos ha­ría pen­sar en un en­du­re­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias. El mer­ca­do ha pa­sa­do de des­con­tar cua­tro subidas adi­cio­na­les de ti­pos de in­te­rés a una en el 2016. Pe­ro, ¿cuá­les son las im­pli­ca­cio­nes de es­te cam­bio de ses­go?

El pri­mer efec­to ha si­do la me­nor for­ta­le­za del dó­lar, que vuel­ve a ni­ve­les de 1,13 en su cru­ce con el eu­ro, aun­que se de­pre­cia prác­ti­ca­men­te con­tra to­das las di­vi­sas mun­dia­les. La de­pre­cia­ción del dó­lar de­be­ría ali­viar dos de las fuen­tes de ten­sión que han mo­vi­do los mer­ca­dos a la ba­ja des­de el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2015. Por una par­te, me­jo­ra las pers­pec­ti­vas del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro en EE.UU., que ha­bía si­do el sec­tor más cas­ti­ga­do. Los in­di­ca­do­res ade­lan­ta­dos de ac­ti­vi­dad comienzan a re­cu­pe­rar­se con cier­ta in­ten­si­dad, pues­to que una di­vi­sa más com­pe­ti­ti­va ha­ce pre­ver un com­por­ta­mien­to al al­za en las ex­por­ta­cio­nes. Más ven­tas su­pon­drían un aumento de los be­ne­fi­cios de las com­pa­ñías y, por tan­to, una mejor pers­pec­ti­va pa­ra la in­ver­sión y el em­pleo. Es de­cir, un dó­lar más dé­bil apun­ta­la­ría unas me­jo­res pers­pec­ti­vas pa­ra el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les.

Por otra par­te, una me­nor pre­sión al al­za en los ti­pos de in­te­rés en EE.UU. su­po­ne un fac­tor adi­cio­nal de es­ta­bi­li­dad pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes por dos mo­ti­vos. Por una par­te, los ti­pos de in­te­rés de es­tos paí­ses son muy sen­si­bles al ti­po de in­te­rés del dó­lar. En un en­torno ma­cro­eco­nó­mi­ca­men­te com­pli­ca­do pa­ra los emer­gen­tes, un es­ce­na­rio de subida de ti­pos plan­tea­ba un re­to aún ma­yor. Ade­más, un dó­lar es­truc­tu­ral­men­te más dé­bil tam­bién fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción de­los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. Por tan­to, tam­bién me­jo­ran las ex­pec­ta­ti­vas ma­cro pa­ra los emer­gen­tes y, con ellas, pre­vi­si­ble­men­te, tam­bién las del cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad a ni­vel mun­dial.

¿To­do son bue­nas no­ti­cias en­ton­ces? No. A corto pla­zo, un dó­lar más dé­bil de­be­ría te­ner un efec­to po­si­ti­vo tan­to en la eco­no­mía co­mo en los mer­ca­dos. Pe­ro, a me­dio pla­zo, un dó­lar dé­bil ha­ce a la econo- mía es­ta­dou­ni­den­se más sen­si­ble a po­si­bles re­pun­tes en la in­fla­ción, con lo que la Re­ser­va Fe­de­ral po­dría ver­se en la di­fí­cil te­si­tu­ra de te­ner que su­bir agre­si­va­men­te o que­dar­se de­trás de la curva de ti­pos de in­te­rés, lo que no es una si­tua­ción agra­da­ble pa­ra un ban­co cen­tral. Por otro la­do, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca no pue­de ser del to­do creí­ble has­ta ser ca­paz de man­te­ner una si­tua­ción de­ti­pos dein­te­rés nor­ma­li­za­da sin mayores so­bre­sal­tos.

Ade­más, otras eco­no­mías co­mo la eu­ro­pea o la ja­po­ne­sa se­rán las que pier­dan com­pe­ti­ti­vi­dad en tér­mi­nos re­la­ti­vos, por lo que, en es­te ca­so, los cua­dros ma­cro y las ex­pec­ta­ti­vas de be­ne­fi­cios de las em­pre­sas po­drían ver­se de­te­rio­ra­dos si no se apli­can me­di­das de política eco­nó­mi­ca y fis­cal que per­mi­tan com­pen­sar ese efec­to por­vía de­la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da.

El dó­lar ha vuel­to a ni­ve­les de 1,13 en su cru­ce con el eu­ro y se de­pre­cia con­tra ca­si to­das las di­vi­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.