Los in­gre­dien­tes de la bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - AL­BER­TO MO­RO SUÁ­REZ CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE SOLVENTIS

Cuan­do ha­blo de bol­sa siem­pre sue­lo co­men­tar que dos son los fac­to­res más in­flu­yen­tes en el com­por­ta­mien­to de los ín­di­ces bur­sá­ti­les y, por lo tan­to, del Ibex 35. Es­tos dos fac­to­res son el cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les y los ti­pos de in­te­rés.

An­te pers­pec­ti­vas de un só­li­do cre­ci­mien­to de­los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas, lo ra­zo­na­ble es es­pe­rar un al­za de las co­ti­za­cio­nes de las ac­cio­nes, y vi­ce­ver­sa. Por el con­tra­rio, los ti­pos de in­te­rés afec­tan por di­fe­ren­tes vías: ta­sa de des­cuen­to exi­gi­da a la in­ver­sión, cos­te de opor­tu­ni­dad... de tal ma­ne­ra que, ge­ne­ral­men­te, al­zas en los ti­pos sue­len con­lle­var caí­das en las co­ti­za­cio­nes de las ac­cio­nes.

Real­men­te, am­bos fac­to­res se en­cuen­tran muy re­la­cio­na­dos. Ti­pos de in­te­rés ele­va­dos sue­len coin­ci­dir con mo­men­tos de bo­nan­za eco­nó­mi­ca y, por tan­to, con un al­to cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Igual­men­te, en mo­men­tos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co muy po­bre, los ti­pos de in­te­rés si si­túan en co­tas muy ba­jas al ob­je­to de in­cen­ti­var el con­su­mo y re­lan­zar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

El mo­men­to que ac­tual­men­te vi­vi­mos es al­go pe­cu­liar. El ni­vel de­los ti­pos dein­te­rés se si­túa en mí­ni­mos his­tó­ri­cos: el Eu­ri­bor o las Le­tras del Te­so­ro es­tán en ne­ga­ti­vo, las gran­des em­pre­sas se fi­nan­cian con cos­tes in­fe­rio­res al 2% y las me­dia­nas ac­ce­den a ni­ve­les nun­ca al­can­za­dos has­ta en­ton­ces. Es lo que se de­no­mi­na “co­ta ce­ro” de los ti­pos de in­te­rés.

CRE­CI­MIEN­TO MO­DE­RA­DO

Sin em­bar­go, es­ta “co­ta ce­ro” coin­ci­de con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mo­de­ra­do, pe­ro en nin­gún ca­so dra­má­ti­co, a pe­sar de lo cual los ín­di­ces bur­sá­ti­les, con el Ibex 35 en­tre ellos, no­ter­mi­nan de le­van­tar ca­be­za. En los úl­ti­mos 12 me­ses nues­tro ín­di­ce ha per­di­do unos 3.000 pun­tos, lo que equi­va­le a un 25% de su va­lor, apro­xi­ma­da­men­te. Y otros paí­ses eu­ro­peos no han te­ni­do mu­cha mejor suer­te: Ale­ma­nia ha per­di­do un 18%, Fran­cia un 22% y el ín­di­ce eu­ro­peo Eu­ros­tox un 19%. Mejor com­por­ta­mien­to han ex­pe­ri­men­ta­do los mer­ca­dos de ac­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, que man­tie­nen su va­lor en los 12 úl­ti­mos me­ses.

Pa­ra en­ten­der lo que es­tá su- ce­dien­do, pro­fun­di­ce­mos un po­co en el cre­ci­mien­to. Las mo­de­ra­das pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co glo­bal tie­nen su ori­gen en la des­ace­le­ra­ción de las eco­no­mías de los paí­ses emer­gen­tes y Chi­na, la de­bi­li­dad de la eco­no­mía eu­ro­pea, la caí­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas (con el pe­tró­leo co­mo prin­ci­pal ex­po­nen­te) y el nue­vo mar­co de la política mo­ne­ta­ria en los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro a pe­sar de to­do ello, la eco­no­mía mun­dial cre­ce­rá en torno al 3,3% en 2016, en­tre tres y cua­tro dé­ci­mas por en­ci­ma del cre­ci­mien­to al­can­za­do en 2015 y, por tan­to, me­jo­ran­do.

En­ton­ces ¿por qué no me­jo­ran los mer­ca­dos bur­sá­ti­les? La res­pues­ta no es sen­ci­lla, pe­ro fo­ca­li­zán don os en los dos fac­to­res ana­li­za­dos po­dría ser al­go más sim­ple. Los ti­pos de in­te­rés ya no pue­den des­cen­der más, con lo cual na­da po­de­mos ya ga­nar por es­te la­do. Bie­nal con­tra­rio, so­lo po­dría­nem­pe­zar a su­bir, co­mo pa­re­ce que em­pe­za­rá a ocu­rrir en bre­ve en EE.UU. si se man­tie­ne el ses­go anun­cia­do por la Fed en los úl­ti­mos me­ses.

Sin em­bar­go, por el la­do del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sí que las co­sas po­drían em­peo­rar (o, qui­zás, tam­bién me­jo­rar). Y em­peo­rar es lo que pa­re­ce que des­cuen­tan la ma­yo­ría de los in­ver­so­res a la vis­ta de otros da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos que pue­den ayu­dar a com­ple­men­tar es­ta bre­ve re­fle­xión. En es­te sen­ti­do, des­ta­can los da­tos de in­fla­ción en Eu­ro­pa, con ta­sas ne­ga­ti­vas y sus­tan­cial­men­te ale­ja­das de los ob­je­ti­vos del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Ta­sas de in­fla­ción ne­ga­ti­vas no con­tri­bu­yen a la re­duc­ción del en­deu­da­mien­to, que al­can­za ni­ve­les di­fí­cil­men­te sos­te­ni­bles en va­rios paí­ses eu­ro­peos.

La ines­ta­bi­li­dad de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas tam­bién ha pues­to en du­da la sol­ven­cia de mu­chas eco­no­mías, in­clu­so deun­sec­tor de gran im­por­tan­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­mo es el del pe­tró­leo y sus de­ri­va­dos.

Otros fac­to­res geo­po­lí­ti­cos, unos le­ja­nos (co­mo la ines­ta­bi­li­dad en Orien­te Me­dio) y otros cer­ca­nos (co­mo las di­fi­cul­ta­des pa­ra for­mar un go­bierno es­ta­ble en Es­pa­ña) afec­tan tam­bién de for­ma muy ne­ga­ti­va, en tan­to en cuan­to in­tro­du­cen du­das adi­cio­na­les en la to­ma de de­ci­sio­nes de in­ver­sión.

Así, es pre­vi­si­ble que las bol­sas em­pie­cen a me­jo­rar cuan­do se mi­ti­guen las in­ten­sas du­das so­bre la evo­lu­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Los ti­pos de in­te­rés ya no pue­den des­cen­der más, con lo cual na­da po­de­mos ya ga­nar por es­te la­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.