Cam­bios en el ma­pa de pa­raí­sos fis­ca­les

Pe­se al en­du­re­ci­mien­to de la nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal en los úl­ti­mos años, el di­ne­ro ilí­ci­to se si­gue mo­vien­do y va en bus­ca de pe­que­ñas ju­ris­dic­cio­nes opa­cas pa­ra es­con­der su ras­tro con la com­pli­ci­dad de los ban­cos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - PIERGIORGIO M. SANDRI

Al­go no cua­dra. Cien paí­ses al­re­de­dor del mun­do acor­da­ron en 2014 au­men­tar me­di­das de con­trol y trans­pa­ren­cia pa­ra las cuen­tas ban­ca­rias de­po­si­ta­das en el ex­te­rior, en el mar­co de una ini­cia­ti­va li­de­ra­da por la OCDE­ye­lG-20. Pe­ro el di­ne­ro en bus­ca de un es­con­di­te no pa­ra de cre­cer, así co­mo la sen­sa­ción de im­po­ten­cia pa­ra fre­nar el fe­nó­meno de los pa­raí­sos fis­ca­les.

La pla­ta­for­ma Tax Jus­ti­ce Net­work es­ti­ma que hay una can­ti­dad de en­tre 18 y 28 bi­llo­nes de eu­ros que es­tá lo­ca­li­za­da en va­rias ju­ris­dic­cio­nes re­par­ti­das por el pla­ne­ta, con se­cre­to ban­ca­rio y ta­sa­ción ba­ja o inexis­ten­te. Los flu­jos fi­nan­cie­ros anua­les de es­te ca­pi­tal, sea de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta o sim­ple­men­te pa­ra eva­dir el fis­co ya al­can­za los 1,4 bi­llo­nes de eu­ros ca­da año. ¿Ha­cia dón­de va es­te di­ne­ro? Al­gu­nos paí­ses se han que­da­do fue­ra del acuer­do mul­ti­la­te­ral an­tes men­cio­na­do: Bah­rein, Nau­ru, Va­nua­tu y, co­mo es sa­bi­do, Pa­na­má. Pe­ro hay más. Dehe­cho, en la fil­tra­ción de los lla­ma­dos pa­pe­les de Pa­na­má, las so­cie­da­des crea­das por Mos­sack Fon­se­ca no apa­re­cen en los pa­raí­sos de an­ta­ño, co­mo Sui­za, An­do­rra, San Ma­rino o Liech­tens­tein, sino que han ele­gi­do lo­ca­li­da­des más exó­ti­cas, co­mo las is­las Niue, Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, Baha­mas, Sa­moa, Be­li­ce, Sey­che­lles, An­gui­lla Bri­tá­ni­ca, Cai­mán... Co­mo los tri­le­ros, se cam­bian las car­tas, pe­ro el ca­pi­tal si­gue des­apa­re­ci­do. Alex Ma­da­ria­ga, abo­ga­do ex­per­to en frau­de fis­cal, miem­bro del co­lec­ti­vo Attac, re­co­no­ce que “es cier­to, los eva­so­res en Mó­na­co y An­do­rra úl­ti­ma­men­te no se sen­tían có­mo­dos y al­gu­nos han cam­bia­do de lu­gar. En es­tos mo­men­tos hay una com­pe­ten­cia fe­roz pa­ra atraer es­te ca­pi­tal”. Alex Cob­ham, di­rec­tor de Investigación de Tax Jus­ti­ce Net­work ad­mi­te que “aho­ra el di­ne­ro ocul­to tien­de a mi­rar ha­cia ju­ris­dic­cio­nes pe­que­ñas ”.

Un abo­ga­do fis­cal ase­gu­ra que “por pri­me­ra vez en­suhis­to­ria, Sui­za es­tá vi­vien­do una au­tén­ti­ca hui­daha­cia los ver­da­de­ros pa­raí­sos fis­ca­les, los que ave­ri­guan la pro­ce­den­cia del di­ne­ro, pe­ro no tie­nen nin­gu­na in­ten­ción de ce­der su so­be­ra­nía po­pu­lar fir­man­do acuer­dos bi­la­te­ra­les con na­die”.¿Los vie­jos pa­raí­sos fis­ca­les pre­sen­tes enEu­ro­pa han de­ja­do de ejer­cer de re­fu­gio dis­cre­to?

Un ges­tor gi­ne­brino ex­pli­ca los mo­ti­vos de es­ta mi­gra­ción. “Las so­cie­da­des pan­ta­lla co­mo las pa­na­me­ñas sir­ven esen­cial­men­te pa­ra pro­por­cio­nar el ano­ni­ma­to. Si el be­ne­fi­cia­rio tie­ne una cuen­ta co­rrien­te en es­tos pa­raí­sos, lo consigue. Por­que si la so­cie­dad tie­ne una cuen­ta aso­cia­da en otro país, en­ton­ces so­bre el pa­pel no hay las mis­mas ga­ran­tías de pri­va­ci­dad”. Pe­ro, en la prác­ti­ca, no es así. Ocu­rre lo si­guien­te: “Los que lle­van su di­ne­ro fue­ra de Eu­ro­pa, no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que aban­do­nar del to­do el Vie­jo Con­ti­nen­te. Por ejem­plo, un es­pa­ñol be­ne­fi­cia­rio de una so­cie-

Los lu­ga­res exó­ti­cos y las is­las del Pa­cí­fi­co han des­pla­za­do a las se­des de an­ta­ño en Eu­ro­pa No ha­ce fal­ta abrir una cuen­ta en un país re­mo­to: bas­ta con mon­tar una so­cie­dad pan­ta­lla Los ban­cos siem­pre co­no­cen la iden­ti­dad del ti­tu­lar pe­ro se es­con­den de­trás de las si­glas de las em­pre­sas Los EE.UU. al­ber­gan ju­ris­dic­cio­nes atrac­ti­vas y se nie­gan a dar in­for­ma­ción a ter­ce­ros No hay con­sen­so so­bre la de­fi­ni­ción de pa­raí­so fis­cal y es­to de­bi­li­ta los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les

dad pa­na­me­ña con cuen­ta en Sui­za pue­de cum­plir la ley ca­ri­be­ña. Ade­más, allí ape­nas le ha­cen pre­gun­tas”, afir­ma Ma­da­ria­ga.

El ges­tor gi­ne­brino di­ce don­de re­si­de la tram­pa. “Un ban­co siem­pre co­no­ce la iden­ti­dad del be­ne­fi­cia­rio, aun­que sea un ban­co sui­zo o an­do­rrano. El pro­ble­ma es que si no hay in­di­cios de re­le­van­cia pe­nal, di­fí­cil­men­te sa­bre­mos al­go, más allá de que la cuen­ta es­tá a nom­bre de una so­cie­dad pa­na­me­ña y pun­to”. “Si al­guien pre­gun­ta a un ban­co de Sui­za o Lu­xem­bur­go quién es el ver­da­de­ro be­ne­fi­cia­rio de una so­cie­dad pan­ta­lla, te con­tes­tan que no lo sa­ben”, con­fir­ma Ma­da­ria­ga.

Hay­da­tos re­ve­la­do­res que ex­pli­can es­ta con­tra­dic­ción. Sui­za ha re­gis­tra­do pro­gre­sos, se­gún los cri­te­rios de la OCDE y fuen­tes con­sul­ta­das ase­gu­ran que aho­ra el se­cre­to ban­ca­rio que­da di­lui­do. Pe­ro los cálcu­los del pro­fe­sor de eco­no­mía Ga­briel Zuc­man de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia) in­di­can que los ban­cos sui­zos cus­to­dian to­da­vía 1,7 bi­llo­nes de eu­ros de clien­tes ex­tran­je­ros. Más de la mi­tad pro­ce­den­tes de paí­ses eu­ro­peos.

El aca­dé­mi­co Juan Her­nán­dez Vi­gue­ras lle­va dé­ca­das de­nun­cian­does­tas prác­ti­cas (suúl­ti­mo­li­bro es

Los fon­dos bui­tres). Su te­sis es que más allá de los acuer­dos que sus­cri­ben los paí­ses, los ban­cos si­guen ope­ran­do de for­ma po­co trans­pa­ren­te pa­ra no per­der clien­tes. Aquí y allá.

“So­ne­llos los que­ma­ne­jan­los­hi­los. Al ocul­tar su ac­ti­vi­dad a tra­vés de fi­lia­les, es­tas en­ti­da­des elu­den el con­trol de las au­to­ri­da­des de su­per­vi­sión. Es­to cons­ti­tu­ye la ver­da­de­ra opa­ci­dad. Mu­chas de las ini­cia­ti­vas in­ter­na­cio­na­les que se han lan­za­do son una cor­ti­na de hu­mo. Por­que el te­ma de fon­do es que no exis­te ni una de­fi­ni­ción so­bre lo que es un pa­raí­so fis­cal. Pa­ra Es­pa­ña, por ejem­plo, Pa­na­má no lo era”.

La OCDE­tie­ne co­mo ob­je­ti­vo al­can­zar el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co dein­for­ma­ción fis­cal, que­se­pro­du­ci­ría con fre­cuen­cia anual, pa­ra el 2018. Pe­ro po­cos creen que lo va­ya lo­grar. Cob­ha­ma­ña­de­que­la­cla­si­fi­ca­ción que ha­ce la or­ga­ni­za­ción de los paí­ses no es fia­ble. El ca­so más lla­ma­ti­vo es EE.UU. “Es a to­dos los efec­tos el ma­yor pa­raí­so fis­cal del mun­do”, de­cía a Bloom­berg An­drew Pen­ney, di­rec­tor ge­ne­ral de Rots­child & Co.

De­la­wa­re, Ne­va­da o Da­ko­ta del Sur son los es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos que ofre­cen más ven­ta­jas pa­ra abrir so­cie­da­des, tan­to en dis­cre­ción co­mo en ta­sa­ción. Des­de Tri­dent Trust, que tie­ne se­de en Da­ko­ta, con­fie­san que es­tán sor­pren­di­dos al ver “cuán­tos de los que vie­nen aquí son clien­tes de ban­cos sui­zos que quie­ren sa­car di­ne­ro de aquel­país”. Ene­fec­to, la pos­tu­ra de EE.UU. es am­bi­gua. En el 2010, el Con­gre­so apro­bó la ley co­no­ci­da co­mo Fat­ca, que per­si­gue a ciu­da­da­nos ame­ri­ca­nos que ha­yan ocul­ta­do di­ne­ro en el ex­te­rior. Pu­di­mos ver unas prue­ba de su efi­ca­cia en las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo re­cien­te­men­te por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en Sui­za o An­do­rra.

Sin em­bar­go, no hay re­ci­pro­ci­dad. El Fat­ca no obli­ga a los ban­cos de EE.UU. a pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre ex­tran­je­ros que tie­nen cuen­tas enel país. EE.UU. rehú­ye el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de in­for­ma­ción y lo con­fía to­do en los acuer­dos bi­la­te­ra­les, que son muy blan­dos. “In­clu­so ban­cos co­mo JP Mor­gan tie­nen su se­de en De­la­wa­re”, re­cuer­da Vi­gue­ras. “Al fi­nal la exis­ten­cia de es­tos pa­raí­sos agra­va el en­deu­da­mien­to de los Es­ta­dos. Y así se so­ca­va la esen­cia mis­ma de la de­mo­cra­cia”.

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.