La di­gi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca

Las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas li­mi­tan la com­pe­ten­cia an­te el re­cha­zo de los gre­mios

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - MA­RIANO GUINDAL

Ned Ludd, un jo­ven in­glés en 1779 rom­pió dos te­la­res pa­ra de­fen­der su pues­to de tra­ba­jo. Des­deen­ton­ces su nom­bre­pa­sóa­ser em­ble­má­ti­co pa­ra los que seo­po­nían a la re­vo­lu­ción in­dus­trial. Trein­ta años des­pués apa­re­ció el lu­dis­mo. Un mo­vi­mien­to en­ca­be­za­do por ar­te­sa­nos que pro­tes­ta­ron en­tre los años 1811 y 1817 con­tra las nue­vas má­qui­nas que des­truían em­pleo.

Dos­cien­tos años des­pués se vuel­ve are­pro­du­cir el fe­nó­meno. La di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, co­no­ci­da co­mo la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, es­tá pro­du­cien­do un fuer­te re­cha­zo en­tre los tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos a los ofi­cios tra­di­cio­na­les. Es­to se ha pues­to de ma­ni­fies­to con la lle­ga­da a Es­pa­ña de la lla­ma­da eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Ló­gi­ca­men­te ya no se in­ten­ta des­truir la tec­no­lo­gía que nos ro­dea, sino fre­nar la en­tra­da de nue­vos com­pe­ti­do­res, por lo que el ob­je­ti­vo es des­truir o al me­nos neu­tra­li­zar el or­ga­nis­mo que la pro­mue­ve co­mo es la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia que pre­si­de Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da.

Co­mo mues­tra un bo­tón: las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los ta­xis­tas del pa­sa­do 18 de fe­bre­ro en Madrid, uti­li­za­ron el le­ma: “Por la su­per­vi­ven­cia de 100.000 fa­mi­lias”, ar­gu­men­tan­do la hi­po­té­ti­ca pér­di­da de tra­ba­jo que re­pre- sen­ta­ría la li­be­ra­li­za­ción del sec­tor, que se­gún di­cen ter­mi­na­rá en ma­nos de mul­ti­na­cio­na­les. Pe­ro na­die pa­re­ce­re­pa­ra­ren­los­be­ne­fi­cios­que es­to re­por­ta­ría a los con­su­mi­do­res en tér­mi­nos de pre­cio, de co­mo­di­dad y de efi­cien­cia, ni tam­po­co en los nue­vos em­pleos con un ma­yor va­lor aña­di­do que se es­tán crean­do.

Co­moha­pa­sa­do siem­pre, en es­te pro­ce­so ha­brá ga­na­do­res, los más, y per­de­do­res, los me­nos pe­ro más or­ga­ni­za­dos. Pe­ro es­to no pue­de ser óbi­ce pa­ra ha­cer la po­lí­ti­ca del aves­truz. La so­lu­ción, ar­gu­men­ta el ce­re­bro eco­nó­mi­co de Ciu­da­da­nos, Luis Garicano, no es­tá en ce­rrar los ojos y opo­ner­se al pro­gre­so sino en ana­li­zar lo que es­tán ha­cien­do las so­cie­da­des más desa­rro­lla­das y pro­po­ner so­lu­cio­nes.

De la mis­ma opi­nión es la Co­mi­sa­ria de Trans­por­te de la UE, Violeta Blulc, quien afir­ma que “no so­lo es im­po­si­ble de­te­ner los ser­vi­cios que ofre­cen em­pre­sas co­mo Uber, Blab­lacar o Airbnb, sino que se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad ha­cer­lo”. En su opi­nión, la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va “es al­go emer­gen­te que no po­de­mos ig­no­rar… Cuan­do lle­ga al­guien nue­vo te­ne­mos que ase­gu­rar­nos que­res­pe­te la ley, que pa­gue­sus im­pues­tos, y que con­tri­bu­ye al mar­co so­cial eu­ro­peo. Es­toy a fa­vor de crear con­di­cio­nes pa­ra in­cluir­los y no de­po­ner obs­tácu­los”. Las em­pre­sas tie­nen que cum­plir la ley, pe­ro la ley de­be ser­vir al in­te­rés ge­ne­ral.

El pro­fe­sor Ge­rard Llo­bert ar­gu­men­ta en “Na­da es Gra­tis”: “In­ter­net ha trans­for­ma­do mu­chos mer­ca­dos: agencias de via­jes, tien­das de dis­cos, vi­deo­clubs y li­bre­rías han des­apa­re­ci­do, re­em­pla­za­das por nue­vos mo­de­los de ne­go­cio que se ba­san en las ven­ta­jas que in­ter­net pro­por­cio­na en tér­mi­nos de co­mo­di­dad, me­jo­res pre­cios y en al­gu­nos ca­sos una ma­yor in­me­dia­tez del ser­vi­cio. Otro mer­ca­do que en mu­chas ciu­da­des se ha vis­to trans­for­ma­do es el del ta­xi con la lle­ga­da de ser­vi­cios co­mo Uber... Las de­nun­cias de la CNMC de los obs­tácu­los que re­pre­sen­tan los ta­xis­tas pa­ra la com­pe­ten­cia han con­ver­ti­do a es­ta ins­ti­tu­ción en su gran enemi­go (aun­que la po­lé­mi­ca acer­ca de su in­for­me so­bre la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va pa­re­ce apun­tar que la CNMC ya te­nía mu­chos enemi­gos den­tro)”.

Es­tos “enemi­gos” de de­rri­bar las ba­rre­ras de en­tra­da pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­tán den­tro de los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de pro­mo­ver la com­pe­ten­cia. En­ge­ne­ral, los con­se­je­ros más­vin­cu­la­do­sal­par­ti­doe­nel po­der son los más rea­cios a abrir el de­ba­te so­bre la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, pro­ba­ble­men­te an­te el te­mor de en­fren­tar­se a su ba­se so­cial an­te la pro­xi­mi­dad de unas po­si­bles elec­cio­nes. Pe­ro es­te re­cha­zo no­so­lo se lo­ca­li­za en la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral sino tam­bién en la lo­cal.

Co­mo la CNMCex­pli­ca en su in­for­me con­sul­ti­vo so­bre los nue­vos mo­de­los de pres­ta­ción de ser­vi­cios, en el ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba –co­go­ber­na­do por el PSOE e IU– se man­tie­ne­prác­ti­ca­men­te con­ge­la­do el nú­me­ro de li­cen­cias en la úl­ti­ma dé­ca­da a pe­sar del in­cre­men­to de la po­bla­ción: “Noes­muy­sor­pren­den­te, por tan­to, que una li­cen­cia de ta­xi cues­te unos 110.000 eu­ros en Cór­do­ba. Es­to es es­pe­cial­men­te san­gran­te por­que las po­cas li­cen­cias que el ayun­ta­mien­to ha con­ce­di­do las ha co­bra­do a 457 eu­ros. Es de­cir, ca­da vez que al­guien consigue una nue­va li­cen­cia de ta­xi le caen del cie­lo más de 100.000 eu­ros”, ar­gu­men­ta Llo­bert y lo mis­mo se po­dría de­cir con el de Má­la­ga (PP).

Pe­ro no so­lo ta­xis o trans­por­te. La re­sis­ten­cia a abrir­se a la com­pe­ten­cia se ex­tien­de a un am­plio aba­ni­co de sec­to­res. Sin ir más le­jos, el alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla pa­ra la Au­to­ri­tat Ca­ta­la­na de la Com­pe­tèn­cia (ACCO), que tam­bién ha ela­bo­ra­do un in­for­me so­bre el te­ma. Re­sul­ta di­fí­cil de ex­pli­car que ni en Madrid ni Bar­ce­lo­na, por no ci­tar a Ca­na­rias, sea po­si­ble un sis­te­ma de alo­ja­mien­to si­mi­lar al bed and break­fast in­glés. Na­die se quie­re en­fren­tar al lobby de los ho­te­les ni a nin­guno otro. Pe­ro lo que es peor aún, hay con­se­je­ros den­tro de los ór­ga­nos de Com­pe­ten­cia que se opo­nen a que se re­gu­le con pru­den­cia, pe­ro sin pre­jui­cios an­te la modernidad y con el ob­je­ti­vo del in­te­rés ge­ne­ral. Al pa­re­cer, al po­der le re­sul­ta más­ren­ta­ble el vie­jo sis­te­ma del “to­may­da­ca”.

VI­LLAR LÓPEZ/EFE

Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da pre­si­de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.