Los des­em­plea­dos co­mo ac­to­res pro­fe­sio­na­les

Los can­di­da­tos de­ben en­sa­yar el pa­pel que ha­rán du­ran­te las en­tre­vis­tas

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

La bús­que­da de em­pleo de­be ser un tra­ba­jo en sí mis­mo. Es­ta es una cer­te­za am­plia­men­te com­par­ti­da, que pre­ten­de con­ven­cer a los pa­ra­dos de que, en lu­gar de es­pe­rar las opor­tu­ni­da­des, de­ben in­ten­tar al­can­zar sus ob­je­ti­vos de una for­ma cons­tan­te, ac­ti­va e in­sis­ten­te. Pe­ro no to­do el mun­do sa­be có­mo ha­cer esa ta­rea ni có­mo con­se­guir los re­sul­ta­dos pre­ten­di­dos, por­que se tra­ta de una ac­ti­vi­dad de la que hay que co­no­cer sus re­glas.

Se­gún el es­tu­dio “See­king a role: dis­ci­pli­ning job­see­kers as ac­tors in the la­bour mar­ket”, pu­bli­ca­do en Work, em­ploy­ment

and so­ciety 2016, vol. 30 (2) y rea­li­za­do por el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Wat­ford Tom Bo­land, las re­co­men­da­cio­nes más ha­bi­tua­les de los es­pe­cia- lis­tas an­glo­sa­jo­nes pa­ra te­ner éxi­to en ese pro­ce­so es­tán muy re­la­cio­na­das con la ad­qui­si­ción de los há­bi­tos y de las ac­ti­tu­des pro­pias de la pro­fe­sión ac­to­ral.

RE­PRE­SEN­TAR UN PA­PEL

La bús­que­da de em­pleo se de­be ha­cer ges­tio­nan­do las ex­pe­rien­cias y las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. Lo prin­ci­pal es sa­ber ma­ne­jar los sen­ti­mien­tos, y los ex­per­tos bri­tá­ni­cos in­sis­ten en un tru­co que de­be­ría apli­car­se siem­pre. “Co­mo no to­do el mun­do sa­be ven­der­se, lo esen­cial es ima­gi­nar que se es­tá ven­dien­do un pro­duc­to o ser­vi­cio a los de­más, y lue­go apli­car­se esas mis­mas re­glas a uno mis­mo. Es una si­tua­ción muy si­mi­lar: una per­so­na que no nos co­no­ce de­be con­fiar en no­so­tros y en lo que le con­ta­mos”.

An­tes de la en­tre­vis­ta, pe­ro fun­da­men­tal­men­te du­ran­te ella, el op­tan­te de­be sub­ra­yar que po­see una di­fe­ren­cia, al­go que le ale­ja de los com­pe­ti­do­res y que le ha­ce pre­fe­ri­ble a ellos: “El pro­ce­so de se­lec­ción es co­mo un ri­tual de cor­te­jo, y hay re­glas a te­ner en cuen­ta [...] Al igual que el ape­ri­ti­vo en el res­tau­ran­te, el CV es só­lo el mo­tor de arran­que, no es la co­mi­da en sí mis­ma”.

El des­em­plea­do de­be re­ves­tir­se de se­re­ni­dad. Pa­ra ello, “de­be res­pi­rar pro­fun­da­men­te, con­fiar en sus po­si­bi­li­da­des y sor­pren­der a to­do el mun­do con un fuer­te apre­tón de ma­nos, una son­ri­sa ge­nui­na y mu­cho con­tac­to vi­sual”. Es cru­cial con­cen­trar­se en los ele­men­tos po­si­ti­vos, lo que in­clu­ye la su­pera­ción de los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que siem­pre lle­va aso­cia­dos el es­tar en si­tua­ción de des­em­pleo, y los tér­mi­nos a los que se re­cu­rra en la con­ver­sa­ción de­ben res­pon­der a ese pro­pó­si­to, in­clu­yen­do al­gu­nos co­mo negociación o ges­tión, de for­ma que el len­gua­je ex­pre­se esa ac­ti­tud proac­ti­va y de con­fian­za que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble. Por su­pues­to, hay que ir ves­ti­do pa­ra la oca­sión, y mos­trar el len­gua­je cor­po­ral ade­cua­do ayu­da­rá.

HA­BI­LI­DA­DES

Su di­fe­ren­cia, ade­más, de­be ha­cer­se va­ler tam­bién en las cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les. Se­gún las re­co­men­da­cio­nes de las em­pre­sas bri­tá­ni­cas de re­co­lo­ca­ción de des­em­plea­dos, “la per­so­na que es há­bil y que acu­de bien pre­pa­ra­da, es ca­paz de ma­ni­pu­lar una en­tre­vis­ta pa­ra lle­var­la a los te­rre­nos en los que tie­ne ven­ta­jas y en los que pue­de mos­trar sus ba­zas más útiles”. No se tra­ta de que se uti­li­ce el en­ga­ño, sino de que fa­vo­rez­ca las cua­li­da­des que pue­den en­ca­jar me­jor en el pues­to, y pa­ra eso ter­mi­na sien­do ne­ce­sa­rio un tra­ba­jo de ade­cua­ción al pa­pel que se de­be re­pre­sen­tar.

Se­gún Bo­land, las ins­truc­cio­nes que re­ci­ben los des­em­plea­dos pa­ra re­gre­sar al mer­ca­do la­bo­ral se en­cua­dran en las re­co­men­da­cio­nes es­tán­dar que re­ci­ben los ac­to­res pro­fe­sio­na­les. El ma­ne­jo del con­tex­to, el do­mi­nio de las emo­cio­nes, el ofre­cer una buen pre­sen­ta­ción de sí, la ca­na­li­za­ción de la per­so­na­li­dad pa­ra ge­ne­rar una im­pre­sión po­si­ti­va y la crea­ción de un es­pec­tácu­lo que con­ven­za a la au­dien­cia (a los con­tra­ta­do­res, en es­te ca­so) son ele­men­tos tí­pi­cos que se pre­ci­san pa­ra una bue­na ac­tua­ción.

El can­di­da­to tie­ne que sa­ber ges­tio­nar las ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes ne­ga­ti­vas “Hay que ima­gi­nar que se ven­de un pro­duc­to y apli­car­se las mis­mas re­glas a uno mis­mo” El len­gua­je em­plea­do de­be ex­pre­sar una ac­ti­tud proac­ti­va y de con­fian­za

JA­VIER BAL­MES

Se­gún Bo­land, el can­di­da­to de­be dar un fuer­te apre­tón de ma­nos, ofre­cer una son­ri­sa ge­nui­na y te­ner con­tac­to vi­sual con su in­ter­lo­cu­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.