Go­bier­nos ata­dos de pies y ma­nos

El ries­go de una re­caí­da en es­ta agó­ni­ca re­cu­pe­ra­ción ha cre­ci­do des­de la tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y bur­sá­til de enero y fe­bre­ro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ANDY RO­BIN­SON WAS­HING­TON

Po­lí­ti­cas po­ten­tes pa­ra la nor­ma­li­za­ción. Es el tí­tu­lo del nue­vo in­for­me so­bre las ex­pec­ta­ti­vas fi­nan­cie­ras del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). El in­for­me re­co­mien­da que se adop­te un con­jun­to de agre­si­vas po­lí­ti­cas, des­de el man­te­ni­mien­to de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­pan­si­vas has­ta la ace­le­ra­da con­so­li­da­ción de la ban­ca, pa­ra evi­tar una nue­va fa­se de la cri­sis. Só­lo así se po­drá sa­lir de la twi­light zo­ne (la di­men­sión des­co­no­ci­da) de los ti­pos de in­te­rés ce­ro o ne­ga­ti­vos y re­gre­sar a aque­llos tiem­po s dis­tan­tes en los que el pe­li­gro era la in­fla­ción y no las caí­das de pre­cios.

El ries­go de una re­caí­da en es­ta agó­ni­ca re­cu­pe­ra­ción ha cre­ci­do des­de la tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y bur­sá­til de los me­ses de enero y fe­bre­ro que oca­sio­nó un gi­ro de 180 gra­dos de los pla­nes de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra nor­ma­li­zar su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Tras su­bir ti­pos en oto­ño del 2015, el po­de­ro­so ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se ha da­do mar­cha atrás cons­cien­te del pe­li­gro­so im­pac­to de cual­quier subida de ti­pos pa­ra las mal­tre­chas eco­no­mías emer­gen­tes, so­bre to­do Chi­na.

Pe­ro pe­se a tan­ta li­qui­dez in­yec­ta­da como adre­na­li­na des­de el año 2009, la eco­no­mía glo­bal si­gue cre­cien­do a un rit­mo ra­quí­ti­co, de po­co más del 3%, una ta­sa de cre­ci­mien­to que el an­ti­guo eco­no­mis­ta je­fe del FMI, Mi­chael Mus­sa, ca­li­fi­ca­ba como re­ce­sión. A la vez que se es­tan­ca el co­mer­cio mun­dial. Pe­se a abrir tan­to el gri­fo mo­ne­ta­rio, el te­mor prin­ci­pal si­gue sien­do un es­tan­ca­mien­to de­fla­cio­nis­ta, que di­fi­cul­ta­ría so­bre­ma­ne­ra la re­duc­ción de los ni­ve­les de deu­da pú­bli­ca, que su­pe­ran los de la Gran de­pre­sión.

Asi­mis­mo, el FMI ins­ta a los paí­ses emer­gen­tes a adop­tar “po­lí­ti­cas am­bi­cio­sas” pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas ge­ne­ra­dos por el co­lap­so de las ma­te­rias pri­mas y el pe­li­gro de que las ex­pec­ta­ti­vas de subidas de ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos ge­ne­re fu­gas de ca­pi­tal y de­pre­cia­cio­nes des­con­tro­la­das de sus di­vi­sas. En Chi­na, don­de cre­ce la preo­cu­pa­ción por una mo­ro­si­dad em­pre­sa­rial equi­va­len­te al 7% del pro­duc­to in­te­rior bru­to, el Fon­do acon­se­ja un pa­que­te am­bi­cio­so de me­di­das pa­ra afron­tar el pro­ble­ma de la deu­da, for­ta­le­cer los ban­cos y me­jo­rar el mar­co de su­per­vi­sión fi­nan­cie­ra.

Si no se adop­tan es­tas me­di­das po­ten­tes y am­bi­cio­sas, se co­rre el ries­go de que ocu­rra en su mo­men­to otro ata­que de ner­vios en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que se su­me a una eco­no­mía ra­quí­ti­ca. “Las per­tur­ba­cio­nes en los mer­ca­dos glo­ba­les po­dría crear una si­tua­ción aún peor que el es­tan­ca­mien­to”, ad­vier­te el equi­po de ex­per­tos fi­nan­cie­ros del fon­do en­ca­be­za­do por el es­pa­ñol José Vi­ñals.

TE­RRI­TO­RIO SIN MA­PA Pe­ro el pro­ble­ma del lla­ma­mien­to a los paí­ses del mun­do a im­ple­men­tar “po­lí­ti­cas po­ten­tes pa­ra una nor­ma­li­za­ción con éxi­to” es que es­con­de una reali­dad ca­da vez me­nos apa­ren­te en la cum­bre del an­tes po­de­ro­so fon­do en Was­hing­ton. Los Go­bier­nos es­tán ca­si im­po­ten­tes an­te la po­si­bi­li­dad de una nue­va cri­sis. Los ti­pos ne­ga­ti­vos cons­ti­tu­yen un “te­rri­to­rio sin ma­pa”, con­fe­só Ch­ris­ti­ne La­gar­de, la di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do. “Pe­ro hay que pen­sar en el coun­ter­fac­tual: ¿qué pa­sa­ría si no los tu­vié­re­mos?”, aña­dió.

Al mis­mo tiem­po, la po­lí­ti­ca fis­cal se ve fuer­te­men­te res­trin­gi­da en mu­chos paí­ses por el en­deu­da­mien­to pú­bli­co y la per­cep­ción en los mer­ca­dos de que no exis­te es­pa­cio fis­cal (el FMI cree que hay más de lo que pue­de pa­re­cer). Cual­quier en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras como la que ocu­rrió en enero, pue­de vol­ver a hun­dir el ape­ti­to de ries­go y dis­pa­rar las pri­mas de ries­go de la deu­da de las eco­no­mías emer­gen­tes e in­clu­so en paí­ses eu­ro­peos.

Y es que en la eco­no­mía en­fer­mi­za de la post cri­sis, los úni­cos se­res po­ten­tes son los neu­ró­ti­cos mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

El te­mor prin­ci­pal si­gue sien­do un es­tan­ca­mien­to de­fla­cio­nis­ta, que di­fi­cul­ta­ría la re­duc­ción de los ni­ve­les de deu­da La po­lí­ti­ca fis­cal se ve fuer­te­men­te res­trin­gi­da por el en­deu­da­mien­to pú­bli­co y la per­cep­ción de que no exis­te es­pa­cio fis­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.