Una em­pre­sa na­ci­da en un bar uni­ver­si­ta­rio

La pla­ta­for­ma de in­ter­net Pa­ta­ta­bra­va cuen­ta con 800.000 usua­rios en Es­pa­ña y Mé­xi­co y cap­ta 120.000 usua­rios nue­vos ca­da año

La Vanguardia - Dinero - - DE LA CIENCIA AL MERCADO - Joa­quim El­ca­cho

Las ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les na­ci­das en las uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción tie­nen una gran di­ver­si­dad de orí­ge­nes. Mu­chos de los ca­sos ex­pues­tos en ‘De la cien­cia al mer­ca­do’ du­ran­te los úl­ti­mos tres años sur­gie­ron en los la­bo­ra­to­rios de cien­tí­fi­cos con­so­li­da­dos o in­ves­ti­ga­do­res en pro­ce­so de doc­to­ra­do. Pa­ta­ta­bra­va SL es un ca­so apar­te, como se pue­de in­tuir por un nom­bre tan po­co or­to­do­xo pa­ra el mun­do aca­dé­mi­co.

El es­te­reo­ti­po más re­la­cio­na­do con las em­pre­sas de nue­vas tec­no­lo­gías e in­ter­net con se­de en Ca­li­for­nia afir­ma que sus fun­da­do­res tra­ba­ja­ban ori­gi­nal­men­te en un pe­que­ño ga­ra­je. En el ca­so de Pa­ta­ta­bra­va, el pro­yec­to na­ció en un bar, con un gru­po de es­tu­dian­tes com­par­tien­do un pla­to de es­te ti­po de pa­ta­tas fri­tas con sal­sa pi­can­te. Quin­ce años des­pués la em­pre­sa cuen­ta con 16 tra­ba­ja­do­res, una pla­ta­for­ma con 800.000 usua­rios re­gis­tra­dos y va­rios pro­yec­tos en fa­se de desa­rro­llo.

“Es cier­to que to­do sur­gió en una me­sa de la ca­fe­te­ría de la fa­cul­tad de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na ha­blan­do del ti­po de página web que nos gus­ta­ría vi­si­tar”, re­cuer­da An- dreu Caritg, co­fun­da­dor del pro­yec­to jun­to a Oriol Solé y Fe­lip Gor­di­llo. Con más vo­lun­tad que co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, es­tos tres jó­ve­nes es­tu­dian­tes de pe­rio­dis­mo re­gis­tra­ron el do­mi­nio Pa­ta­ta­bra­va.com a prin­ci­pios del año 2002 y po­co des­pués pu­sie­ron en mar­cha la pri­me­ra ver­sión de una web que ya ofre­cía ser­vi­cios úti­les como el in­ter­cam­bio de apun­tes y con­se­jos pa­ra es­tu­dian­tes. Pa­ra te­ner una idea de lo avan­za­do que fue en su mo­men­to es­te pro­yec­to de red so­cial uni­ver­si­ta­ria se de­be re­cor­dar que Fa­ce­book na­ció en fe­bre­ro del 2004 y Twit­ter en mar­zo del 2006.

La idea sur­gió sin nin­gu­na pre­ten­ción pro­fe­sio­nal, pe­ro po­co a po­co la red de con­tac­tos y usua­rios fue cre­cien­do y ex­ten­dién­do­se y sus crea­do­res em­pe­za­ron a pen­sar en la ne­ce­si­dad de bus­car fuen­tes de fi­nan­cia­ción y es­truc­tu­ras em­pre­sa­ria­les.

“No fue has­ta el 2006 en que nos di­mos cuen­ta de que el vo­lu­men de tra­ba­jo era muy gran­de y de­ci­di­mos dar un pa­so ade­lan­te y con­ver­tir Pa­ta­ta­bra­va en una em­pre­sa”, ex­pli­ca An­dreu Caritg, so­cio fun­da­dor de es­ta So­cie­dad Li­mi­ta­da jun­to a Oriol Solé. En el 2007, la em­pre­sa in­cor­po­ró tam­bién como so­cio a Da­vid Tar­dà. res­pon­sa­ble de la par­te tec­no­ló­gi­ca.

La Uni­ver­si­dad Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na con­tri­bu­yó a po­ner en mar­cha el pro­yec­to –an­tes in­clu­so de la crea­ción de la em­pre­sa– ce­dien­do un pe­que­ño lo­cal en el edi­fi­cio de es­tu­dian­tes. Una vez for­ma­li­za­da la cons­ti­tu­ción for­mal, la com­pa­ñía pa­só a for­mar par­te del Parc de Re­cer­ca UAB pe­ro des­de ha­ce un año y medio, por ne­ce­si­da­des de es­pa­cio, Pa­ta­ta­bra­va se en­cuen­tra ubi­ca­da en Sant Cu­gat del Va­llès.

“Nues­tra pri­me­ra se­de ofi­cial es­ta­ba en el Parc de Re­cer­ca UAB, don­de se tra­ba­ja muy bien pe­ro nos sen­tía­mos al­go di­fe­ren­tes, en­tre tan­tas em­pre­sas de mun­dos como la bio­me­di­ci­na”; co­la­bo­ra­mos con otras em­pre­sas del Parc pe­ro cuan­do tra­tá­ba­mos de en­trar en los de­ta­lles era di­fí­cil en­con­trar si­ner­gias”, re­cuer­da An­dreu Caritg.

La pla­ta­for­ma Pa­ta­ta­bra­va na­ció dan­do ser­vi­cio a los es­tu­dian­tes de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción y po­co des­pués se fue ex­ten­dien­do, gra­cias al co­no­ci­mien­to di­rec­to y con muy po­ca pu­bli­ci­dad clá­si­ca, a otras fa­cul­ta­des y uni­ver­si­da­des de to­da Ca­ta­lun­ya y el res­to de Es­pa­ña. “Des­de ha­ce un año y medio, ade­más, es­ta­mos ha­cien­do una prue­ba pi­lo­to en Mé­xi­co; es de­cir que con el bo­cao­re­ja, los ser­vi­cios a los usua­rios y el buen po­si­cio­na­mien­to en in­ter­net he­mos al­can­za­do 800.000 usua­rios y cap­ta­mos 120.000 usua­rios nue­vos ca­da año”, in­di­ca Caritg.

El pro­duc­to es­tre­lla de Pa­ta­ta­bra­va es el in­ter­cam­bio de apun­tes en­tre sus usua­rios, “so­bre­to­do en épo­ca de exá­me­nes”, lo que la con­vier­te en la pri­me­ra pla­ta­for­ma uni­ver­si­ta­ria por vo­lu­men de con­te­ni­dos y usua­rios a es­ca­la es­ta­tal. “Nues­tra gran di­fe­ren­cia an­te otros ser­vi­cios si­mi­la­res es que so­mos una pla­ta­for­ma pa­ra uni­ver­si­ta­rios que ofre­ce apun­tes cla­si­fi­ca­dos y or­de­na­dos por ca­rre­ra, cur­so y pro­fe­sor; de for­ma que un es­tu­dian­te pue­de en­con­trar los apun­tes que ne­ce­si­ta de for­ma sen­ci­lla, en una ba­se de da­tos que con­tie­ne 350.000 ar­chi­vos”.

Pa­ta­ta­bra­va SL es una pla­ta­for­ma de uso gra­tui­to que se fi­nan­cia con la pu­bli­ci­dad –“tra­ta­mos que sea po­co in­tru­si­va”, apun­ta Caritg– y cuen­ta ade­más con una tien­da con des­cuen­tos a los usua­rios, que ofre­ce di­ver­sas mar­cas.

El pro­duc­to es­tre­lla de Pa­ta­ta­bra­va es el in­ter­cam­bio de apun­tes en­tre sus usua­rios

GEM­MA MIRALDA

Sen­ta­dos en el so­fá, Andrea Con­tre­ras y An­dreu Caritg; de­trás, el res­to de equi­po, en las ofi­ci­nas de Pa­ta­ta­bra­va, en Sant Cu­gat del Va­llès

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.