¿Sin de­sigual­dad o sin po­bre­za?

Harry G. Frank­furt se­ña­la que la igual­dad eco­nó­mi­ca no es un ideal, pe­ro sí te­ner lo su­fi­cien­te

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

De­sigual­dad ha si­do la pa­la­bra cla­ve del de­ba­te glo­bal en los úl­ti­mos tiem­pos. Los ex­ce­sos del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro, el em­pu­je de las fuer­zas de la glo­ba­li­za­ción, la ten­den­cia inevi­ta­ble del ca­pi­tal a acu­mu­lar­se y con­cen­trar­se sin lí­mi­te y, por su­pues­to, las ca­rac­te­rís­ti­cas del nue­vo mun­do di­gi­tal y ro­bo­ti­za­do, que crea gran­des cam­peo­nes como Google o Ama­zon, re­par­te po­co y eli­mi­na con ve­lo­ci­dad pues­tos de tra­ba­jo, han si­do al­gu­nos de los fe­nó­me­nos a los que se les ha acha­ca­do que ha­ya­mos su­pe­ra­do en el si­glo XXI­los­ni­ve­les de de­sigual­dad pre­vios a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do la po­la­ri­za­ción de ren­tas era ex­tre­ma... y só­lo las con­tien­das bé­li­cas y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas apli­ca­das tras ellas la sua­vi­za­ron.

Sin du­da la es­tre­lla del de­ba­te ha si­do Tho­mas Pi­ketty con su dis­cu­ti­da bi­blia El ca­pi­tal en el si

glo XXI, en la que se­ña­la que la in­tui­ción de Marx so­bre la con­cen­tra­ción del ca­pi­tal era co­rrec­ta y ad­vier­te de que hay fuer­zas que em­pu­jan la de­sigual­dad en sen­ti­dos con­tra­rios y, de­pen­dien­do de cuál ga­ne, el mun­do del 2050 po­dría es­tar en ma­nos dea­gen­tes de­bol­sa y eje­cu­ti­vos o de los paí­ses pro­duc­to­res de pe­tró­leo. Ode la ban­ca chi­na.

El fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se Harry G. Frank­furt, pro­fe­sor emé­ri­to de Prin­ce­ton, ha que­ri­do me­ter cu­cha­ra­da en el de­ba­te con su breve en­sa­yo So­bre la des

igual­dad, enel que cues­tio­na que la de­sigual­dad sea mo­ral­men­te pro­ble­má­ti­ca y apun­ta que lo que es in­de­sea­ble es la po­bre­za, y es por ahí por don­de hay que ata­car. Don­de di­ce que lo im­por­tan­te no es te­ner una teo­ría de la igual­dad, sino de la su­fi­cien­cia.

Frank­furt, fa­mo­so por su pro­vo­ca­do r en­sa­yo So­bre la char­la­ta­ne­ría, ad­mi­te, cier­ta­men­te, que la di­men­sión del abis­mo en­tre los re­cur­sos eco­nó­mi­cos de quie­nes po­seen más di­ne­ro y quie­nes tie­nen me­nos ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te. Y se­ña­la que es obvio que quie­nes os­ten­tan ma­yo­res ri­que­zas dis­fru­tan de gran­des ven­ta­jas en el con­su­mo y en la in­fluen­cia so­cial y po­lí­ti­ca. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca, ad­vier­te, que la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca sea mo­ral­men­te cues­tio­na­ble en sí mis­ma.

Si es in­de­sea­ble lo es por su ten­den­cia a ge­ne­rar de­sigual­da­des inacep­ta­bles de otros ti­pos, que han de ser con­tro­la­das o evi­ta­das con su­per­vi­sión le­gis­la­ti­va, re­gu­la­do­ra, ju­di­cial y ad­mi­nis­tra­ti­va. En su opi­nión, es un error con­si­de­rar que el igua­li­ta­ris­mo eco­nó­mi­co es el au­tén­ti­co ideal mo­ral. Y de he­cho, ad­vier­te, es per­ni­cio­so con­si­de­rar que la igual­dad eco­nó­mi­ca es en sí mis­ma un ob­je­ti­vo mo­ral­men­te des­ta­ca­ble. Loú­ni­co im­por­tan­te es que­la gen­te ten­ga lo su­fi­cien­te. El re­to no es que la ren­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses sea en gran me­di­da de­sigual, como de­cla­ró Ba­rack Oba­ma, sino “que de­ma­sia­dos de nues­tros con­ciu­da­da­nos son po­bres”. Eso, y que en la par­te más al­ta hay in­di­vi­duos ex­ce­si­va­men­te acau­da­la­dos que prac­ti­can una vo­ra­ci­dad eco­nó­mi­ca que ofre­ce un es­pec­tácu­lo ri­dícu­lo y des­agra­da­ble. Con­tem­pla­dos esos dos ex­tre­mos, “la im­pre­sión ge­ne­ral de nues­tra es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca es te­rri­ble y mo­ral­men­te ofen­si­va”. Es ne­ce­sa­rio li­mar­los, pe­ro el ideal no es ir más allá.

Ade­más, ra­zo­na, ob­se­sio­nar­se por la igual­dad aca­rrea que los que se cen­tran en ella se sa­tis­fa­gan con un ni­vel de ren­ta que no se guía por sus in­tere­ses y ne­ce­si­da­des sino por com­pa­rar­se con lo que tie­nen otros. As­pi­ran a un gra­do de opu­len­cia que no tie­ne que ver con el ti­po de vi­da que una per­so­na bus­ca­rá sen­sa­ta y apro­pia­da­men­te. Des­vía a las per­so­nas, di­ce, del in­ten­to de des­cu­brir lo que­real­men­te les im­por­ta, desean, ne­ce­si­tan o les sa­tis­fa­ce. Y los in­te­lec­tua­les que re­fle­xio­nan so­bre es­tos te­mas caen en la mis­ma tram­pa por­que es más fá­cil cal­cu­lar la par­te equi­ta­ti­va de al­go que ra­zo­nar qué ne­ce­si­ta una per­so­na pa­ra te­ner su­fi­cien­te. Una teo­ría de la igual­dad, de­nun­cia, es más sen­ci­lla que una de la su­fi­cien­cia.

Pe­ro su­fi­cien­te pa­ra Frank­furt no es po­co. Sig­ni­fi­ca bas­tan­te di­ne­ro pa­ra que la gen­te es­té sa­tis­fe­cha sin te­ner más, aun­que sin du­da pu­die­ra es­tar muy com­pla­ci­da re­ci­bien­do más. Pa­ra que lo que la in­co­mo­da real­men­te en su vi­da no de­pen­da del ni­vel de in­gre­sos. Se tra­ta de que el gra­do de sa­tis­fac­ción que sus cir­cuns­tan­cias mo­ne­ta­rias le per­mi­ten sea su­fi­cien­te pa­ra cum­plir unas ex­pec­ta­ti­vas vi­ta­les ra­zo­na­bles. Y ese ideal, sin du­da, es­tá tan le­jos como el de la igual­dad.

DA­DO GALDIERI/BLOOMBERG

As­pec­to de una de las fa­ve­las de Rio de Ja­nei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.