El es­pa­cio como agen­te de ne­go­cio

La fle­xi­bi­li­dad y la po­li­va­len­cia son as­pec­tos cla­ve, jun­to a la tec­no­lo­gía, en el en­torno fí­si­co la­bo­ral

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - JOR­DI GOU­LA GA­BRIE­LA RU­BIO

Si es­tá en la ofi­ci­na mi­re a su al­re­de­dor. ¿Se sien­te bien? ¿qué ne­ce­si­ta­ría pa­ra sen­tir­se me­jor y tra­ba­jar más a gus­to? Re­cuer­de có­mo era y có­mo es hoy. Hay di­fe­ren­cias, igual que en los instrumentos que uti­li­za hoy y que es­tán so­bre su me­sa. Los en­tor­nos de tra­ba­jo han evo­lu­cio­na­do mu­cho, en fun­ción de la cul­tu­ra do­mi­nan­te y de los cam­bios en la for­ma de tra­ba­jar. Así, en el pa­sa­do ha­bía un con­cep­to es­tá­ti­co del es­pa­cio, mar­ca­do por el po­si­cio­na­mien­to je­rár­qui­co de sus em­plea­dos, por un con­trol ho­ra­rio es­tric­to de la ac­ti­vi­dad y la fal­ta de tec­no­lo­gía en las ofi­ci­nas. Eran otros tiem­pos. Los es­pa­cios se di­se­ña­ban en fun­ción de la je­rar­quía, con es­pa­cios in­di­vi­dua­les. Se bus­ca­ba cum­plir una fun­ción pu­ra­men­te pro­duc­ti­va, sin dar va­lor a la co­mu­ni­ca­ción e in­ter­cam­bio del co­no­ci­mien­to y mu­cho me­nos pen­san­do en con­cep­tos de sos­te­ni­bi­li­dad ni efi­cien­cia.

Pe­ro eso ha cam­bia­do. An­na Ge­ner, so­cia di­rec­to­ra en Bar­ce­lo­na de Agui­rre New­man, ex­pli­ca que “las em­pre­sas de hoy se di­se­ñan con es­truc­tu­ras más fle­xi­bles y me­nos je­rar­qui­za­das. Los pro­fe­sio­na­les son, sin du­da, quie­nes más han evo­lu­cio­na­do jun­to a la tec­no­lo­gía. La po­si­bi­li­dad de fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, jun­to con la dis­po­ni­bi­li­dad de tec­no­lo­gía 24 ho­ras al día y 7 días a la se­ma­na que per­mi­ta la ac­ce­si­bi­li­dad a la in­for­ma­ción, do­cu­men­tos y he­rra­mien­tas de ges­tión de la com­pa­ñía, ha­ce que la mo­vi­li­dad sea un fac­tor más y fa­ci­li­te la ges­tión del tiem­po”.

Por to­do ello, hay un cam­bio sus­tan­cial. “El di­se­ño de las ofi­ci­nas tien­de a es­pa­cios abier­tos, ac­ce­si­bles y sin ba­rre­ras je­rár­qui­cas, don­de las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas que­dan cu­bier­tas con es­pa­cios fle­xi­bles y po­li­va­len­tes, don­de se po­ten­cia el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­to y se fo­men­ta el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal do­tan­do de co­ne­xio­nes pa­ra los me­dios tec­no­ló­gi­cos más ne­ce­sa­rios pa­ra el ade­cua­do desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad”, apun­ta Ge­rar­do Gi­mé­nez , di­rec­tor de ar­qui­tec­tu­ra de la com­pa­ñía en Bar­ce­lo­na.

Es­to mar­ca una cla­ra ten­den­cia de fu­tu­ro. “El di­se­ño de los es­pa­cios tra­ta­rá ca­da vez más de ha­cer con­vi­vir lo real con lo vir­tual, los es­pa­cios orien­ta­dos a las ne­ce­si­da­des pro­pias de la ac­ti­vi­dad y del pro­fe­sio­nal, ob­vian­do los ni­ve­les je­rár­qui­cos”, di­ce Ge­ner. Y aña­de que “ha­bla­re­mos ca­da vez más de en­tor­nos y no de es­pa­cios, que se di­se­ña­rán en la me­di­da de re­que­ri­mien­tos pun­tua­les, en fun­ción de las ne­ce­si­da­des del mo­men­to y de la ac­ti­vi­dad a desa­rro­llar y en los que la fle­xi­bi­li­dad y po­li­va­len­cia se­rán fac­to­res cla­ve, jun­to a las pres­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas”. Gi­mé­nez va un pa­so más allá y cree que “las ofi­ci­nas aca­ba­rán sien­do el pun­to de en­cuen­tro de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en la com­pa­ñía, don­de se fo­men­ta­rá la co­mu­ni­ca­ción, la in­ter­ac­ción y desa­rro­llo pro­fe­sio­nal que de ma­ne­ra di­rec­ta, re­por­ta­rán be­ne­fi­cios a las com­pa­ñías”. De aquí la im­por­tan­cia que ya se es­tá dan­do a los lla­ma­dos es­pa­cios no pro­duc­ti­vos, pe­ro que aña­den va­lor a los pro­fe­sio­na­les. Es­ti­ma que su su­per­fi­cie se ha cua­dru­pli­ca­do en po­co tiem­po, lle­gan­do a si­tuar­se en torno al 5% de la su­per­fi­cie to­tal : gim­na­sio, ca­fe­te­ría-co­me­dor, zo­nas de re­lax, áreas de lec­tu­ra...

Am­bos sos­tie­nen que el cam­bio de ubi­ca­ción fí­si­ca es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra trans­for­mar una em­pre­sa, y es el mo­men­to idó­neo pa­ra ir más allá, ser am­bi­cio­sos y pro­fun­di­zar en pro­ce­sos, or­ga­ni­za­ción y cul­tu­ra con el fin de con­se­guir una nue­va em­pre­sa, que ten­ga una ma­yor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y es­tá pre­pa­ra­da pa­ra lo­grar los re­tos del fu­tu­ro. “La ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de las em­pre­sas a unos en­tor­nos ca­da vez más cam­bian­tes se­rá un va­lor di­fe­ren­cial res­pec­to a su com­pe­ten­cia y si­nó­ni­mo de su­per­vi­ven­cia fu­tu­ra”, pun­tua­li­za Gi­mé­nez.

Res­pec­to al mo­men­to ac­tual Ge­ner cree que sa­li­mos de un pe­rio­do de cri­sis muy lar­go en el que las em­pre­sas que­rían me­nos cos­te, al­qui­le­res más ba­jos y ha­cer en­trar más per­so­nas en me­nos me­tros cua­dra­dos. “En los dos úl­ti­mos años la si­tua­ción es­tá cam­bian­do y la em­pre­sa quie­re pro­yec­tar una me­jor ima­gen, tan­to de ca­ra al clien­te ex­terno como al in­terno (em­plea­do). Que la ofi­ci­na luz­ca me­jor y sea más pro­duc­ti­va. El es­pa­cio se per­ci­be ca­da vez más como un ins­tru­men­to cla­ve pa­ra re­te­ner ta­len­to y cap­tar clien­tes. Ejer­ce un pa­pel pri­mor­dial”, di­ce. “Lo que nos pi­den hoy las em­pre­sas, en de­fi­ni­ti­va, es como com­pa­gi­nar es­pa­cios, pro­ce­sos y per­so­nas en un nue­vo en­torno pro­fe­sio­nal. Ese es nues­tro re­to”, con­clu­ye Gi­mé­nez.

El es­pa­cio se per­ci­be ca­da vez más como un ins­tru­men­to cla­ve pa­ra re­te­ner ta­len­to y cap­tar clien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.