“No­so­tros in­flui­mos en el es­pa­cio de la ca­sa y ella en no­so­tros”

El au­tor de ‘La ca­sa. Crónica de una con­quis­ta’, documenta la his­to­ria del hom­bre en re­la­ción con su vi­vien­da, com­bi­nan­do có­mic, ilustración y di­ver­sos tex­tos

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar­ta Rodríguez Bosch

La Ca­sa. Crónica de una con­quis­ta es un im­pre­sio­nan­te vo­lu­men que ex­plo­ra to­da la his­to­ria del ser hu­mano y su vin­cu­la­ción con el ho­gar. Su au­tor, Da­niel To­rres (Te­re­sa de Co­fren­tes, Va­len­cia, 1958), tras ini­ciar es­tu­dios de Be­llas Ar­tes y Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, se de­can­tó pro­fe­sio­nal­men­te por el có­mic y la ilustración. La ar­qui­tec­tu­ra, no obs­tan­te, siem­pre ha fi­gu­ra­do como un per­so­na­je más en sus his­to­rias pa­ra apor­tar ve­ro­si­mi­li­tud y atra­par al lec­tor. El li­bro es ca­si una en­ci­clo­pe­dia ¿Có­mo sur­gió la idea de rea­li­zar­lo? Co­no­cién­do­me, mi edi­tor des­de ha­ce 33 años, Rafa Martínez, de Nor­ma Edi­to­rial –con quien ha pu­bli­ca­do 25 tí­tu­los–, en el 2008 me di­jo que ya iba sien­do ho­ra de ha­cer un li­bro gran­de en torno a la ar­qui­tec­tu­ra. Una fra­se su­ya me dio pie a to­mar­me to­das las li­ber­ta­des al plan­tear­lo: “Creo que mu­cha gen­te no so­mos cons­cien­tes del va­lor que tie­nen nues­tras ca­sas”. No se re­fe­ría al mo­ne­ta­rio, sino a lo que sig­ni­fi­can real­men­te. ¿Qué es la ca­sa? Es el es­pa­cio que de­fi­ne y pro­te­ge nues­tra in­ti­mi­dad. Como las per­so­nas, las ca­sas tie­nen su ADN, an­te­pa­sa­dos, una lar­ga his­to­ria de­trás. No­so­tros in­flui­mos en ese es­pa­cio y el es­pa­cio en no­so­tros. Pe­ro ade­más de es­pa­cio, es una idea. Nos pro­du­ce sen­ti­mien­tos de pla­cer, de tran­qui­li­dad, de con­fort, de in­ti­mi­dad… a los que se­gu­ra­men­te da­ría­mos más va­lor si fué­se­mos cons­cien­tes de lo mu­cho que esa idea que los ge­ne­ra ha cos­ta­do con­quis­tar.

¿En qué ca­sa y épo­ca del li­bro le gus­ta­ría ha­bi­tar?

La que va más con mi for­ma de ser es la ca­sa inglesa del fi­na­les del XVIII, tran­qui­la, tra­di­cio­nal y a la vez atre­vi­da. Con una plan­ta ra­cio­nal, pe­ro que in­clu­ye ele­men­tos abi­ga­rra­dos. Aun­que

hay ve­ces que me gus­ta­ría vi­vir en una cue­va, sin na­da. Bueno, con al­gu­nos pa­pe­les y lá­pi­ces. Tras re­co­rrer tres mil años de his­to­ria, di­ce que es un sue­ño no del to­do rea­li­za­do. ¿Qué le fal­ta con­quis­tar a la ca­sa en el XXI?

Nos que­da bas­tan­te te­rreno. Por una par­te hay ca­sas ab­so­lu­ta­men­te au­to­ma­ti­za­das, muy tec­no­ló­gi­cas. Por otra, un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en cha­bo­las. Com­pen­sar esos dos ex­tre­mos es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes de las po­lí­ti­cas ur­ba­nís­ti­cas mun­dia­les. De­di­ca el li­bro a su ma­dre “que cons­tru­yó una ca­sa que du­ra­rá siem­pre” ¿Có­mo es esa ca­sa. O es en sen­ti­do me­ta­fó­ri­co? Has­ta los 16 años vi­ví con mi fa­mi­lia, nu­me­ro­sa, en una do­ce­na de ca­sas dis­tin­tas en la pro­vin­cia de Va­len­cia, de­bi­do al tra­ba­jo de mi pa­dre que era mé­di­co. Con los años me di cuen­ta de que el ver­da­de­ro sos­tén de la ca­sa como ho­gar es la ma­dre, y en ge­ne­ral la mu­jer.

Mu­jer-ca­sa, aso­cia­ción inevi­ta­ble. Es al­go que tie­ne mu­chas lec­tu­ras, sí. Pe­ro hay una evi­den­cia his­tó­ri­ca, los es­tu­dio­sos del te­ma da­tan el nacimiento del ho­gar, la cons­truc­ción de es­te con­cep­to, en la Ho­lan­da del si­glo de oro, del XVII. Es una in­ven­ción de la mu­jer. El li­bro es tam­bién un ho­me­na­je a su pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

Seis­cien­tas pá­gi­nas di­bu­ja­das es mu­cho ¿Cuán­to ha du­ra­do to­do el pro­yec­to?

Seis años. Tres pa­ra in­ves­ti­gar: bi­blio­gra­fía, lec­tu­ra, guión, bo­ce­tos. Los otros tres, con de­di­ca­ción plena a la rea­li­za­ción de ori­gi­na­les, co­lor y tex­tos. Los es­pa­cios cuen­tan mu­chas co­sas, esa es la te­sis del li­bro. Lo em­pe­cé an­tes de la caí­da de Leh­man Brot­hers, que lle­gó aquí en for­ma de te­rre­mo­to in­mo­bi­lia­rio. He pa­sa­do to­dos es­tos años de cri­sis di­bu­jan­do ca­sas mien­tras las nues­tras per­dían va­lor en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio.

¿Al­gu­nos ar­qui­tec­tos y di­bu­jan­tes ad­mi­ra­dos?

Frank Lloyd Wright y su ar­qui­tec­tu­ra or­gá­ni­ca, la in­te­gra­ción de sus ca­sas y el jue­go con el en­torno, el di­se­ño de to­dos los de­ta­lles. Win­sor McCay, el au­tor de

Little Ne­mo, ade­más de un gran na­rra­dor gráfico es un ma­ra­vi­llo­so di­bu­jan­te de ar­qui­tec­tu­ra. Tam­bién Nor­man Rock­well. Au­to­res aten­tos al di­se­ño de ob­je­tos.

“Como las per­so­nas, las ca­sas tie­nen su ADN, an­te­pa­sa­dos, una his­to­ria de­trás” “Mu­cha gen­te no es cons­cien­te del va­lor, no mo­ne­ta­rio, de nues­tras ca­sas” “Un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial to­da­vía vi­ve en cha­bo­las” “El nacimiento del ho­gar, la cons­truc­ción del con­cep­to, da­ta del si­glo XVII”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.