El ti­mo de la es­tam­pi­ta en ver­sión di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Los ti­mos y la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­nan pe­ro se an­clan en las mis­mas pul­sio­nes (cho­llo, pe­na, amor...). La na­tu­ra­le­za hu­ma­na no va­ría, di­ce Fer­nan­do Trías de Bes.

No sé si la pi­ca­res­ca es me­di­te­rrá­nea por­que ti­mos tam­bién los hay de to­dos los co­lo­res en paí­ses an­glo­sa­jo­nes. Y en to­das las épo­cas. En es­ta era, la di­gi­ta­li­za­ción del co­mer­cio, la ban­ca, jue­gos de azar o re­la­cio­nes per­so­na­les ha pro­pi­cia­do ti­mos a ba­se de ce­ros y unos: es­ta­fas eco­nó­mi­cas di­gi­ta­les.

La tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na pe­ro la na­tu­ra­le­za hu­ma­na no va­ría. Las es­ta­fas que co­rren hoy en día por in­ter­net o por co­rreo elec­tró­ni­co se ba­san en los mis­mos re­sor­tes, tru­cos y an­zue­los que los ti­mos de an­ta­ño na­rra­dos en los do­cu­men­ta­les del NO-DO que veía­mos en el ci­ne.

He aquí una com­pa­ra­ti­va cu­rio­sa de ti­mos di­gi­ta­les y su equi­va­len­te analó­gi­co de la ca­lle.

1. El to­co­mo­cho fue una de las es­ta­fas es­tre­lla de la épo­ca fran­quis­ta. Un ex­tran­je­ro o al­guien con pri­sa ex­hi­bía un bi­lle­te de lotería su­pues­ta­men­te pre­mia­do que no te­nía tiem­po de co­brar por es­tar a pun­to de emi­grar a otro país. Apa­re­cía un ter­ce­ro ex­hi­bien­do un fal­so dia­rio con la lis­ta de nú­me­ros pre­mia­dos. Cons­ta­ba el nú­me­ro del dé­ci­mo en cues­tión. El via­je­ro acep­ta­ba ven­der­lo a un pre­cio más ba­ra­to pa­ra al me­nos co­brar una par­te. El es­ta­fa­do lo ad­qui­ría y, cuan­do iba a co­brar­lo, des­cu­bría que no es­ta­ba pre­mia­do.

La ver­sión di­gi­tal del to­co­mo­cho la ex­pli­ca la pro­pia po­li­cía na­cio­nal en su web, da­do el ma­si­vo en­vío de co­rreos de­tec­ta­dos. Te lle­ga un co­rreo elec­tró­ni­co de que te ha to­ca­do un pre­mio y lle­va ad­jun­to im­pre­sos tim­bra­dos con mem­bre­tes ofi­cia­les de la lotería del país en cues­tión. Te pi­den pri­me­ro los da­tos pa­ra co­brar­lo. Y fi­nal­men­te un an­ti­ci­po de gas­tos y ta­sas pa­ra trans­fe­rir­te un di­ne­ro que nun­ca te lle­ga­rá. Lo alu­ci­nan­te de es­te ti­mo en el

Los ti­mos y la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­nan pe­ro se an­clan en las mis­mas pul­sio­nes (cho­llo, pe­na, amor...). La na­tu­ra­le­za hu­ma­na no va­ría”

que ha pi­ca­do bas­tan­te gen­te es que ni si­quie­ra ha­bían ju­ga­do y aun así pre­ten­dían co­brar el pre­mio.

2. La es­tam­pi­ta fue otro de los gran­des. Al­guien ha­cién­do­se pa­sar por un enaje­na­do men­tal iba por la ca­lle con una bol­sa de bi­lle­tes di­cien­do que ven­día es­tam­pi­tas. Ca­da bi­lle­te de mil pe­se­tas lo ven­día a cien pe­se­tas. El es­ta­fa­do ad­qui­ría uno y cuan­do com­pro­ba­ba que el bi­lle­te de mil era ver­da­de­ro, re­gre­sa­ba y los com­pra­ba to­dos. En­tre­ga­ba una gran su­ma pa­ra com­pro­bar des­pués que en la bol­sa la ma­yo­ría de bi­lle­tes eran fal­sos.

La ver­sión di­gi­tal se lla­ma car­ta ni­ge­ria­na. Un pre­sun­to ni­ge­riano, he­re­de­ro de una for­tu­na en su país, so­li­ci­ta ayu­da pa­ra co­brar una mi­llo­na­ria he­ren­cia. Ne­ce­si­ta un ade­lan­to pa­ra los cos­tes no­ta­ria­les y po­der lle­var a ca­bo la trans­fe­ren­cia de una gran su­ma de di­ne­ro a nues­tra cuen­ta. Ade­lan­tas el di­ne­ro de una he­ren­cia que no exis­te. El ni­ge­riano, como el ton­to de la es­tam­pi­ta, re­sul­ta no ser tan ton­to.

3. Cho­llo de se­gun­da mano. Era tí­pi­co de los años se­sen­ta. Apa­re­cía en la puer­ta al­guien de­ses­pe­ra­do por deu­das, em­pe­ñan­do o ven­dien­do re­lo­jes o jo­yas de la fa­mi­lia. Te mos­tra­ba un re­loj de mar­ca o una jo­ya de ele­va­do va­lor que ven­día a un pre­cio ba­jo. Quien lo ad­qui­ría se en­te­ra­ba des­pués de que el re­loj o la pie­dra ad­qui­ri­dos eran fal­sos.

La ver­sión di­gi­tal es mu­cho más fi­na y se ha so­fis­ti­ca­do mu­cho. Per­so­nas que se ven­den vehícu­los de se­gun­da mano (mo­tos, bi­ci­cle­tas de al­ta ga­ma o in­clu­so co­ches). Con­tac­tas, te en­vían fo­tos de cual­quier detalle del vehícu­lo (real­men­te lo tie­nen). Pa­ra el pa­go, el ven­de­dor pro­po­ne una página web de un ter­ce­ro don­de que­da la mi­tad del pa­go de­po­si­ta­do. Ese pa­go lo pue­des re­cu­pe­rar si la otra par­te no mues­tra el al­ba­rán fir­ma­do por ti. No hay na­da que te­mer. Trans­fie­res la mi­tad del di­ne­ro y al día si­guien­te la web de pa­gos se­gu­ros ha des­apa­re­ci­do.

4. Es­ta­far ape­lan­do a los sen­ti­mien­tos. Es­te ti­mo era de lo más cruel. El ti­ma­dor bus­ca­ba en las es­que­las y se di­ri­gía a la ca­sa de un re­cién fa­lle­ci­do. Lla­ma­ba al timbre y traía una Bi­blia de co­lec­ción, ca­rí­si­ma, que su­pues­ta­men­te ha­bía so­li­ci­ta­do el fa­lle­ci­do se­ma­nas an­tes. Ape­na­dos y cons­ta­tan­do el fer­vor re­li­gio­so del ser que­ri­do des­apa­re­ci­do, sin du­dar, pa­ga­ban re­li­gio­sa­men­te (nun­ca me­jor di­cho) la Bi­blia que el muer­to nun­ca com­pró.

La ver­sión di­gi­tal del en­ga­ño me­dian­te sen­ti­mien­tos se di­ri­ge a co­ra­zo­nes ro­tos y no a fa­mi­lias des­tro­za­das. El amor. Co­rreos elec­tró­ni­co de mu­jer del es­te que bus­ca hom­bre del oes­te. Tras unas se­ma­nas de co­rres­pon­den­cia, se pro­du­ce el en­vío de di­ne­ro pa­ra el bi­lle­te de avión. Ya pue­de el es­ta­fa­do es­pe­rar en el ae­ro­puer­to, ya.

La lis­ta es enor­me: da­tos per­so­na­les pa­ra ro­bar tar­je­tas de cré­di­to, tra­ba­jos des­de ca­sa fal­sos, trá­fi­co de di­rec­cio­nes de co­rreo, et­cé­te­ra.

Lo in­tere­san­te es que los ti­mos evo­lu­cio­nan pe­ro se an­clan en las mis­mas pul­sio­nes: cho­llo, pe­na, amor o avan­zar di­ne­ro pa­ra ga­nar una su­ma enor­me que no exis­te.

La lis­ta es enor­me: da­tos per­so­na­les pa­ra ro­bar tar­je­tas de cré­di­to, tra­ba­jos des­de ca­sa fal­sos, trá­fi­co de di­rec­cio­nes de co­rreo...”

RO­SER VI­LA­LLON­GA

Los ti­mos di­gi­ta­les son una ver­sión mo­der­na de los que siem­pre se han he­cho

FER­NAN­DO TRÍAS DE BES ESCRITOR Y ECO­NO­MIS­TA. PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE ESA­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.