EE.UU. y UE: mo­de­los de ban­ca di­ver­gen­tes

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Los ban­cos eu­ro­peos per­die­ron ca­si el 50% de la cuo­ta de mer­ca­do que te­nían an­tes de la cri­sis y los ame­ri­ca­nos cre­cie­ron, di­ce el pro­fe­sor Tor­na­bell.

Los dos sis­te­mas ban­ca­rios fue­ron du­ran­te años como “her­ma­nos ge­me­los”. An­tes de la Gran Re­ce­sión si­guie­ron mo­de­los pa­re­ci­dos, pe­ro des­pués de la re­cu­pe­ra­ción de Es­ta­dos Uni­dos la ban­ca eu­ro­pea si­gue su pro­pio mo­de­lo. En La Con

tra de La Van­guar­dia del 5 de abril el pe­rio­dis­ta pre­gun­tó al pre­mio No­bel Ro­bert Lu­cas, “¿Por qué EE.UU. ha sa­li­do an­tes de la re­ce­sión que la UE?”. La res­pues­ta fue que ellos fue­ron cons­cien­tes de que no se pue­de sa­lir de una re­ce­sión con de­fla­ción. Y pa­ra evi­tar­la, pues es una­caí­da ge­ne­ra­li­za­da de­los pre­cios, Eu­ro­pa de­bía in­yec­tar más di­ne­ro al sis­te­ma. Y sos­tu­vo “(…) Y eso de­ben ha­cer­lo los ban­cos cen­tra­les cuan­do es ne­ce­sa­rio, y es ne­ce­sa­rio cuan­do la in­fla­ción es me­nor del 2%”.

Los re­sul­ta­dos de un ban­co de­pen­den del mar­gen en­tre los in­tere­ses co­bra­dos me­nos los pa­ga­dos y de las co­mi­sio­nes ne­tas por los ser­vi­cios pres­ta­dos. Pa­ra lu­char con­tra la de­fla­ción, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) per­si­gue que au­men­te la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y una de las pri­me­ras po­lí­ti­cas es que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ca­na­li­ce su­mas cre­cien­tes de li­qui­dez pa­ra que fa­mi­lias y em­pre­sas ten­gan más­re­cur­sos a un­cos­te más­ba­jo. Re­cu­rre a la com­pra de pa­que­tes de cré­di­tos con­ce­di­dos por los ban­cos y des­ti­na su­mas con­si­de­ra­bles pa­ra com­prar en el mer­ca­do se­cun­da­rio deu­da pú­bli­ca en eu­ros. Esas com­pras au­men­tan el pre­cio de los tí­tu­los y, por su re­la­ción in­ver­sa con los ren­di­mien­tos, bajan las ren­ta­bi­li­da­des. Lle­gó un mo­men­to en que el BCE tu­vo que dar un pa­so más y rea­li­zar ta­les vo­lú­me­nes de com­pras de bo­nos y obli­ga­cio­nes de­deu­da­pú­bli­ca que la deu­da so­be­ra­na de la zo­na eu­ro pa­só a te­ner ren­di­mien­tos ne­ga­ti­vos.

A su vez, el BCE de­ci­dió que los ban­cos que tu­vie­ran li­qui­dez ex­ce­den­te y la de­po­si­ta­ran en sus ar­cas de Frank­furt pa­ga­rían un 0,40%. Mu­chos ban­cos eu­ro­peos pre­fi­rie­ron ven­der sus ex­ce­den­tes en el mer­ca­do de Lon­dres ye­so pro­vo­có que el ti­po de re­fe­ren­cia de las hi­po­te­cas, el Eu­ri­bor a uno y tres me­ses, lle­ga­ra a ser ne­ga­ti­vo, lo que be­ne­fi­ció a los que te­nían prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios.

En el otro la­do del Atlán­ti­co to­do era dis­tin­to. Las com­pa­ñías ame­ri­ca­nas se fi­nan­cia­ron di­rec­ta­men­te en la bol­sa, mien­tras que las eu­ro­peas si­guie­ron de­pen­dien­do del cré­di­to ban­ca­rio, que fue más es­ca­so. Mien­tras los ban­cos eu­ro­peos per­die­ron ca­si la mi­tad de la cuo­ta de mer­ca­do que te­nían an­tes de la cri­sis, los ban­cos ame­ri­ca­nos su­pe­raron la del 2007, me­jo­ra­ron sus már­ge­nes de in­tere­ses y re­du­je­ron las pro­vi­sio­nes por mo­ro­si­dad, que en Eu­ro­pa ha si­do una pe­sa­da car­ga pa­ra las cuen­tas de re­sul­ta­dos. Las hi­po­te­cas ame­ri­ca­nas se ba­san en el ren­di­mien­to de la deu­da pú­bli­ca a diez años y tie­ne va­lo­res po­si­ti­vos, con lo cual pu­die­ron me­jo­rar su mar­gen de in­tere­ses. Tu­vie­ron me­nos ries­go en ba­lan­ce y su cos­te de ca­pi­tal fue más ba­jo que el de los ban­cos eu­ro­peos.

Pe­ro al­gu­nos gran­des ban­cos ame­ri­ca­nos ca­ye­ron en una tram­pa. Fi­nan­cia­ron los nue­vos ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo y gas ex­traí­dos me­dian­te pre­sión hi­dráu­li­ca. Pres­ta­ron en ex­ce­so a las pe­tro­le- ras pe­que­ñas, que fi­nan­cia­ron el 80% de sus ac­ti­vos me­dian­te deu­da. En el 2015, al caer los pre­cios del pe­tró­leo un 70%, no pu­die­ron ha­cer fren­te a la deu­da, lo que no ocu­rrió en Eu­ro­pa. En con­se­cuen­cia, Wall Street cam­bió de pau­ta y cuan­do los pre­cios del pe­tró­leo subían la bol­sa me­jo­ra­ba y re­cí­pro­ca­men­te. Eso con­ta­gió a to­das las bol­sas del mun­do, y mien­tras el ín­di­ce ge­ne­ral S&P 500 subía, el sub­ín­di­ce del sec­tor fi­nan­cie­ro per­día ca­si un 9%. El con­ta­gio de las bol­sas eu­ro­peas no ha ter­mi­na­do, y nues­tros ban­cos su­frie­ron pe­na­li­za­cio­nes en bol­sa, al­gu­nos tam­bién por te­ner ca­pi­ta­les in­su­fi­cien­tes se­gún las nor­mas de Ba­si­lea III.

Pa­ra con­cluir, la bol­sa no tie­ne me­mo­ria y só­lo cuen­ta to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble hoy. Pe­ro eso no quie­re de­cir que sea cie­ga y pase por al­to la gi­gan­tes­ca bur­bu­ja de bo­nos ba­su­ra en dó­la­res y la quie­bras de cien­tos de pe­que­ñas pe­tro­le­ras de EE.UU. que se des­lum­bra­ron por el sha­le oil. In­di­rec­ta­men­te, ex­pli­ca la for­ta­le­za del eu­ro, cuan­do pre­ci­sa­men­te los ti­pos ne­ga­ti­vos de­be­rían lle­var­lo a la baja. Si a eso aña­di­mos una de­man­da agre­ga­da mun­dial in­su­fi­cien­te, y la ines­ta­bi­li­dad crea­da por la eco­no­mía de Chi­na, no se de­be al azar que en lo que va de año (vier­nes 8) el ín­di­ce DAX ale­mán per­die­ra ca­si el 12%; Ibex 35 más del 10%. Se re­fuer­za el bu­cle que ha­bía­mos an­ti­ci­pa­do: si sube el pe­tró­leo los ban­cos tie­nen me­jo­res co­ti­za­cio­nes y es­tas arras­tran las de otros sec­to­res.

Se re­fuer­za el bu­cle: si sube el pe­tró­leo, los ban­cos tie­nen me­jo­res co­ti­za­cio­nes y es­tas arras­tran las de otros sec­to­res”

BLOOMBERG

Las pe­tro­le­ras pe­que­ñas ame­ri­ca­nas fi­nan­cia­ron el 80% del ac­ti­vo con deu­da

RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO DE LA UNI­VER­SI­TAT RAMON LLULL Y EX­DE­CANO DE ESA­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.