Del pá­ni­co a una si­tua­ción neu­tral

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - JOSÉ L. MARTÍNEZ CAM­PU­ZANO ES­TRA­TE­GA DE CI­TI EN ES­PA­ÑA

Lo pri­me­ro que apren­des al tra­ba­jar con los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es que­su­beny­ba­jan. Yno ne­ce­sa­ria­men­te en es­te or­den. ¿La cla­ve pa­ra los in­ver­so­res? Acer­tar más ve­ces en su di­rec­ción de las que te equi­vo­cas. Y no es fá­cil. Pe­ro es­to ya lo sa­ben us­te­des.

Por ejem­plo, ¿qué ha cam­bia­do en las úl­ti­mas se­ma­nas pa­ra que el S&P es­té en má­xi­mos? Se­gu­ro que tie­nen al­gu­nas res­pues­tas en la ca­be­za. Es­tas son las que se me ocu­rren a mí:

Chi­na ha de­ja­do de in­quie­tar: da­tos eco­nó­mi­cos me­jo­res y el pri­mer au­men­to de las re­ser­vas en mu­chos me­ses

El cru­do ha de­ja­do de caer: de he­cho, pe­se al ex­ce­so deo­fer­ta y a las du­das so­bre la de­man­dain­ten­ta su­bir su pre­cio

Los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les son ne­ga­ti­vos: pe­ro se ha­bía des­con­ta­do un dra­ma

Da­tos eco­nó­mi­cos am­bi­guos: la re­cu­pe­ra­ción mun­dial aun­que dé­bil si­gue ade­lan­te

Ban­cos cen­tra­les en­tre­ga­dos: la am­bi­güe­dad del dis­cur­so a fi­nal del año pa­sa­do ha da­do pa­so a una plena dis­po­si­ción a to­mar me­di­das ex­pan­si­vas su­bor­di­na­da sa­la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

En de­fi­ni­ti­va, del mie­do y has­ta pá­ni­co que su­fri­mos a prin­ci­pios de año pa­sa­mos aho­ra a una si­tua­ción neu­tral. ¿Y des­pués el op­ti­mis­mo? Pi­den de­ma­sia­do, por el mo­men­to. De he­cho, la in­cer­ti­dum­bre pe­se a to­do lo an­te­rior si­gue sien­do enor­me. En Eu­ro­pa, Gre­cia, Por­tu­gal y Reino Uni­do… van a aca­pa­rar sin du­da las por­ta­das de los pe­rió­di­cos en las pró­xi­mas se­ma­nas.

IN­CER­TI­DUM­BRE PO­LÍ­TI­CA

El con­tex­to po­lí­ti­co en Eu­ro­pa no ayu­da pa­ra que la tran­qui­li­dad sea com­ple­ta. Y como me­jor ejem­plo nues­tro país. Ve­re­mos qué de­ci­sión to­man las au­to­ri­da­des eu­ro­peas con res­pec­to al dé­fi­cit pú­bli­co. Y lue­go es­tán los pro­pios mer­ca­dos, que suben y bajan en fun­ción del po­si­cio­na­mien­to de los in­ver­so­res. Aho­ra es­tán cor­tos de ries­go. Su­bir y ba­jar. Y en es­te ca­so me te­mo que la di­rec­ción sí pue­de ser la ade­cua­da pa­ra su evo­lu­ción en los me­ses pre­vios al ini­cio del ve­rano.

Al fi­nal, como ven, no soy ni ne­ga­ti­vo ni po­si­ti­vo a cor­to pla­zo. Com­por­ta­mien­to la­te­ral es lo que es­pe­ro. Dehe­cho, la iner­cia al al­za de las bol­sas se pue­de man­te­ner a cor­to pla­zo. De for- ma mo­de­ra­da, na­tu­ral­men­te. Es­pe­ro que las di­vi­sas se mue­van en el ran­go re­cien­te (la mo­ne­daeu­ro­pea en­tre 1.11/1.148 dó­la­res). Y tam­bién con re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad en la deu­da so­be­ra­na y spread de cré­di­to. Aun­que­dees­toúl­ti­mo, los ti­pos de in­te­rés a medio y lar­go pla­zo, sa­ben mu­cho más los ban­cos cen­tra­les. Ellos son una par­te im­por­tan­te del mer­ca­do de ren­ta fi­ja en es­tos mo­men­tos. Es más, su ac­tua­ción si­gue con­di­cio­nan­do el com­por­ta­mien­to del res­to de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. Y que sea así por mu­cho tiem­po.

¿Y más allá del cor­to pla­zo? Ad­mi­to que me sur­gen in­clu­so más du­das que las an­te­rio­res al plan­tear­me es­ta cues­tión. Por de pron­to, te­mo que el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co mun­dial que te­ne­mos por de­lan­te sea peor al ac­tual. Yya­sa­ben có­mo de­fi­ne el FMI la si­tua­ción ac­tual: frá­gil y de­sigual. No, no es­toy pen­san­do en Chi­na, las eco­no­mías emer­gen­tes o en Eu­ro­pa. Real­men­te, me in­quie­ta la pro­pia eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que tras más de cin­co años de ex­pan­sión se en­fren­ta a una des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca y has­ta desea­ble. La fa­se ba­jis­ta del ci­clo sir­ve pa­ra re­du­cir los des­equi­li­brios crea­dos en la fa­se ex­pan­si­va. El ob­je­ti­vo en­ton­ces es que sea una des­ace­le­ra­ción mo­de­ra­da.

¿Qué al­ter­na­ti­vas te­ne­mos a la eco­no­mía de EE.UU. como fu­tu­ro mo­tor de cre­ci­mien­to mun­dial? Es­ta pre­gun­ta no tie­ne res­pues­ta en es­tos mo­men­tos. Por otro la­do, los ajus­tes eco­nó­mi­cos en Chi­na lle­va­rán tiem­po, las eco­no­mías emer­gen­tes se en­fren­tan a cam­bios en sus mo­de­los de cre­ci­mien­to y Eu­ro­pa… bien, Eu­ro­pa tie­ne sus pro­pios pro­ble­mas de cre­ci­mien­to po­ten­cial. Como tam­bién le ocu­rre a Ja­pón. Pe­ro, ya sa­ben que la si­tua­ción de Ja­pón es di­fe­ren­te a la eu­ro­pea. Oal me­nos es­ta es la sen­ten­cia se ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad en los úl­ti­mos años.

Ges­tio­nar el ries­go; así me res­pon­dían mu­chos in­ver­so­res a prin­ci­pios de año, obli­ga­dos a re­du­cir el ries­go en sus car­te­ras an­te una ines­ta­bi­li­dad del mer­ca­do que no po­dían ges­tio­nar. Aho­ra, des­con­fia­dos, si­guen sin re­cu­pe­rar po­si­cio­nes. Sin­ce­ra­men­te, lo ha­rán más tar­de o más tem­prano. Y es­to es lo que me in­quie­ta: que sea de­ma­sia­do tar­de. Aun­que com­par­to to­tal­men­te sus ar­gu­men­tos a prin­ci­pios de año, la si­tua­ción de apa­ren­te cal­ma no in­vi­ta a asu­mir un ries­go que qui­zás, pro­ba­ble­men­te, más ade­lan­te no se pue­da ges­tio­nar. De nue­vo.

No soy ni ne­ga­ti­vo ni po­si­ti­vo a cor­to pla­zo. Un com­por­ta­mien­to la­te­ral es lo que es­pe­ro en la bol­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.