Rin­co­nes os­cu­ros

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ha­ce al­gún tiem­po, el en­ton­ces eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) Oli­vier Blan­chard ex­pli­ca­ba có­mo la cri­sis ha­bía pues­to de re­lie­ve la pre­sen­cia de rin­co­nes os­cu­ros en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía y aler­ta­ba de que­no­só­lo nos ha­bía­mos si­tua­do de­ma­sia­do cer­ca de ellos sino ade­más de que su po­ten­cial ne­ga­ti­vo era bas­tan­te su­pe­rior al que ha­bía­mos ima­gi­na­do. Aun­que su for­mu­la­ción ha­cía re­fe­ren­cia bá­si­ca­men­te al po­ten­cial des­es­ta­bi­li­za­dor de al­gu­nas si­tua­cio­nes en el sis­te­ma mo­ne­ta­rio y fi­nan­cie­ro que po­dían aca­bar ge­ne­ran­do co­lap­sos di­fí­ci­les de re­mon­tar, su mo­ra­le­ja tie­ne apli­ca­cio­nes e im­pli­ca­cio­nes de mu­cho­ma­yor al­can­ce en ca­si to­dos los ám­bi­tos del fun­cio­na­mien­to de nues­tros sis­te­mas eco­nó­mi­cos y so­cio­po­lí­ti­cos.

La re­cien­te cons­ta­ta­ción de la mag­ni­tud de los me­ca­nis­mos de eva­sión con que bue­na par­te de las éli­tes po­lí­ti­cas y fi­nan­cie­ras apro­ve­chan los rin­co­nes os­cu­ros –de los que los pa­pe­les de Pa­na­má son úni­ca­men­te la pun­ta de un bas­tan­te ma­yor ice­berg– pa­ra elu­dir con­tri­buir a la pro­vi­sión de los bie­nes y ser­vi­cios pú­bli­cos que ne­ce­si­tan nues­tras so­cie­da­des es un cla­mo­ro­so ejem­plo. A lo lar­go de la His­to­ria las éli­tes siem­pre han con­si­de­ra­do que en­tre los pri­vi­le­gios aso­cia­dos a su pre­sun­ta ex­ce­len­cia fi­gu­ra­ba no te­ner que con­tri­buir a las ar­cas pú­bli­cas como el co­mún de los mor­ta­les, con exen­cio­nes que en ca­da país y cul­tu­ra se han ma­ni­fes­ta­do de una u otra for­ma. Cons­ta­tar aho­ra que los avan­ces en la de­mo­cra­ti­za­ción aso­cia­dos a lo que Or­te­ga y Gas­set de­no­mi­nó la re­be­lión de las ma­sas no só­lo no ha­bían di­si­pa­do esos la­ce­ran­tes pri­vi­le­gios sino que los ha­bían con­ver­ti­do en una ren­ta­ble in­dus­tria a es­ca­la glo­bal, es un ní­ti­do ejem­plo de las pro­fun­das li­mi­ta­cio­nes en la go­ber­nan­za de la post­mo­der­ni­dad glo­bal.

Es­tos rin­co­nes os­cu­ros de tan­ta ac­tua­li­dad me­diá­ti­ca co­nec­tan con otros con que nos he­mos ido acos­tum­bran­do a con­vi­vir en los úl­ti­mos tiem­pos, como un gra­do de de­sigual­da­des en mu­chas so­cie­da­des que­nos­re­tro­trae a si­tua­cio­nes de ha­ce mu­chas dé­ca­das, o las di­fi­cul­ta­des pa­ra re­to­mar una nor­ma­li­za­ción en bas­tan­tes par­tes del sis­te­ma fi­nan­cie­ro –pe­se a las ma­si­vas in­yec­cio­nes de re­cur­sos pú­bli­cos cu­yo des­tino a ve­ces es di­fí­cil de ras­trear en los agu­je­ros ne­gros de al­gu­nos ba­lan­ces– que las­tra la ca­pa­ci­dad de es­te pa­ra re­to­mar su teó­ri­ca fun­ción de cap­tar ade­cua­da­men­te el aho­rro y ca­na­li­zar­lo de for­ma efi­cien­te ha­cia la in­ver­sión pro­duc­ti­va.

Los rin­co­nes os­cu­ros, como los agu­je­ros ne­gros, pa­re­cen com­par­tir la pro­pie­dad fí­si­ca de lo di­fí­cil que es sa­lir de ellos. So­bre to- do, de­be­ría aña­dir­se, si bue­na par­te de sus be­ne­fi­cia­rios son los res­pon­sa­bles de los pro­ble­mas que nos con­du­je­ron a la cri­sis y que, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­dió en otras épo­cas como la Gran De- pre­sión, en lu­gar de acep­tar re­for­mas de cier­to ca­la­do, han con­se­gui­do ges­tio­nar la cri­sis a su ima­gen y se­me­jan­za y si­guen pon­ti­fi­can­do acer­ca de có­mo sa­lir de ella. Como de­cían en Ro­ma: ¿has­ta cuán­do abu­sa­rán de nues­tra pa­cien­cia? ¿Has­ta cuán­do acep­ta­re­mos que sea inexo­ra­ble que el Olim­po de la so­cie­dad glo­bal sean pre­ci­sa­men­te los más os­cu­ros de sus rin­co­nes?

Las éli­tes siem­pre han con­si­de­ra­do que en­tre sus pri­vi­le­gios fi­gu­ra no te­ner que con­tri­buir a las ar­cas pú­bli­cas como el co­mún de los mor­ta­les”

DA­NIEL AC­KER/BLOOMBERG

Oli­vier Blan­chard, ex eco­no­mis­ta je­fe del FMI ha­bló por pri­me­ra vez de los rin­co­nes os­cu­ros

JUAN TU­GO­RES QUES CA­TE­DRÁ­TI­CO DE ECO­NO­MÍA DE LA UNI­VER­SI­TAT DE BAR­CE­LO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.