La ban­ca de An­do­rra, al día

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Ha­ce unos años, tu­ve opor­tu­ni­dad de co­no­cer las cuen­tas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras an­do­rra­nas. Una de las co­sas que más me lla­mó la aten­ción fue la di­fe­ren­cia en­tre los de­pó­si­tos de­clien­tes –al cie­rre del 2015, unos 11.200 mi­llo­nes deeu­ros– ysuin­ver­sión cre­di­ti­cia –al­go más­de6.400mi­llo­nes–. Pa­ra quie­nes es­tá­ba­mos acos­tum­bra­do­saa­na­li­zar­lo­sa­le­gres ba­lan­ces de mu­chas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­pa­ño­las, com­pro­bar los pa­cí­fi­cos y pru­den­tes es­ta­dos con­ta­bles de la ban­ca an­do­rra­na era como in­tro­du­cir­se en un re­man­so de paz fi­nan­cie­ra. Los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos de la ban­ca an­do­rra­na su­man en el 2015 más de 168 mi­llo­nes, su ra­tio de sol­ven­cia ron­da un ex­ce­len­te 22% y el ra­tio de li­qui­dez su­pera el 71%. De he­cho, en­tre el 2013 y el 2015, los re­cur­sos ges­tio­na­dos de los ban­cos del Prin­ci­pa­do han cre­ci­do en 11.000 mi­llo­nes, has­ta ca­si 45.000.

Me­ses atrás, An­do­rra vi­vió un du­ro tran­ce con una de sus en­ti­da­des­fi­nan­cie­ras, Ban­caP­ri­va­da d’An­do­rra (BPA), al ser mar­ca­da por el Fin­cem, el Te­so­ro de los Es­ta­dos, como ban­co que blan­quea­ba di­ne­ro. Ese gol­pe se­co fue en­ca­ja­do por el Go­bierno de An­do­rra reac­cio­nan­do y, al mar­gen de po­ner en or­den la si­tua­ción de la en­ti­dad, di­bu­jan­do el ca­mino que te­nía que em­pren­der­se con el ob­je­ti­vo de mos­trar, en pri­mer lu­gar, las for­ta­le­zas de An­do­rra como país lim­pio de cual­quier sos­pe­cha y, en se­gun­do lu­gar, ofre­cien­do una ima­gen de­pu­ra­da de su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Hoy, An­do­rra ha con­se­gui­do des­pren­der­se de su sam­be­ni­to de pa­raí­so fis­cal.

Pa­ra mu­chos ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les, An­do­rra for­ma par­te de nues­tras vi­das: es­quí, com­pras, es­ca­pa­das... Jun­to a esa idí­li­ca ima­gen de An­do­rra, con los años se fue for­jan­do to­da una le­yen­da de pa­raí­so fis­cal y pla­za fi­nan­cie­ra por ex­ce­len­cia don­de la ban­ca fue con­vir­tién­do­se en un pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal. Eso es ya pa­sa­do. An­do­rra ha evo­lu­cio­na­do y lo ha he­cho sa­bién­do­se abrir al mun­do, po­nien­do enor­den­sus es­truc­tu­ras le­ga­les, renunciando a cli­chés que en el nue­vo con­tex­to eu­ro­peo no la be­ne­fi­cia­ban y po­nien­do las ba­ses pa­ra cons­truir unEs­ta­doeu­ro­peo­que­pa­so a pa­so se va­ya ad­hi­rien­do a la UE.

Uno de los gran­des pa­sos de An­do­rra fue que en el 2009 de­ja- ra de ser ca­ta­lo­ga­da como pa­raí­so fis­cal, gra­cias ala­ley­dein­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fis­cal, mo­di­fi­ca­da en el 2014, fir­man­do acuer­dos con 23 paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña, Fran­cia y Por­tu­gal. No só­lo eso, sino que a lo lar­go de los úl­ti­mos años An­do­rra se ha ido do­tan­do de un sis­te­ma mer­can­til y fis­cal equi­pa­ra­ble al de la UE. Los avan­ces he­chos en ma­te­ria del re­gis­tro de so­cie­da­des mer­can­ti­les y de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, la pro­mul­ga­ción del Plan Ge­ne­ral de Contabilidad, la in­clu­sión de An­do­rra por par­te de la OCDE en las jurisdicciones que han im­ple­men­ta­do sus­tan­cial­men­te los es­tán­da­res fis­ca­les in­ter­na­cio­na­les, la pu­bli­ca­ción de un de­cre­to le­gis­la­ti­vo del tex­to re­fun­di­do del Có­di­go Pe­nal, la pues­ta en mar­cha de la pre­ven­ción de blan­queo y fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo, las mo­di­fi­ca­cio­nes en la contabilidad em­pre­sa­rial…; to­dos esos avan­ces con­fir­man el gi­ro da­do por An­do­rra en pos de una ab­so­lu­ta trans­pa­ren­cia.

Es­te úl­ti­mo es el ele­men­to cla­ve del desa­rro­llo pre­sen­te y fu­tu­ro de An­do­rra. Con­cluir de ma­ne­ra im­pe­ca­ble la re­so­lu­ción de­la­pie­draen el ca­mino que su­pu­so el ca­so BPA cons­ti­tu­ye una exi­gen­cia cru­cial pa­ra en­de­re­zar con cohe­ren­cia la an­da­du­ra de un sec­tor que se an­to­ja como la co­lum­na ver­te­bral de la eco­no­mía an­do­rra­na, como es su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. La trans­pa­ren­cia del mis­mo, que con­lle­va a que des­de el pró­xi­mo 1 de enero del 2017 sea igual dis­po­ner de una cuen­ta en una en­ti­dad ban­ca­ria an­do­rra­na que en una ofi­ci­na de la Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na a efec­tos de in­for­ma­ción tri­bu­ta­ria, re­pre­sen­ta una me­jo­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra la in­dus­tria fi­nan­cie­ra an­do­rra­na.

Dos son los com­pro­mi­sos que asu­me la ban­ca an­do­rra­na y el pro­pio Go­bierno. El pri­me­ro, ga­ran­ti­zar la sol­ven­cia, so­li­dez y cla­ri­dad de to­das sus en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. El se­gun­do, sa­ber con­ver­tir­se en una pla­za que reúna to­das las vir­tu­des del buen fun­cio­na­mien­to de la ban­ca lu­xem­bur­gue­sa y sui­za vin­cu­la­da a la trans­pa­ren­te es­tra­te­gia de com­pa­ñías mer­can­ti­les, ab­so­lu­ta­men­te lim­pias y sin som­bras de re­ce­los, sa­bien­do atraer a so­cie­da­des y cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que en­cuen­tren en An­do­rra un po­lo de desa­rro­llo gra­cias al que cons­truir una eco­no­mía po­ten­te en el con­tex­to de la era di­gi­tal.

El sis­te­ma fi­nan­cie­ro an­do­rrano cuen­ta con bue­nos mim­bres pa­ra con­so­li­dar­se y pro­yec­tar­se. Aho­ra, co­rres­pon­de al Go­bierno de An­do­rra sa­ber ofre­cer y tras­la­dar una ima­gen del país que sin de­jar de la­do su ge­nuino to­que de ci­mas ne­va­da, pa­raí­so del es­quí y gran cen­tro co­mer­cial, va­ya más allá y ex­pli­que las fir­me­zas, la se­gu­ri­dad, la sol­ven­cia y, en­su­ma, la ener­gía de­la nue­va An­do­rra del si­glo XXI.

Uno de los gran­des pa­sos fue cuan­do An­do­rra de­jó de ser ca­ta­lo­ga­da como pa­raí­so fis­cal, gra­cias a la ley de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fis­cal”

MANÉ ES­PI­NO­SA / AR­CHI­VO

Ban­ca Pri­va­da d’An­do­rra fue acu­sa­da de blan­quear di­ne­ro

JOSÉ MARÍA GAY DE LIÉ­BA­NA PRO­FE­SOR DE LA UNI­VER­SI­TAT DE BAR­CE­LO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.