Re­fle­xión tras una vi­si­ta re­lám­pa­go a Ca­ra­cas

La cri­sis ali­men­ta­ria que su­fre Ve­ne­zue­la, con sis­te­ma de ra­cio­na­mien­to in­clui­do, puede aca­bar con el cha­vis­mo tras 17 años en el po­der

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - ANDY RO­BIN­SON CA­RA­CAS

La cri­sis ali­men­ta­ria que su­fre Ve­ne­zue­la, con sis­te­ma de ra­cio­na­mien­to in­clui­do, puede aca­bar con el cha­vis­mo tras 17 años en el po­der.

Al­go que­da cla­ro tras una vi­si­ta re­lám­pa­go de 24 ho­ras a Ca­ra­cas. Quie­nes más su­fren del des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos que ha pro­vo­ca­do al­gún que otro sa­queo en Ve­ne­zue­la no son los re­si­den­tes del ba­rrio opu­len­to de Cha­cao.

Lo­pri­me­ro que lla­ma la aten­ción al lle­gar al aeropuerto de Ca­ra­cas es que na­die acu­de a la ofi­ci­na de cam­bio es­ta­tal. El cam­bio ofi­cial de 10 bo­lí­va­res por dó­lar no in­tere­sa. A la ma­ña­na si­guien­te, un taxista del ho­tel Pes­ta­na de­mues­tra por qué. Con­du­ce al apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo, se ba­ja del co­che con se­sen­ta dó­la­res y al ca­bo de 15 mi­nu­tos re­gre­sa con una bol­sa de plás­ti­co lle­na 46.800 bo­lí­va­res en bi­lle­tes de cien. Eso fue pri­me­ros de ma­yo. Des­de en­ton­ces el cam­bio ha ba­ja­do a 1.000 por dó­lar en una eco­no­mía cu­ya ta­sa de in­fla­ción se­rá del 800% es­te año, se­gún las pre­vi­sio­nes muy apro­xi­ma­das del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI). Es una “es­pi­ral de de­pre­cia­ción ein­fla­ción”, ad­vier­te Mark Weis­brot, del cen­tro de aná­li­sis eco­nó­mi­co CEPR en Was­hing­ton.

Es­te re­ga­lo a los po­cos tu­ris­tas ex­tran­je­ros en el ho­tel Pes­ta­na más que com­pen­sa el cor­te de luz diario en el ho­tel des­de las nue­ve de la ma­ña­na has­ta las seis de la tar­de, una me­di­da de aho­rro que só­lo se apli­ca a los ho­te­les de cua­tro ycin­co es­tre­llas. El res­to deCa­ra­cas no su­fre cor­tes, aun­que las pro­vin­cias sí, en una cri­sis ener­gé­ti­ca pro­vo­ca­da por una lar­ga sequía y la sor­pren­den­te de­pen­den­cia de Ve­ne­zue­la de la ener­gía hi­droe­léc­tri­ca. “Mi ma­dre vi­ve en Cau­ca­gua (un pue­blo a unos 80 ki­lo­me­tros al su­r­es­te de Ca­ra­cas) y du­ran­te gran par­te del día no tie­ne ni luz, ni agua”, dice un tra­ba­ja­dor del ho­tel.

Bas­tan cin­co bi­lle­tes de 20 pa­ra desa­yu­nar en la pa­na­de­ría por­tu­gue­sa al la­do de la pla­za de Francia en Cha­cao. “Es­ta es una eco­no­mía do­la­ri­za­da; só­lo te­ne­mos una quin­ta par­te del pan que ne­ce­si­ta­mos”, ex­pli­ca Clau­dio, el en­car­ga­do. Se­rá ver­dad pe­ro la pa­na­de­ría es­ta­ba lle­na de­di­fe­ren­tes cla­ses de pan, ba­rras gran­des (a 900 bo­lí­va­res), pa­ne­ci­tos, pas­te­les, pal­me­ras, crua­sa­nes...

Unos 14.000 bo­lí­va­res bas­ta­ban pa­ra un cal­do y un pla­to de par­go a la plan­cha en la se­lec­ta ma­ris­que­ría Al­ta­mar. “No hay cer­ve­za Po­lar”, se dis­cul­pó el ca­ma­re­ro en re­fe­ren­cia a la po­de­ro­sa fa­bri­can­te de ali­men­tos y be­bi­das que aca­ba­ba­de­sus­pen­der­su­pro­duc­ción­su­pues­ta­men­te por­que le fal­ta­ban dó­la­res pa­ra com­prar ma­te­rias pri­mas (pa­ra el gobierno y los sin­di­ca­tos de Po­lar, es par­te de una ope­ra­ción coor­di­na­da pa­ra sa­bo­tear la eco­no­mía y de­rro­car a Ma­du­ro). De to­dos mo­dos, en la Ma­ris­que­ría Al­ta­mar, los co­men­sa­les –blan­cos y ves­ti­dos al es­ti­lo do­min­gue­ro– pe­dían­vi­no­pa­ra­lu­bri­car las abun­dan­tes ra­cio­nes de ma­ris­co, pes­ca­do y pae­lla.

El pri­mer in­di­cio de la cri­sis ali­men­ta­ria que, si no se re­suel­ve pron­to, puede aca­bar con el cha- vis­mo tras 17 años en el po­der y 13 con­sul­tas po­pu­la­res ga­na­das, se veía col­ga­do en el es­ca­pa­ra­te del hi­per­mer­ca­do Ex­cel­sior Ga­ma Plus. Dos anun­cios des­glo­sa­ban los res­pec­ti­vos días de la se­ma­na asig­na­dos, se­gún el nu­me­ro del DNI, pa­ra com­prar pro­duc­tos bá­si­cos –des­de acei­te y arroz a toa­llas sa­ni­ta­rias– cu­yo pre­cio es­tá con­tro­la­do por el Es­ta­do.

Como to­dos los sis­te­mas de ra­cio­na­mien­to, el abu­rri­mien­to de­la co­la sus­ti­tu­ye la in­jus­ti­cia del mer­ca­do. Pe­ro en Ve­ne­zue­la, se cue­la un enemi­go in­si­dio­so. El ba­cha

que­ro o es­tra­per­lis­ta. Ocu­pan los 10, 20 o 30 pri­me­ros pues­tos de la co­la pa­ra aca­pa­rar los ali­men­tos bá­si­cos y ven­der­los en el mer­ca­do ne­gro don­de los ciu­da­da­nos con ac­ce­so a dó­la­res pa­gan más de 1.000 bo­lí­va­res po­run­ki­lo deha­ri­na. “A mi y a mi mu­jer nos to­ca com­prar los jue­ves y no sue­le ha­ber el pro­duc­to que bus­ca­mos; así que com­pra­mos lo que ha­ya y lue­go lo cam­bia­mos”, ex­pli­có Ra­mi­ro, que pa­sa­ba de­lan­te del su­per­mer­ca­do.

Por to­do eso, has­ta los econo- mis­tas muy ale­ja­dos la “agen­da neo­li­be­ral” (así la lla­ma el FMI en un nue­vo in­for­me), pro­po­nen me­di­das de li­be­ra­li­za­ción. “Ha­ce fal­ta eli­mi­nar los con­tro­les de pre­cios y de­jar flo­tar el bolívar pa­ra fre­nar el con­tra­ban­do”, dice Weis­brot. Pa­ra pro­te­ger a los más po­bres de las subidas de pre­cios de los bie­nes esen­cia­les, “se de­be­ría crear un sis­te­ma de bo­nos como los food stamps en EE.UU.”, acon­se­ja.

El Gobierno po­dría dar un pa­so aun má­sa­tre­vi­do, di­jo Da­vid Pa­ra­vi­si­ni, eco­no­mis­ta es­pe­cia­li­za­do enel sec­tor pe­tro­le­ro de­la Uni­ver­si­dad Bo­li­va­ria­na. De­jar de sub­si­diar la ga­so­li­na y otros com­bus­ti­bles y uti­li­zar el au­men­to de in­gre­sos al Es­ta­do pa­ra “aumentar ra­di­cal­men­te los fon­dos de­di­ca­dos a las mi­sio­nes so­cia­les en los ba­rrios po­bres”, di­jo en una en­tre­vis­ta en es­ta uni­ver­si­dad po­pu­lar em­pa­pe­la­da de re­tra­tos de Hu­go Chávez. Afin­de­cuen­tas, los sub­si­dios que per­mi­ten que un venezolano lle­ne su de­pó­si­to por me­nos de un dó­lar, be­ne­fi­cian tanto a los co­men­sa­les de la ma­ris­que­ría Al­ta­mar en Cha­cao como a los mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res po­bres, prin­ci­pa­les víc­ti­mas de los ba­cha­que­ros.

Pa­ra­vi­si­ni ins­ta al gobierno tam­bién a to­mar­me­di­das­pa­ra­que PDVSA, la enor­me pe­tro­le­ra es­ta­tal, cum­pla con su de­ber de pa­gar el 33% de sus in­gre­sos por la ven­ta del pe­tró­leo al Es­ta­do. “El Es­ta­do no in­gre­sa lo que de­be­ría”, ase­gu­ra. Es un asun­to ur­gen­te. El pre­cio del ba­rril ya ro­za los 50 dó­la­res, tras ha­ber caí­do has­ta 30, una po­si­ble ta­bla de sal­va­ción pa­ra el mal­tre­cho pre­si­den­te, Ni­co­lás Ma­du­ro.

AR­CHI­VO

Se­de del Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar de Pe­tró­leo y Mi­ne­ría de Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.