La Eu­ro­pa ri­ca se plan­tea un suel­do pa­ra to­dos sus ciu­da­da­nos

Los de­fen­so­res de una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal creen que es la res­pues­ta a la de­sigual­dad y las du­das sobre el fu­tu­ro del tra­ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ALI­CIA RO­DRÍ­GUEZ DE PAZ

¿Qué le pa­re­ce­ría re­ci­bir una can­ti­dad fi­ja al mes de las ar­cas pú­bli­cas con la que ha­cer fren­te a los gas­tos de vi­vien­da, su­mi­nis­tros, ali­men­ta­ción? En su­ma, un sa­la­rio por ser ciu­da­dano, que noes­té su­je­to a con­di­ción al­gu­na como el ni­vel de ren­ta o no te­ner tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. Lo que a pri­me­ra vis­ta puede re­sul­tar un mo­de­lo utó­pi­co de pen­sa­do­res de ha­ce dé­ca­das e in­clu­so si­glos, se ha aca­ba­do con­vir­tien­do en el plan­tea­mien­to de un de­ba­te que lla­ma a las puer­tas de dis­tin­tos go­bier­nos de Eu­ro­pa –eso sí, la Eu­ro­pa más ri­ca–, preo­cu­pa­da por lu­char con­tra las de­sigual­da­des y ha­cer fren­te a una re­vo­lu­ción di­gi­tal en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo de con­se­cuen­cias des­co­no­ci­das pa­ra el em­pleo. Y que se di­lu­ci­da hoy mis­mo en las ur­nas si­tua­das en to­dos los rin­co­nes de Sui­za.

Los sui­zos tie­nen que pro­nun­ciar­se en referéndum sobre la im­plan­ta­ción de una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal pa­ra to­dos sus ciu­da­da­nos. La pro­pues­ta, pre­sen­ta­da por ini­cia­ti­va po­pu­lar, plan­tea un sa­la­rio de 2.500 fran­cos sui­zos al mes (unos 2.260 eu­ros) pa­ra los adul­tos y un com­ple­men­to pa­ra los me­no­res de edad. En­prin­ci­pio, se­gún las en­cues­tas, la nue­va ren­ta no sal­drá ade­lan­te al con­tar ape­nas con el apo­yo de un30% de­los vo­tan­tes, pe­ro­po­neel­fo­co sobre una suer­te de ver­sión 4.0 de una idea de ren­ta de ciu­da­da­nía que ya plan­teó Thomas Pai­ne en el si­glo XVIII y re­to­ma­ron el si­glo pa­sa­do eco­no­mis­tas como Mil­ton Fried­man.

Ray­mond To­rres, nue­vo director de p re­vi­sión y co­yun­tu­ra de Func as y re­si­den­te du­ran­te años en Gi­ne­bra como al­to res­pon­sa­ble de la Or­ga­ni­za­ción Internacional del Tra­ba­jo (OIT), re­mar­ca el pa­pel de Sui­za en su afán de “pro­yec­tar de ba­tes de fu­tu­ro ”. Ade­más de Sui­za, otros te­rri­to­rios del nor­te de Eu­ro­pa como Fin­lan­dia o un pu­ña­do de mu­ni­ci­pios ho­lan­de­ses tam­bién re­fle­xio­nan sobre có­mo adap­tar­la co­ber­tu­ra so­cial a los ver­ti­gi­no­sos cam­bios pro­duc­ti­vos a los que se en­fren­ta el mun­do. Los ac­tua­les de­fen­so­res de la ren­ta uni­ver­sal la plan­tean como una res­pues­ta a la es­ca­sez de em­pleo que puede pro­vo­car el pro­ce­so de di­gi­ta­li­za­ción y au­to­ma­ti­za­ción de la eco­no­mía. “Por pri­me­ra vez, los in­cre­men­tos de pro­duc­ción y del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no re­vier­ten con cla­ri­dad en ge­ne­ra­ción de em­pleo; los ne­go­cios dis­rup­ti­vos aca­ban be­ne­fi­cian­do bá­si­ca­men­te a sus im­pul­so­res y a los in­ver­so­res”, re­su­me Xa­vier Fe­rràs, de­cano de la fa­cul­tad de Em­pre­sa y Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­tat de Vic. Es­ta mis­ma se­ma­na, la OCDE ad­ver­tía de que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co dé­bil con el que se ha sa­li­do de la cri­sis es­tá muy con­di­cio­na­do por el au­men­to de la de­sigual­dad en el re­par­to de la ri­que­za y la ra­len­ti­za­ción de la pro­duc­ti­vi­dad. Su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ángel Gu­rría, aler­tó de que es­tos dos ele­men­tos“con­du­cen aun círcu­lo vi­cio­so” don­de no hay ga­ran­tía de­que las in­no­va­cio­nes re­dun­den en ma­yor pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral y, a la vez, ame­na­za con ge­ne­rar más de­sigual­dad.

La ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal se pre­sen­ta así como una for­ma pa­ra ga­ran­ti­zar un ni­vel de vi­da “de­cen­te” pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos en las so­cie­da­des más avan­za­das, tra­tan­do de des­li­gar­lo del tra­ba­jo aho­ra ame­na­za­do: hay du­das sobre la exis­ten­cia en el fu­tu­ro de su­fi­cien­te tra­ba­jo pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción y se plan­tean som­bras sobre la cre­cien­te frac­tu­ra de la de­sigual­dad. La fi­gu­ra del tra­ba­ja­dor se di­lu­ye y cre­ce el mie­do a un cre­ci­mien­to anémi­co. La fra­gi­li­dad de los ocu­pa­dos( con ca­da vez más au­tó­no­mos y tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, co­nu­nae­ro­sión de­la re­la­ción en­tre em­pre­sa­rios y asa­la­ria­dos) se tra­du­ce en un re­par­to más de­sigual de las ren­tas.

En to­do caso, no exis­te un con­sen­so sobre el im­pac­to ne­to de la eco­no­mía di­gi­tal y la au­to­ma­ti­za­ción, en tér­mi­nos de pues­tos de tra­ba­jo. El director de pre­vi­sión y co­yun­tu­ra de Fun­cas opi­na que la des­truc­ción de pues­tos de em­pleo ven­drá acom­pa­ña­do por la crea­ción de em­pleo en otros sec­to­res. La in­cer­ti­dum­bre se cen­tra pues en has­ta qué pun­to se com­pen­sa­rá la des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo.

Es­te suel­do de ciu­da­da­nía se con­ci­be por sus im­pul­so­res tam­bién como una fór­mu­la pa­ra dar una vuel­ta al ac­tual es­ta­do del bie­nes­tar, pa­ra ac­tua­li­zar la co­ber­tu­ra so­cial. En bue­na par­te bus­ca sim­pli­fi­car los be­ne­fi­cios so­cia­les que re­ci­ben en ma­yor o me­nor me­di­da los ciu­da­da­nos , por lo que la im­plan­ta­ción de una ren­ta uni­ver­sal im­pli­ca la eli­mi­na­ción de otras ayu­das. “El es­ta­do del bie­nes­tar tie­ne que adap­tar­se a los cam­bios es­truc­tu­ra­les que se dan en la eco­no­mía y la sociedad, pe­ro de­be ha­cer­lo de ma­ne­ra via­ble y sos­te­ni­ble, y sin in­tro­du­cir dis­tor­sio­nes que cues­ten más de lo que re­por­ta”, ma­ti­za Jo­sé An­to­nio Her­ce, director aso­cia­do de Afi y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se.

Fe­rràs, por su par­te, pi­de huir de la idea de“co­brar porno ha­cer na­da ”. Los pro­mo­to­res de es­ta ini­cia­ti­va con­si­de­ran que es una opor­tu­ni­dad úni­ca de de­jar atrás las in­ter­mi­na­bles jor­na­das de tra­ba­jo y en ge­ne­ral re­plan­tear el tiem­po de de­di­ca­ción al em­pleo en be­ne­fi­cio de la for­ma­ción, las re­la­cio­nes per­so­na­les, el vo­lun­ta­ria­do o sim­ple­men­te el ocio. La ren­ta bá­si­ca plan­tea in­cóg­ni­tas, por otra par­te, sobre con­se­cuen­cias in­de­sea­das como des­in­cen­ti­var la per­ma­nen­cia en el mer­ca­do de tra­ba­jo o las ex­pec­ta­ti­vas de as­cen­so so­cial de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Por eso, no es de ex­tra­ñar que el plan­tea­mien­to de la ma­yo­ría de ini­cia­ti­vas de es­te ti­po con­ten­ga prue­bas pi­lo­to don­de eva­luar el im­pac­to del gi­ro co­per­ni­cano que su­po­ne crear una ren­ta sin con­di­cio­nes (ver re­cua­dro). Tam­bién hay crí­ti­cas por el es­pe­ra­do in­cre­men­to de la pre­sión fiscal pa­ra po­der ha­cer fren­te a la apli­ca­ción de la ren­ta, que po­dría lle­var a una des­lo­ca­li­za­ción de empresas o al in­cre­men­to del frau­de fiscal y de la eco­no­mía su­mer­gi­da.

Sin em­bar­go, los ex­per­tos con­sul­ta­dos po­nen el acento en la via­bi­li­dad de la fi­nan­cia­ción de una me­di­da que Xa­vier Fe­rràs, ex­per­to en in­no­va­ción y de­fen­sor de la ne­ce­si­dad de apli­car­la a me­dio pla­zo, con­si­de­ra hi­ja de un

“cam­bio de pa­ra­dig­ma”. Her­ce, por ejem­plo, se­ña­la que apli­car una ren­ta de 800 eu­ros al mes en Fin­lan­dia puede cos­tar, a pe­sar de su­po­ner la eli­mi­na­ción de otras ayu­das so­cia­les, unos 47.000 mi­llo­nes de eu­ros al año, el 17% desuPIB. Cuan­do en las elecciones eu­ro­peas del 2014, Po­de­mos de­fen­dió una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal, Abraham Za­cu­to en Na­da es gra­tis cal­cu­ló que, de im­plan­tar­se, el gas­to pú­bli­co de España se dis­pa­ra­ría del 44% a na­da me- nos que el 65%, des­pués de des­con­tar un aho­rro de ca­si diez pun­tos del PIB en pro­tec­ción so­cial. En­cam­bio, la pla­ta­for­ma Red Ren­ta Bá­si­ca pu­bli­có un es­tu­dio, en­ca­be­za­do por su pre­si­den­te, el eco­no­mis­ta Da­niel Ra­ven­tós, don­de de­fen­dían que una ayu­da uni­ver­sal de unos 625 eu­ros al mes se po­dría fi­nan­ciar au­men­tan­do la car­ga im­po­si­ti­va del 10% de los más ri­cos.

To­rres pre­fie­re re­vi­sar el sis­te­ma pa­ra que la pro­tec­ción so­cial no de­pen­da tanto del asa­la­ria­do y más, por ejem­plo, de la im­po­si­ción fiscal. En­sin­to­nía con Her­ce, es “par­ti­da­rio de una ren­ta mí­ni­ma no uni­ver­sal sino con­di­cio­na­do a los in­gre­sos y vin­cu­la­do a al­gu­nos requisitos como man­te­ner la es­co­la­ri­za­ción de los hi­jos; es una he­rra­mien­ta pa­ra re­du­cir la po­bre­za que es­tá cre­cien­do en paí­ses co­moEs­pa­ña. Yso­bre to­do, es per­fec­ta­men­te fi­nan­cia­ble”.

La di­gi­ta­li­za­ción y au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas –no só­lo in­dus­tria­les– siem­bra du­das sobre la po­si­bi­li­dad de que los pues­tos de tra­ba­jo des­trui­dos se vean com­pen­sa­dos por nue­vas ocu­pa­cio­nes. Si se re­du­ce el em­pleo, ¿có­mo man­te­ner el ni­vel de vi­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.