La ci­ber­de­lin­cuen­cia ame­na­za ca­da vez más a las empresas

La ade­cua­da pro­tec­ción fren­te a los ries­gos cre­cien­tes de su­frir ata­ques in­for­má­ti­cos de­be con­tem­plar­se como una es­tra­te­gia pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y la pro­pia su­per­vi­ven­cia em­pre­sa­rial

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

La ci­ber­de­lin­cuen­cia ame­na­za ca­da vez más a las empresas y noe­xis­te to­da­vía la con­cien­cia­ción ne­ce­sa­ria sobre la gra­ve­dad de es­te pro­ble­ma. La fi­gu­ra del hac­ker ha de­ri­va­do en au­tén­ti­cas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que ac­túan de for­ma pla­ni­fi­ca­da, con ata­ques es­pe­cí­fi­cos, pa­ra sa­car be­ne­fi­cio del es­pio­na­je, la ex­tor­sión y el chan­ta­je. Por to­do ello, la ade­cua­da pro­tec­ción fren­te a los ries­gos que su­po­nen los ata­ques in­for­má­ti­cos de­be con­tem­plar­se como una es­tra­te­gia fun­da­men­tal pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad y, sobre to­do, pa­ra la pro­pia su­per­vi­ven­cia de las empresas. Es­tas son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes de los En­cuen­tros en La Van­guar­dia sobre ci­ber­se- gu­ri­dad ce­le­bra­dos es­ta se­ma­na.

Los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia han si­do An­dreu Bravo, res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad de la información y ci­ber­se­gu­ri­dad de Gas Na­tu­ral Fe­no­sa; Xa­vier Fe­rré, so­cio de Ad­vi­sory de EY; Xa­vier Ga­tius, director ge­ne­ral de Ce­si­cat; Eduardo Di Mon­te, director de ci­ber­se­gu­ri­dad y con­ti­nui­dad de ne­go­cio de Ag­bar; Ángel Pé­rez, ge­ren­te de or­ga­ni­za­ción y se­gu­ri­dad de la información de Aber­tis Au­to­pis­tas; Ramón Se­rres, head of in­for­ma­tion se­cu­rity, risk ma­na­ge­ment and qua­lity de Al­mi­rall, y Jor­di Tra­pe­ro, res­pon­sa­ble del área de Se­gu­ri­dad IT­deSeat, jun­ta­men­te con Eva Abans, so­cia res­pon­sa­ble de EY en Ca­ta­lun­ya, y Al­bert Gi­meno, ad­jun­to a di­rec­ción ge­ne­ral de Pu­bli­press­me­dia-Gru­po Go­dó, que ac­tua­ron de an­fi­trio­nes.

Du­ran­te la se­sión que­dó pa­ten­te que aún se des­co­no­cen mu­chos de los ries­gos a los que se en­fren­ta la sociedad di­gi­tal, ya que la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na muy rá­pi­do. “Cuan­do nos re­fe­ri­mos a la ci­ber­se­gu­ri­dad, a me­nu­do re­sul­ta fá­cil caer en el alar­mis­mo –di­jo Xa­vier Ga­tius–. No­se tra­ta de eso, pe­ro tam­po­co de no con­si­de­rar los ries­gos a los que es­ta­mos ex­pues­tos. Si bien una­ma­yor con­cien­cia­ción in­di­vi­dual y co­lec­ti­va de nues­tra sociedad di­gi­tal sobre el va­lor de pro­te­ger la información es ne­ce­sa­ria, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que los má­xi­mos res­pon­sa­bles de or­ga­ni­za­cio­nes y empresas, pú­bli­cas y pri­va­das, to­men bue­na no­ta y ana­li­cen los ries­gos cor­po­ra­ti­vos que las ci­be­ra­me­na­zas com­por­tan. Só­lo así se po­drán adop­tar me­di­das de pro­tec­ción y pre­ven­ción que fa­vo­rez­can un es­ce­na­rio asu­mi­ble en tér­mi­nos de ries­go”.

El res­pon­sa­ble de la agen­cia de ci­ber­se­gu­ri­dad de la Ge­ne­ra­li­tat aña­dió que “lo más im­por­tan­te es te­ner en cuen­ta que el ci­ber­cri­men ya no lo lle­van a ca­bo in­di­vi­duos ais­la­dos, sino que es­tá or­ga­ni­za­do. Me atre­ve­ría a de­cir –pre­ci­só Ga­tius– que, a día de hoy, se ha con­ver­ti­do en una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial dón­de su má­xi­ma es ob­te­ner gran­des be­ne­fi­cios. To­doel mun­do es­tá ex­pues­to a sus ata­ques, des­de go­bier­nos y ban­cos a empresas e ins­ti­tu­cio­nes, y es­ta ten­den­cia no mues­tra se­ña­les de cam­bio el fu­tu­ro, en con­so­nan­cia con la ex­pan­sión de la trans­for­ma­ción di­gi­tal. Por es­te mo­ti­vo es im­pres­cin­di­ble que reali­ce­mos una apues­ta fir­me por desa­rro­llar un mo­de­lo de pro- tec­ción ade­cua­do en Ca­ta­lun­ya”.

Dehe­cho, la po­si­bi­li­dad desufrir un­ci­be­ra­ta­que no­se cir­cuns­cri­be a las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Se­gún Xa­vier Fe­rré, to­das las empresas son sus­cep­ti­bles. “He­mos de te­ner pre­sen­te que hay gen­te dis­pues­ta a ata­car cual­quier or­ga­ni­za­ción pa­ra ob­te­ner un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co, un pro­ta­go­nis­mo so­cial o lle­var a ca­bo una ven­gan­za. Es gen­te –in­sis­tió– que es­tá muy pre­pa­ra­da y muy or­ga­ni­za­da pa­ra ata­car empresas y lo­grar to­do ti­po de información confidencial y es­tra­té­gi­ca”.

“Hay que te­ner en cuen­ta –ad­vir­tió Fe­rré– que la vul­ne­ra­bi­li­dad in­for­má­ti­ca de las empresas puede po­ner en pe­li­gro su pro­pia via­bi­li­dad”. Es­te es un ries­go má­xi­mo en el que coin­ci­die­ron to­dos los par­ti­ci­pan­tes. De ahí la im­por­tan­cia de que­la­sem­pre­sas­to­men­con­cien­cia

FOTOS DA­VID AIROB

Los ex­per­tos en ci­ber­se­gu­ri­dad que par­ti­ci­pa­ron es­ta se­ma­na en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia jun­to con Eva Abans, so­cia Res­pon­sa­ble de EY en Ca­ta­lun­ya, que de­ba­tie­ron sobre los graves ries­gos que afron­tan las empresas ante la cre­cien­te ame­na­za que su­po­ne el au­ge de la ci­ber­de­lin­cuen­cia en nues­tro país y la ur­gen­te ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar es­tra­te­gias efi­ca­ces de pro­tec­ción an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.