El cos­te del cam­bio cli­má­ti­co

Wag­ner y Weitz­man abo­gan por 40 dó­la­res por to­ne­la­da de car­bono pa­ra cam­biar el rum­bo

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Cuan­do el hu­ra­cán Sandy azo­ta­ba el li­to­ral orien­tal de Es­ta­dos Uni­dos en el 2012, inun­dan­do par­cial­men­te Man­hat­tan y de­jan­do a to­da la ciu­dad sin elec­tri­ci­dad, el go­ber­na­dor del es­ta­do de Nue­va York, An­drew Cuo­mo, se­ña­ló con iro­nía al pre­si­den­te Oba­ma que “aho­ra la inun­da­ción del si­glo se pro­du­ce ca­da dos años”. Era una ocu­rren­cia, pe­ro no an­da­ba des­en­ca­mi­na­do, ase­gu­ran los eco­no­mis­tas Ger­not Wag­ner y Mar­tin L. Weitz­man en Shock cli­má­ti­co, un­li­bro que ana­li­za las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas del ca­len­ta­mien­to glo­bal. De he­cho, apun­tan, pa­ra fi­na­les de si­glo ca­be es­pe­rar que ha­ya una inun­da­ción del si­glo en­tre ca­da tres y vein­te años.

El ca­len­ta­mien­to glo­bal sig­ni­fi­ca ca­tás­tro­fes y las ca­tás­tro­fes sig­ni­fi­can mu­cho dinero. ¿Qué cos­tes ten­drá un cam­bio cli­má­ti­co­con­ti­nua­do? ¿Quées­lo­que­sa­be­mos, lo que no sa­be­mos y lo que re­sul­ta im­po­si­ble de sa­ber? Y, ¿adón­de nos con­du­ce lo que no sa­be­mos? Pre­gun­tas que in­ten­tan res­pon­der­ba­jo­la pre­mi­sa de que es po­si­ble orien­tar las fuer­zas eco­nó­mi­cas que ac­túan hoy in­con­tro­la­das en una di­rec­ción más pro­duc­ti­va y me­jor. Que pa­sa por po­ner­le un pre­cio apro­pia­do al car­bono que re­fle­je su ver­da­de­ro cos­te so­cial. Pre­fe­ri­ble­men­te co­nu­nim­pues­tou­ni­ta­rio y glo­bal. Cuan­to an­tes.

Des­pués de to­do, el cam­bio cli­má­ti­co, re­cuer­dan, es un pro­ble­ma in­du­da­ble­men­te ex­cep- cio­nal: es glo­bal, a lar­go pla­zo, irre­ver­si­ble y, sobre to­do, in­cier­to: to­do lo que no sa­be­mos que no sa­be­mos. la úl­ti­ma vez que las con­cen­tra­cio­nes de dió­xi­do de car­bono del pla­ne­ta al­can­za­ron unos ni­ve­les tan ele­va­dos como los ac­tua­les en el re­loj geo­ló­gi­co de­cía “Pleis­to­ceno”. Fue ha­ce tres mi­llo­nes de años, las tem­pe­ra­tu­ras glo­ba­les pro­me­dio eran de al­re­de­dor de en­tre 1 y 2,5 gra­dos más cá­li­das que hoy, el ni­vel del mar era 20 me­tros ma­yor y en Ca­na­dá ha­bía ca­me­llos. Cam­bios es­pec­ta­cu­la­res que sa­be­mos que no van a pro­du­cir­se hoy por­que el efec­to in­ver­na­de­ro re­quie­re de en­tre dé­ca­das y si­glos pa­ra ha­cer­se no­tar en to­da su in­ten­si­dad. Hoy la fran­ja de au­men­to es­ti­ma­da es de en­tre 1,5 –lo que se­ría pa­ra des­cor­char unas cuan­tas bo­te­llas– y 4,5 gra­dos con una pro­ba­bi­li­dad del 66%... lo que su­po­ne que un 34% de las pro­ba­bi­li­da­des que­dan fue­ra, bá­si­ca­men­te por en­ci­ma, de ese in­ter­va­lo. Y eso, es­cri­ben, di­rec­ta­men­te pro­du­ce es­ca­lo­fríos. Un 10% de las pro­ba­bi­li­da­des son de más de seis gra­dos, con con­se­cuen­cias des­co­no­ci­das. Un ries­go de ca­tás­tro­fe ele­va­do y de ca­tás­tro­fe gra­ve sal­vo que el mun­do ac­túe de ma­ne­ra más fir­me que has­ta aho­ra, ad­vier­ten.

¿Cuán­to cues­ta un gra­do de ca­len­ta­mien­to? Los mo­de­los ac­tua­les más po­pu­la­res di­cen que un ca­len­ta­mien­to de un gra­do cues­ta me­nos del 0,5% del PIB mun­dial y de cua­tro gra­dos al­re­de­dor del 4%. In­clu­so un au­men­to de seis gra­dos que­da­ría por­de­ba­jo­del10%. Se­rían sie- te bi­llo­nes de dó­la­res. Qui­zá se­ría de has­ta un 30% del PIB. Son con­je­tu­ras. Pe­ro el su­pues­to que es­tá ins­cri­to en el ADN de mu­chos eco­no­mis­tas –el cre­ci­mien­to del PIB es bueno, y si im­pli­ca da­ños ma­yo­res, bas­ta­rá con aumentar el PIB más aún­yel­pla­ne­ta­se­gui­ráes­tan­do­me­jor que aho­ra– no sir­ve, por­que lle­ga­dos a cier­to pun­to un ma­yor PIB qui­zá ya no com­pen­sa­rá fá­cil­men­te unos da­ños cli­má­ti­cos graves.

En­to­do­ca­so­la­cues­tión­noes­cal­cu­lar el PIB per­di­do en caso de ca­tás­tro­fe sino po­ner un pre­cio apro­pia­do pa­ra el car­bono que per­mi­ta pen­sar que nun­ca lle­ga­re­mos a na­da re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a los seis gra­dos de au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra. Y el pre­cio óp­ti­mo por to­ne­la­da de dió­xi­do de car­bono hoy, di­cen, de­be­ría ser de al me­nos 40 dó­la­res por to­ne­la­da, el va­lor ac­tual asig­na­do por el gobierno es­ta­dou­ni­den­se. Se­gu­ra­men­te la cifra se que­da cor­ta pe­ro con lo que sa­be­mos es la úni­ca de la que dis­po­ne­mos, y es ma­yor que lo que se co­bra don­de hay un pre­cio del car­bono, sea Ca­li­for­nia o la UE, con la ex­cep­ción de Sue­cia, aun­que allí sec­to­res in­dus­tria­les bá­si­cos es­tán exen­tos, re­cuer­dan. Esa cifra, cla­ro, es el co­mien­zo de un pro­ce­so com­ple­jo por­que es un pro­ble­ma glo­bal y o se re­suel­ve pa­ra to­do el mun­do o pa­ra na­die. Por aho­ra, que­da un­lar­go ca­mino: se­gún sus cálcu­los en es­tos mo­men­tos los go­bier­nos sub­ven­cio­nan mun­dial­men­te la con­ta­mi­na­ción con500.000mi­llo­nes de­dó­la­res anua­les, unos 15 dó­la­res por to­ne­la­da de dió­xi­do de car­bono.

Hie­lo gla­cial fren­te al Pe­ri­to Moreno. Los gla­cia­res ar­gen­ti­nos han per­di­do te­rreno du­ran­te los úl­ti­mos cin­cuen­ta años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.