Es­pe­ran­do a los bár­ba­ros

La éli­te te­me un pac­to en­tre PSOE y Uni­dos Po­de­mos mien­tras la ciu­da­da­nía lo pre­fie­re El BCE se man­tie­ne a la espera

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - MA­RIANO GUINDAL ALE­JAN­DRO VIDAL

En me­nos de dos me­ses España po­dría te­ner un gobierno de iz­quier­das. Es­to es lo que se des­pren­de del pro­me­dio de en­cues­tas pu­bli­ca­das has­ta el mo­men­to. Cuan­do se ini­cia ofi­cial­men­te el pe­rio­do elec­to­ral, los son­deos in­di­can que la su­ma en­tre Uni­dos Po­de­mos y PSOE ob­ten­drían el 44,7% de los vo­tos emi­ti­dos fren­te al 44,5% que su­man PP y Ciu­da­da­nos. Es­tos por­cen­ta­jes tra­du­ci­dos en es­ca­ños sig­ni­fi­ca que ob­ten­drían en­tre 165 y 170 es­ca­ños, por lo que ne­ce­si­ta­rían una ter­ce­ra fuer­za pa­ra ob­te­ner la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, fi­ja­da en 176 dipu­tados.

En es­te es­ce­na­rio una es­pe­cie de fren­te po­pu­lar tie­ne más po­si­bi­li­da­des de al­can­zar un acuer­do con otros par­ti­dos na­cio­na­lis­tas de las que lo­gra­ría Ma­riano Rajoy. Las ci­fras no en­ga­ñan. Se to­me la en­cues­ta que se to­me, in­clui­da la del CIS, el PP no po­drá for­mar gobierno. De he­cho, al­gu­nos des­ta­ca­dos mi­nis­tros en­fun­cio­nes ya lo han em­pe­za­do a re­co­no­cer en pri­va­do: “No des­car­tes que pa­ra fi­nal de año en España ha­ya un Gobierno de iz­quier­das, in­clu­so con Pa­blo Igle­sias a la ca­be­za”.

El PP só­lo po­dría se­guir go­ber­nan­do con la anuen­cia del PSOE. Una coa­li­ción con Ciu­da­da­nos no es su­fi­cien­te, ne­ce­si­ta­ría la abs­ten­ción de los so­cia­lis­tas y es­tos ya lo han di­cho Par­ta­mos de la ba­se de que el mer­ca­do es­pe­ra­ba po­co de la reunión del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) del pa­sa­do jue­ves, al me­nos en cuan­to a si iba a adop­tar nue­vas me­di­das de es­tí­mu­lo. El pa­que­te anun­cia­do es­tá to­da­vía sin eje­cu­tar ple­na­men­te, por lo que era di­fí­cil que se con­cre­ta­ran nue­vas ac­cio­nes cuan­do to­da­vía no he­mos vis­to el efec­to de las ya to­ma­das. En ese sen­ti­do, co­no­ci­mos al­gún de­ta­lle más del cla­ro y ro­tun­do: no van a fa­ci­li­tar que Rajoy si­ga en el Gobierno. Ha­cer otra co­sa dis­tin­ta se­ría tanto como rom­per al PSOE por la mi­tad y dar a Po­de­mos el mo­no­po­lio de la iz­quier­da.

A las éli­tes del po­der es­ta po­si­bi­li­dad les po­ne li­te­ral­men­te en­fer­mos. Se­gún se es­cu­cha, de con­fir­mar­se es­ta hi­pó­te­sis el im­pac­to que ten­dría en la eco­no­mía es­pa­ño­la se­ría muy fuer­te: ¡un au­tén­ti­co desas­tre! Lo­sor­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les como el BCE o la OCDE han ad­ver­ti­do del ries­go de abrir las puer­tas al po­pu­lis­mo. La ra­zón es que un gobierno de Uni­dos Po­de­mos con el PSOE­de­ro­ga­ría bue­na par­te de las re­for­mas ya apro­ba­das y fre­na­ría en se­co las que aún es­tán pen­dien­tes de sa­lir ade­lan­te, como la sa­ni­dad y las pen­sio­nes. Ade­más, re­la­ja­ría la lu­cha con­tra el dé­fi­cit pú­bli­co, su­biría los im­pues­tos y se in­cre­men­ta­ría el gas­to so­cial.

Es­ta es la ra­zón por la que en los círcu­los de po­der es­tán ha­cien­do lo po­si­ble y lo im­po­si­ble pa­ra evi­tar unas ter­ce­ras elecciones y, sobre to­do, pa­ra que no se cree un blo­que de iz­quier­das como ha pa­sa­do en Por­tu­gal o en Gre­cia. La apues­ta es por una gran coa­li­ción en­tre el PP, el PSOE­yCiu­da­da­nos, que es­ta­ría res­pal­da­da por la ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da del Con­gre­so y del Se­na­do pa­ra afron­tar la re­for- plan de com­pra de deu­da cor­po­ra­ti­va y de las in­yec­cio­nes de li­qui­dez a los ban­cos que am­plíen su ba­se de cré­di­to. Po­cas sor­pre­sas en ese sen­ti­do.

En cuan­to al cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co, se re­vi­só li­ge­ra­men­te al al­za –dos dé­ci­mas– la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to de la eu­ro­zo­na es­te año, al tiem­po que se man­tu­vo la vi­sión pa­ra el 2017 y se re­ba­jó en una dé­ci­ma la del 2018. En cuan­to a la in­fla­ción, se ele­vó en una dé­ci­ma la pre­vi­sión pa­ra el año. En am­bos ca­sos –in­fla­ción y cre­ci­mien­to–, Drag­hi apun­tó que los ries­gos si­guen sien­do a la ba­ja –con men­ción es­pe­cí­fi­ca al Brexit– y que el BCE es­ta­ría ex­pec­tan­te y dis­pues­to a ac­tuar si se ma­te­ria­li­za­ran. Na­da nue­vo ba­jo el sol, sal­vo qui­zás un tono al­go me­nos ta­xa­ti­vo en el men­sa­je.

Sí que pa­re­ce in­fe­rir­se del dis­cur­so del BCE que esas me­di­das, en caso de to­mar­se, irían más en la lí­nea de am­pliar los pro­gra­mas de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va —com­pra de ac­ti­vos— que por ba­ja­das adi­cio­na­les de los ti­pos de in­te- rés, al­go que po­dría da­ñar aún más los de­te­rio­ra­dos már­ge­nes de la ban­ca y, con ellos, su be­ne­fi­cio y ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar ca­pi­tal de for­ma or­gá­ni­ca. En es­pe­cial, en aque­llas en­ti­da­des más de­pen­dien­tes del ne­go­cio mi­no­ris­ta, que tie­nen po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra tras­la­dar los ti­pos ne­ga­ti­vos a sus de­pó­si­tos, y tam­bién aque­llas con una ma­yor ne­ce­si­dad de cap­ta­ción de ca­pi­tal en el me­dio pla­zo.

Tam­bién se in­sis­tió en otra idea fun­da­men­tal pa­ra el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y, muy es­pe­cial­men­te, pa­ra sus in­te­gran­tes del nor­te de Eu­ro­pa: la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria puede ayu­dar a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y fiscal, pe­ro no sus­ti­tuir­la. Am­bas tie­nen que ir de la mano. Y eso sig­ni­fi­ca pe­dir a los paí­ses con des­equi­li­brios fis­ca­les que pro­fun­di­cen las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y, al res­to, que abran un po­co la lla­ve del gas­to, aco­me­tien­do in­ver­sio­nes y po­nien­do en cir­cu­la­ción sus abul­ta­dos su­pe­rá­vits. In­te­gra­ción eco­nó­mi­ca eu- ma­de­la Cons­ti­tu­ción y pac­tar una nue­va fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Si es­to no fue­se po­si­ble por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, al me­nos se pac­ta­ría un­go­bierno en­tre po­pu­la­res y ciu­da­da­nos con la abs­ten­ción de los so­cia­lis­tas.

Rajoy es­tá con­ven­ci­do que lo puede con­se­guir y “an­tes del 1 de agos­to ha­brá un nue­vo gobierno pre­si­di­do por mí”. Pa­ra ello con­fía en que el vo­to con­ser­va­dor se mo­vi­li­ce ante la “ame­na­za­po­pu­lis­ta”. De he­cho, su me­jor je­fe de campaña es­tá sien­do Pa­blo Igle­sias. Su ob­je­ti­vo, con­la ayu­da de­la abs­ten­ción, es que el PP ob­ten­ga una ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar en solitario.

Sin em­bar­go, no es es­to lo que pa­re­ce que­rer la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. Se­gún los ci­ta­dos son­deos, la coa­li­ción de un gobierno del PSOE y Uni­dos Po­de­mos es la que me­jor afron­ta­ría la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca; la que­me­jor­lu­cha­ría con­tra las de­sigual­da­des; la más efi­caz en erra­di­car la corrupción; y, sobre to­do, se­ría la que es­ta­ría en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra abor­dar la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca y afron­tar el desafío del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán.

Como en el poe­ma de Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis, “¿Qué va a ser de no­so­tros aho­ra sin bár­ba­ros?”. Es­ta gen­te, al fin y al ca­bo, era una so­lu­ción. ro­pea, al fin y al ca­bo.

Qui­zás el tono me­nos ague­rri­do no ter­mi­nó de con­ven­cer a unos mer­ca­dos que no es­pe­ra­ban gran co­sa. Pe­ro el men­sa­je de fon­do si­gue sien­do muy pa­re­ci­do. El BCE asu­mi­rá su pa­pel de es­ta­bi­li­za­dor de la si­tua­ción y to­ma­rá las me­di­das per­ti­nen­tes cuan­do sean re­que­ri­das, es­pe­cial­men­te si se dan si­tua­cio­nes de shock. Pe­ro quien real­men­te de­be sen­tar las ba­ses de un cre­ci­mien­to más só­li­do y sos­te­ni­ble a cor­to pla­zo de­ben ser los Es­ta­dos y sus po­lí­ti­cas. Las me­di­das ex­pan­si­vas to­ma­das has­ta la fe­cha, sin du­da, han te­ni­do un efec­to es­ta­bi­li­za­dor pa­ra la eco­no­mía real y financiera, pe­ro co­mien­zan a mos­trar su la­do más amar­go en los ba­lan­ces de la ban­ca, al­go que a me­dio pla­zo puede vol­ver a com­pro­me­ter la si­tua­ción.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ / AR­CHI­VO

Pe­dro Sán­chez (PSOE) y Pa­blo Igle­sias (Po­de­mos)

DIRECTOR DE ES­TRA­TE­GIA DE MER­CA­DOS DE BAN­CA MARCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.