La eti­que­ta ener­gé­ti­ca no aca­ba de apo­sen­tar­se

El se­llo obli­ga­to­rio pa­ra ven­der o al­qui­lar un in­mue­ble lu­cha pa­ra no ser un me­ro trá­mi­te tras tres años de su im­plan­ta­ción

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Lorena Fa­rràs Pé­rez

Des­de el 1 de ju­nio del 2013 to­dos los in­mue­bles en ven­ta o al­qui­ler de­ben con­tar con un cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co (pa­re­ci­do a la eti­que­ta de los elec­tro­do­més­ti­cos, con ca­te­go­rías de la A a la G) que de­ter­mi­na su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Pa­sa­dos tres años de su im­plan­ta­ción, es­te se­llo no aca­ba de apo­sen­tar­se y co­rre el pe­li­gro de con­ver­tir­se en un me­ro trá­mi­te.

Bas­ta con mi­rar los es­ca­pa­ra­tes de al­gu­nas agencias y los anun­cios de los por­ta­les in­mo­bi­lia­rios pa­ra ver vi­vien­das cer­ti­fi­ca­do es­tá to­da­vía ‘en trá­mi­te’. “Mu­chas ve­ces el pro­pie­ta­rio no lo rea­li­za has­ta que le es im­pres­cin­di­ble pa­ra la ven­ta o al­qui­ler”, de­nun­cia Cris­ti­na Royo, di­rec­to­ra de mar­ke­ting de Cer­ti­ca­lia. “Es­to im­pi­de que el se­llo cum­pla con su fun­ción, que es in­for­mar al com­pra­dor o arren­da­ta­rio sobre el con­su­mo ener­gé­ti­co de su fu­tu­ro ho­gar pa­ra que es­te da­to in­flu­ya en su de­ci­sión de com­pra o al­qui­ler”, aña­de Royo.

La di­rec­to­ra del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Ener­gia (Icaen), As­sum­pta Ferran, acha­ca es­te es­ca­so éxi­to ini­cial a la in­ma­du- rez del cer­ti­fi­ca­do en España: “Es una he­rra­mien­ta jo­ven to­da­vía, a la que de mo­men­to he­mos de­di­ca­do mu­cho tiem­po pa­ra im­plan­tar­la, aho­ra es ne­ce­sa­rio con­cien­ciar a la po­bla­ción sobre su im­por­tan­cia”.

En es­tos tres años se han cer­ti­fi­ca­do en Ca­ta­lun­ya me­dio mi­llón de in­mue­bles (490.470 has­ta el 31 de di­ciem­bre del 2015). Como se pre­veía, la ma­yo­ría de ellos –unos 400.000– per­te­ne­cen a las ca­te­go­rías E, F y G, las me­nos efi­cien­tes ener­gé­ti­ca­men­te. Se es­ti­ma que en­tre dos edi­fi­ca­cio­nes de igua­les di­men­sio­nes y si­mi­la­res con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, el aho­rro ener­gé­ti­co en­tre una de ca­li­fi­ca­ción A y una de ca­li­fi­ca­ción G puede ser del 70% e in­clu­so del 90%.

“El par­que de vi­vien­das en España es­tá com­pues­to en su ma­yo­ría de edi­fi­cios que se cons­tru­ye­ron en­tre 1979 y el 2006, y se­gún la nor­ma­ti­va ac­tual cuen­tan con di­fe­ren­tes de­fi­cien­cias de ca­ra a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca”, ex­pli­ca Cris­ti­na Royo. En es­te sen­ti­do, el po­ten­cial de me­jo­ra me­dian­te la reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca de los in­mue­bles es enor­me.

Una de las par­tes más im­por­tan­tes del cer­ti­fi­ca­do es que in­clu­ye con­se­jos pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca del edi­fi­cio ana­li­za­do. “El 40% de las vi­vien­das de­ben me­jo­rar sus ins­ta­la­cio­nes tér­mi­cas y su ais­la­mien­to”, se­ña­la Royo, lo que su­po­ne in­ver­tir en reha­bi­li­ta­ción ener­gé­ti­ca. Exis­ten ayu­das pa­ra ello, pe­ro “no es­tán fun­cio­nan­do como de­be­rían”, ad­mi­te la di­rec­to­ra de l’Icaen quien avan­za que el or­ga­nis­mo pú­bli­co es­tá es­tu­dian­do cam­biar su es­tra­te­gia en es­te cam­po.

XA­VI JU­NIO

To­dos los in­mue­bles en ven­ta o al­qui­ler de­ben con­tar con un cer­ti­fi­ca­do ener­gé­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.