España: es­ca­sa co­ber­tu­ra de los más vul­ne­ra­bles

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Cues­ta ima­gi­nar si quie­ra que en un país como España se lle­gue a cor­to pla­zo a plan­tear el de­ba­te sobre una pa­ga pa­ra to­dos sus ciu­da­da­nos, cuan­do bue­na par­te de ese sis­te­ma del Es­ta­do de bie­nes­tar que al­gu­nos con­si­de­ran ya des­gas­ta­do ni tan só­lo se ha aca­ba­do de des­ple­gar –véa­se el sis­te­ma de de­pen­den­cia o el apo­yo a las fa­mi­lias pa­ra fo­men­tar la na­ta­li­dad–. Una de las que­jas más re­cu­rren­tes de quie­nes lu­chan con­tra la de­sigual­dad so­cial en España es pre­ci­sa­men­te la inexis­ten­cia en España de un sis­te­ma de ayu­das efi­caz y ar­ti­cu­la­do que lle­gue a los más ne­ce­si­ta­dos. La dis­pa­ri­dad y es­ca­sa im­plan­ta­ción de la ren­ta mí­ni­ma, des­ti­na­da a ga­ran­ti­zar a las per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión unas con­di­cio­nes de vi­da bá­si­cas, es con to­da pro­ba­bi­li­dad el ejem­plo más evi­den­te.

Da­tos re­cien­tes de la En­cues­ta de Con­di­cio­nes de Vi­da del INE re­ve­lan que na­da me­nos que el 28,6% de la po­bla­ción es­tá en ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial: pa­ra una fa­mi­lia con dos hi­jos pe­que­ños sig­ni­fi­ca que sus in­gre­sos anua­les es­tán por de­ba­jo de los 17.000 eu­ros. Sin em­bar­go, se­gún un in­for­me del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y Ser­vi­cios So­cia­les, só­lo el 1,3% de los ciu­da­da­nos se be­ne­fi­cian de es­ta pres­ta­ción eco­nó­mi­ca de úl­ti­mo re­cur­so. Son da­tos sobre la co­ber­tu­ra de di­cha ayu­da en el 2014. Al im­por­tan­te nú­me­ro de per­so­nas que han su­fri­do po­bre­za y ex­clu­sión so­cial in­clu­so en tiem­pos pre­vios a la cri­sis se les ha uni­do las fa­mi­lias más afec­ta­das por la re­ce­sión que tam­bién lle­van años arras­tran­do ca­ren­cias. Mien­tras, la ren­ta mí­ni­ma lle­ga a po­co más de 600.000 per­so­nas que for­man ca­si 265.000 ho­ga­res. De me­dia, re­ci­ben una pres­ta­ción de 420 eu­ros.

Ade­más de lle­gar a un co­lec­ti­vo re­du­ci­do, la ren­ta mí­ni­ma de in­ser­ción, sa­la­rio so­cial bá­si­co, ren­ta bá­si­ca so­cial, pres­ta­ción bá­si­ca o cual­quier otra de­no­mi­na­ción que uti­li­ce ca­da au­to­no­mía se apli­ca de for­ma dis­par en el te­rri­to­rio (ca­da co­mu­ni­da­des tie­ne la com­pe­ten­cia de apli­car es­te ti­po de ayu­das, fi­jan­do im­por­te y con­di­cio­nes pro­pias. Así (véa­se grá­fi­co), mien­tras en co­mu­ni­da­des gol­pea­das por al­tas ta­sas de pa­ro y po­bre­za re­la­ti­va como An­da­lu­cía só­lo sie­te de ca­da mil ha­bi­tan­tes se be­ne­fi­cia de es­ta ayu­da pa­ra los más vul­ne­ra­bles, las aco­mo­da­das Na­va­rra y Eus­ka­di atien­den, res­pec­ti­va­men­te, a 60 y 51 de ca­da mil.

Por to­do ello, nu­me­ro­sas vo­ces lle­van años re­cla­man­do una re­vi­sión a fon­do del sis­te­ma de asis­ten­cia a los ciu­da­da­nos que se en­cuen­tran en ries­go de po­bre­za y ex­clu­sión so­cial. Las ayu­das, in­sis­ten, son in­su­fi­cien­tes y va­rían enor­me­men­te en fun­ción del lu­gar de re­si­den­cia. Sobre to­do cuan­do, se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA), más de 700.000 fa­mi­lias de­cla­ran que no cuen­tan con in­gre­so al­guno y ca­si la mi­tad de los pa­ra­dos ca­re­cen ya de pres­ta­ción del ser­vi­cio pú­bli­co de em­pleo. Ha­ce ape­nas unos días, los sin­di­ca­tos UGT y CC.OO. pre­sen­ta­ron en el Con­gre­so de los Dipu­tados su pro­pues­ta de crear una nue­va pres­ta­ción es­ta­tal pa­ra 2,1 mi­llo­nes de be­ne­fi­cia­rios que lle­gue a to­dos los ho­ga­res con in­gre­sos que no su­pe­ran el 75% del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (in­clu­ye a los tra­ba­ja­do­res po­bres). La ini­cia­ti­va, apo­ya­da por 700.000 fir­mas, re­cla­ma que es­ta ren­ta mí­ni­ma se con­vier­ta en un de­re­cho sub­je­ti­vo y que por tanto no de­pen­da de la dis­po­ni­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. Es­ta pro­pues­ta de los sin­di­ca­tos de­be­rá de­ba­tir­se en el nue­vo Par­la­men­to que sal­ga de las ur­nas del pró­xi­mo 26 de ju­nio.

Al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos han en­tra­do tam­bién en el de­ba­te de có­mo me­jo­rar la ren­ta mí­ni­ma. El PSOE pro­me­te im­plan­tar un “in­gre­so mí­ni­mo vi­tal” de en­tre 426 y 708 eu­ros al mes, en fun­ción de las per­so­nas a car­go, es­pe­cial­men­te des­ti­na­da a las más de 700.000 fa­mi­lias que no re­ci­ben ni pres­ta­ción ni sa­la­rio al­guno. Por su par­te Po­de­mos –que en su mo­men­to llegó ha­blar de una ren­ta uni­ver­sal– aca­bó de­fen­dien­do ya en las úl­ti­mas elecciones una “ren­ta ga­ran­ti­za­da” de 600 eu­ros pa­ra quie­nes no tie­nen in­gre­sos y otra “ren­ta com­ple­men­ta­ria” pa­ra los tra­ba­ja­do­res con un suel­do in­fe­rior a 900 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.