Turismo, ¿dón­de es­tá el lí­mi­te?

Es­pa­ña es una po­ten­cia mun­dial en turismo y es­ta ac­ti­vi­dad se ha con­ver­ti­do en uno de los mo­to­res eco­nó­mi­cos en tiem­pos de cri­sis. Pe­ro es­te cre­ci­mien­to ne­ce­si­ta con­trol

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

El sec­tor tu­rís­ti­co de­be asu­mir los im­pac­tos que su ac­ti­vi­dad rea­li­za so­bre el en­torno

Blai Fe­lip Pa­lau | Ós­car Mu­ñoz Es­pa­ña va ca­mino de pul­ve­ri­zar el ré­cord de tu­ris­tas de 2015, que ya fue una mar­ca nun­ca vis­ta (68,1 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes). Es­te alud de ex­tran­je­ros de­jó en el país unos 68.000 mi­llo­nes de eu­ros, al­go más de la mi­tad del gas­to en pen­sio­nes de ese 2015 y ca­si la mis­ma can­ti­dad que el Es­ta­do in­gre­só por el IRPF. Y eso sin con­tar con el turismo in­te­rior, que se re­cu­pe­ra año a año. Las ci­fras ma­rean y ha­blan de la im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca del turismo.

Pe­ro, ¿se pue­de cre­cer in­de­fi­ni­da­men­te? Y más im­por­tan­te aún, ¿se es­tá cre­cien­do bien? La­pa­tro­nal del sec­tor ho­te­le­ro no es­con­de que se pue­de me­jo­rar, pe­ro en ge­ne­ral opi­na que la re­la­ción ca­li­dad-pre­cio es más que no­ta­ble. Los eco­no­mis­tas y ex­per­tos con­sul­ta­dos ase­gu­ran, con ma­ti­ces, que es ca­si im­pres­cin­di­ble otro mo­de­lo que apues­te más por la ca­li­dad y re­tri­bu­ya me­jor a los asa­la­ria­dos. Re­cla- man, ade­más, más agi­li­dad y re­gu­la­ción por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Echan en fal­ta una vi­sión de es­tra­te­gia de con­jun­to ya lar­go pla­zo y re­cuer­dan que la co­yun­tu­ra so­pla a fa­vor de es­te éxi­to, pe­ro es­to no du­ra­rá siem­pre: ines­ta­bi­li­dad en el nor­te de Áfri­ca y es­te de Eu­ro­pa; vue­los eco­nó­mi­cos, gra­cias al aba­ra­ta­mien­to del pe­tró­leo, y un eu­ro de­va­lua­do, cer­cano al dó­lar.

Des­de el 2010, el PIB tu­rís­ti­co va por de­lan­te del PIB ge­ne­ral (ver grá­fi­cos en pá­gi­nas si­guien­tes) y Es­pa­ña es, des­de ha­ce dé­ca­das, una po­ten­cia mun­dial en la re­cep­ción de tu­ris­tas, só­lo su­pe­ra­da por Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos, se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Turismo (OMT). Se ha­bla in­clu­so de la “in­dus­tria” del turismo y el eco­no­mis­ta Jo­sep Oli­ver re­cuer­da que es­ta ac­ti­vi­dad re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 10% del PIB de Es­pa­ña, el 12% del de Ca­ta­lun­ya.

El turismo “es un fe­nó­meno re­la- cio­na­do con las va­ca­cio­nes pa­ga­das y con el es­ta­do del bie­nes­tar que se cons­tru­ye en Eu­ro­pa en los años 50”, ana­li­za el eco­no­mis­ta En­ric Llar ch. Lo que an­tes es­ta­ba re­ser­va­do alas cla­ses al­tas, aho­ra es un fe­nó­meno ma­si­vo pro­ta­go­ni­za­do por las cla­ses me­dias. “Los tra­ba­ja­do­res chi­nos, por ejem­plo, no te­nían va­ca­cio­nes, pe­ro el mo­de­lo de vi­da eu­ro­peo y sus ven­ta­jas se han he­cho glo­ba­les y aho­ra te­ne­mos mu­chos tu­ris­tas chi­nos”, aña­de Llarch. El cre­ci­mien­to del turismo es im­pa­ra­ble. Se­gún la OMT, las lle­ga­das de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les a es­ca­la mun­dial cre­ce­rán un 3,3% anual­men­te has­ta 2030 y al­can­za­rán ese año 1.800 mi­llo­nes de per­so­nas, el do­ble de los que ha­bía en 2010.

“El pro­ble­ma no es­tá en los lí­mi­tes, por­que no los tie­ne, sino en la con­cen­tra­ción de mu­chos tu­ris­tas en un mis­mo es­pa­cio y tiem­po”, pre­ci­sa Ma­ria No­gue­ra, eco­no­mis­ta y di­rec­to­ra de la Es­co­la de Tu­ris- me i Di­rec­ció Ho­te­le­ra de la UAB. “Es una ac­ti­vi­dad que re­quie­re mu­cha pla­ni­fi­ca­ción y pro­fes ion ali za­ción, em­pre­sa­rial e ins­ti­tu­cio­nal, y no la hay... o se da po­co. Te­ne­mos que sa­ber qué mo­de­lo de país y de ciu­da­des que­re­mos pa­ra ela­bo­rar una es­tra­te­gia tu­rís­ti­ca ade­cua­da”.

Llarch aña­de que el turismo “es una gran con­su­mi­do­ra de re­cur­sos na­tu­ra­les, es una ac­ti­vi­dad pre­da­do­ra, mu­cho más que otras in­dus­trias”. De ahí que de­fien­da “una fis­ca­li­dad es­pe­cí­fi­ca” que de­be­rían asu­mir en par­te es­tos ne­go­cios que se be­ne­fi­cian, por ejem­plo, de que las aguas de ríos y ma­res es­tén lim­pias o de que la are­na de la pla­ya se re pon­ga tras un tem­po­ral .“De to­das las ac­ti­vi­da­des po­si­bles, el turismo es la que de­pen­de más del en­torno y, ala vez, es la que más im­pac­ta so­bre el en­torno y so­bre las per­so­nas”, pre­ci­sa Llarch.

Oli­ver en­la­za con es­ta cues­tión y pro­po­ne un mo­de­lo tu­rís­ti­co que

Fal­tan pla­nes pa­ra ga­nar en turismo de ca­li­dad, ase­ve­ran los eco­no­mis­tas con­sul­ta­dos

“cree ren­ta su­fi­cien­te y ocu­pa­ción atrac­ti­va pa­ra el país y que sea más sos­te­ni­ble, me­nos con­su­mi­do­ra de re­cur­sos na­tu­ra­les y me­nos con­ta­mi­nan­te”, vis­to que en al­gu­nos ca­sos es­ta ac­ti­vi­dad es im­pres­cin­di­ble: “Ca­ta­lun­ya es­tá en­gan­cha­daal turismo des­de los años 60”.

El turismo de ti­po cul­tu­ral, el que es­tá vin­cu­la­do a los ne­go­cios, el in­no­va­dor, que ofre­ce ru­tas que se sa­len de los cir­cui­tos ma­si­fi­ca­dos es, a jui­cio de los ex­per­tos, el que se de­be­ría de pro­mo­cio­nar. “Te­ne­mos una ofer­ta muy bue­na, que ca­li­fi­ca­ría de no­ta­ble en re­la­ción ca­li­dad pre­cio y que tie­ne cla­ro que­de be­ca­mi­nar ha­cia la ex­ce­len­cia ”, afir­ma Juan Mo­las, pre­si­den­te de la Con fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ho­te­les y Alo­ja­mien­tos Tu­rís­ti­cos (Cehat). En opi­nión de es­ta pa­tro­nal, el ac­tual mo­de­lo es­tá le­jos de la sa­tu­ra­ción, “no es­ta­mos an­te una bur­bu­ja tu­rís­ti­ca”, sos­tie­ne Mo­las, aun­que re­co­no­ce que hay lu­ga­res con más pre­sión que otros y, en al­gu­nos, “hay que re­di­men­sio­nar al­gu­nas si­tua­cio­nes” y “bus­car el acuer­do en­tre to­dos los actores eco­nó­mi­cos y con los ve­ci­nos”. En cual­quier ca­so, in­sis­te, “las so­lu­cio­nes no de­be­rían pa­sar por­la reac­ción con­tra el turismo, por­que, no lo ol­vi­de­mos, es una ac­ti­vi­dad que tie­ne mu­cho pe­so y que es­tá em­pu­jan­do la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la”.

El pre­si­den­te de la pa­tro­nal ho­te­le­ra iden­ti­fi­ca en­tre los prin­ci­pa­les re­tos del sec­tor, me­jo­rar los des­ti­nos tu­rís­ti­cos con­so­li­da­dos, di­ver­si­fi­car los pro­duc­tos, la deses­ta­cio­na­li­za­ción, me­jo­rar la for­ma­ción pro­fe­sio­nal o aca­bar con la eco­no­mía su­mer­gi­da. Mo­las re­cuer­da que el turismo apor­ta 2,2 mi­llo­nes de em­pleos di­rec­tos, con un cre­ci­mien­to en la crea­ción de ocu­pa­ción en lo que va de año del 6%.

“Pa­ra mí el turismo bueno es el que pa­ga bien a sus tra­ba­ja­do­res y el turismo ma­lo es el que pa­ga mal. Co­mo eco­no­mis­ta, me in­tere­sa el turismo que crea pues­tos de tra­ba­jo bien pa­ga­dos, por­que es el que en­ri­que­ce a la co­lec­ti­vi­dad y el que per­mi­te pa­gar im­pues­tos pa­ra sos­te­ner el es­ta­do de bie­nes­tar”, sub­ra­ya el eco­no­mis­ta Mi­quel Puig. A su jui­cio, “el turismo ac­tual en­ri­que­ce a al­gu­nos y em­po­bre­ce a la ma­yo­ría”.

El pun­to de vis­ta de los sin­di­ca­tos es muy crí­ti­co. Con­si­de­ran que el cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca de los úl­ti­mos años no se ha co­rres­pon­di­do con una me­jo­ra en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y, an­te to­do, en los sa­la­rios. “Los pre­cios del turismo han cre­ci­do más que en otros sec­to­res, la ocu­pa­ción que se ha crea­do es po­ca en re­la­ción al au­men­to de la ac­ti­vi­dad y las em­pre­sas, en lu­gar de apos­tar por la es­ta­bi­li­dad en el em­pleo, lo han he­cho por la ro­ta­ción y la pre­ca­rie­dad”, ex­pli­ca Lluís Ji­mé­nez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la fe­de­ra­ción de ser­vi­cios de CC.OO. de Ca­ta­lun­ya.

El em­peo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les se ha vis­to pro­pul­sa­do, a su jui­cio, “por la creciente ex­ter­na­li­za­ción de gran par­te de la ac­ti­vi­dad a em­pre­sas de ser­vi­cios, am­pa­ra­das por la re­for­ma la­bo­ral, que­pro­pi­cia la apli­ca­ción de­con­ve­nios peo­res”. En los ho­te­les, pro­si­gue, es­te fe­nó­meno“no­só­lo afec­ta a la lim­pie­za, el man­te­ni­mien­to o la se­gu­ri­dad, tam­bién a las co­ci­nas, las ca­ma­re­ras de pi­so e in­clu­so a las re­cep­cio­nes”. Aún es peor en los es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos ile­ga­les que pro­li­fe­ran en mu­chas ciu­da­des, “don­de no hay nin­gún ti­po de re­gu­la­ción”, la­men­ta Ji­mé­nez. “Y, co­mo es ob­vio –con­clu­ye–, si los suel­dos son ba­jos, es nor­mal que los tra­ba­ja­do­res no ten­gan ali­cien­tes y se va­yan a otras ac­ti­vi­da­des si les sa­le la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo”.

La pa­tro­nal ho­te­le­ra ve las co­sas de mo­do dis­tin­to. “En nues­tra ac­ti­vi­dad, co­mo en otras, se ex­ter­na­li­zan funciones que no nos son pro­pias –ex­pli­ca Juan Mo­las–, pe­ro se ac­túa den­tro de la le­ga­li­dad, y si hay ca­sos de abu­sos, in­vi­to a que se de­nun­cien”. En to­do ca­so, in­sis­te, “las prác­ti­cas in­co­rrec­tas son la mi­no­ría”. Des­de la Cehat, se re­co­no­ce que hay mar­gen pa­ra me­jo­rar la for­ma­ción pro­fe­sio­nal de su per­so­nal, aun­que, pun­tua­li­za Mo­las, “te­ne­mos un buen ni­vel”.

Llarch de­fien­de un “pac­to de ca­ba­lle­ros” en­tre pa­tro­nal, sin­di­ca­tos y ad­mi­nis­tra­ción que iden­ti­fi­que a las em­pre­sas que se dis­tin­gan por ofre­cer un “ne­go­cio res­pon­sa­ble, sos­te­ni­ble y que pa­gue sa­la­rios dig­nos, tan­to a los tra­ba­ja­do­res en nó­mi­na co­mo a los sub­con­tra­ta­dos”. No­gue­ra re­ve­la que en las en­cues­tas de in­ser­ción la­bo­ral que ha­cen a sus gra­dua­dos, “de lo que más se que­jan es de las re­tri­bu­cio­nes que re­ci­ben”. Ya­ña­de: “El sec­tor es muy rea­cio a de­ba­tir es­ta cues­tión”.

Oli­ver tam­bién es­tá a fa­vor de me­jo­rar los sa­la­rios, pe­ro es pru­den­te en los cam­bios: “To­do ti­po de ac­ti­vi­dad, en el mo­men­to en que es­ta­mos, es bue­na; y la po­si­bi­li­dad de que ten­gan tra­ba­jo du­ran­te es­tos me­ses per­so­nas que han es­ta­do en pa­ro, tam­bién”. Ape­sar de to­dos los de­fec­tos “mu­chos paí­ses en­vi­dian lo que te­ne­mos”, aña­de Oli­ver.

A pe­sar de los ba­jos sa­la­rios, la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca ofre­ce un res­pi­ro a mu­chas fa­mi­lias en pa­ro

ADRIAN DEN­NIS/AFP

Pa­sa­je­ros del Har­mory of the Seas, una in­men­sa ciu­dad flo­tan­te, con sus apar­ta­men­tos y ve­ci­nos, atra­ca­da en el ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na

Cien­tos de tu­ris­tas asis­ten al es­pec­tácu­lo de música y colores de las fuen­tes de Mont­juïc, de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.