¿Y por qué no?

Los ba­ro­nes so­cia­lis­tas te­men que un go­bierno de iz­quier­das con Uni­dos Po­de­mos, la op­ción más plau­si­ble en es­tos mo­men­tos, rom­pa el PSOE

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Madrid

Se ha pa­sa­do del bi­par­ti­dis­mo a dos blo­ques per­fec­ta­men­te de­fi­ni­dos: iz­quier­da y de­re­cha PSOE y Uni­dos Po­de­mos en­to­nan la mis­ma música, aun­que di­fie­ren en la le­tra

“Los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas nun­ca se sen­ta­rán en la me­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros con los de Uni­dos Po­de­mos”. La fra­se se re­pi­te co­mo un man­tra en los res­tau­ran­tes de cin­co te­ne­do­res, en los des­pa­chos de las al­tas to­rres y en las ter­tu­lias de los me­dios más con­ser­va­do­res: “El PSOE ja­más se sen­ta­rá con esos tíos”. - ¿Y por qué no? - Por­que se rom­pe­ría por la mi­tad.

- Pe­ro si de­ja go­ber­nar a Ra­joy, tam­bién se rom­pe­ría por la mi­tad.

- No­ne­ce­sa­ria­men­te. Pue­de lle­gar a un pac­to de le­gis­la­tu­ra con el PP, de tal ma­ne­ra que el PSOE se abs­ten­dría a cam­bio de una se­rie de con­tra­par­ti­das muy ta­sa­das y du­ran­te un tiem­po es­ta­ble­ci­do.

- Pa­ra ese via­je no se ne­ce­si­tan al­for­jas. Eso lo po­día ha­ber he­cho en las an­te­rio­res elec­cio­nes y nos ha­bría­mos aho­rra­do es­te show.

- Pe­dro in­ten­tó ex­plo­rar otras po­si­bi­li­da­des, una op­ción más cen­tris­ta, y no le ha sa­li­do bien. Des­de lo de “con la cal en las ma­nos” que di­jo Pa­blo Igle­sias es­ta­ba cla­ro que con es­ta gen­te no se pue­de ir a nin­gu­na par­te.

Es­ta con­ver­sa­ción pri­va­da con un in­flu­yen­te mi­li­tan­te socialista per­te­ne­cien­te a la vie­ja guar­dia re­fle­ja a la per­fec­ción lo que pien­sa una gran par­te de los ba­ro­nes so­cia­lis­tas, em­pe­zan­do por la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía Su­sa­na Díaz. Es de­cir, tie­nen que ele­gir en­tre a quien odia y a quien te­me. Es tre­men­da­men­te di­fí­cil, por lo que no ha­bría que des­car­tar nue­vas elec­cio­nes, aun­que fue­ra una au­tén­ti­ca lo­cu­ra pa­ra el país en ge­ne­ral y pa­ra el PSOE en par­ti­cu­lar.

Sin em­bar­go, la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria es me­ri­dia­na­men­te cla­ra. Se­gún la me­dia de las en­cues­tas pu­bli­ca­das, in­clu­yen­do a la del CIS, no so­la­men­te se ha pro­du­ci­do el sor­pas­so de Uni­dos Po­de­mos al PSOE, sino un cla­ro ade­lan­ta­mien­to del blo­que de iz­quier­das al de de­re­chas tan­to en vo­tos co­mo en es­ca­ños. Si nos ate­ne­mos ex­clu­si­va­men­te a lo que desea la vo­lun­tad po­pu­lar, es­tá ca­da vez más cla­ro que de­man­da un go­bierno de iz­quier­das que su­pon­ga un cam­bio de rum­bo ra­di­cal res­pec­to a la po­lí­ti­ca desa­rro­lla­da por Ma­riano Ra­joy en los úl­ti­mos cua­tro años y me­dio.

Un cam­bio que su­pon­ga una nue­va po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ex­pan­si­va; un cam­bio fren­te al pro­ble­ma ca­ta­lán; y una ma­yor ejem­pli­fi­ca­ción fren­te a la co­rrup­ción. Y an­te las as­pi­ra­cio­nes que ex­pre­san la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, in­clui­dos los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas, va a re­sul­tar­le muy di­fí­cil a los ba­ro­nes de Fe­rraz opo­ner­se a un go­bierno de coa­li­ción con Uni­dos Po­de­mos aun­que es­té pre­si­di­do por Pa­blo Igle­sias. Ya no que­da­rían ex­cu­sas pa­ra de­cir­le que no. Y me­nos aún cuan­do es­tán go­ber­nan­do jun­tos en los gran­des ayun­ta­mien­tos y en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas co­mo la de Va­len­cia.

Otra co­sa dis­tin­ta es que no se pon­gan de acuer­do en el pro­gra­ma de go­bierno que ha­bría que apli­car. Du­ran­te el de­ba­te elec­to­ral del ca­be­za de lis­ta y de los por­ta­vo­ces eco­nó­mi­cos se pu­do com­pro­bar que el PSOE y Uni­dos Po­de­mos en­to­nan la mis­ma música, aun­que di­fie­ren en la le­tra. Lo mis­mo ocu­rre en­tre el PP y Ciu­da­da­nos. He­mos pa­sa­do del bi­par­ti­dis­mo a dos blo­ques per­fec­ta­men­te de­fi­ni­dos: el de la iz­quier­da y el de la de­re­cha.

Es en es­ta ne­go­cia­ción so­bre medidas con­cre­tas don­de el acuer­do pue­de nau­fra­gar, lo que le per­mi­ti­ría al PSOE de­jar go­ber­nar con su abs­ten­ción al par­ti­do más vo­ta­do pa­ra evi­tar en ex­tre­mis una ter­ce­ra con­vo­ca­to­ria elec­to­ral que na­die quie­re.

Igle­sias, cons­cien­te de que pue­de su­ce­der, ha em­pe­za­do a alla­nar el ca­mino. De mo­men­to, el re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya ha de­ja­do de ser una con­di­ción si­ne qua non. Pe­ro no es su­fi­cien­te. Hay una do­ce­na de medidas eco­nó­mi­ca de ca­la­do que re­sul­tan po­co rea­lis­tas, co­mo in­cre­men­tar el gas­to pú­bli­co en 60.000 mi­llo­nes.

JOR­GE ZA­PA­TA / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.