Bar­ce­lo­na te­me la sa­tu­ra­ción y la pér­di­da de per­so­na­li­dad

El Ayun­ta­mien­to ha to­ma­do medidas con­tro­ver­ti­das y los ho­te­le­ros re­cla­man es­tra­te­gias a lar­go pla­zo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ós­car Mu­ñoz Blai Fe­lip Pa­lau

El freno a crear pla­zas ho­te­le­ras en cier­tas zo­nas en­fren­ta al sec­tor con el go­bierno de Ada Co­lau

La con­tro­ver­sia so­bre los lí­mi­tes del turismo tie­ne en Bar­ce­lo­na un es­ce­na­rio des­ta­ca­do. No es un asun­to nue­vo. Los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992 pu­sie­ron la ca­pi­tal de Ca­ta­lun­ya en la pri­me­ra di­vi­sión mun­dial y, des­de en­ton­ces, la afluen­cia de vi­si­tan­tes ha ido a más pau­la­ti­na­men­te has­ta al­can­zar co­tas que pa­re­cían im­pen­sa­bles y con­ver­tir­se en una gran fuen­te de in­gre­sos. La pre­sión de los tu­ris­tas en las zo­nas más cén­tri­cas ha en­cen­di­do el de­ba­te, por el im­pac­to que es­ta ac­ti­vi­dad tie­ne en la vi­da de los ve­ci­nos y por el ries­go de des­na­tu­ra­li­za­ción que su­fren al­gu­nos ba­rrios. La ciu­dad bus­ca un mo­de­lo que se­pa apro­ve­char sus atrac­ti­vos –ar­qui­tec­tu­ra, ur­ba­nis­mo, mu­seos, es­pec­tácu­los, de­por­te, con­gre­sos, gas­tro­no­mía, pla­yas...– sin per­ver­tir su per­so­na­li­dad, sin con­ver­tir­se en un par­que te­má­ti­co.

Al po­co de lle­gar a la al­cal­día, Ada Co­lau apli­có una mo­ra­to­ria en la con­ce­sión de li­cen­cias pa­ra nue­vos ho­te­les e ini­ció los trá­mi­tes pa­ra ela­bo­rar un plan que or­de­na­ra es­ta ac­ti­vi­dad. Los cru­ce­ros –otro de los ico­nos de­la atrac­ción deBar­ce­lo­na, con una con­tri­bu­ción en el PIB de Ca­ta­lun­ya de413mi­llo­nes deeu­ros, se­gú­nu­nes­tu­dio­de­laUB– tam­bién es­tán en­ci­ma­de­la­me­sa. El Ayun­ta­mien­to quie­re que pa­guen una ta­sa, co­mo ya lo ha­cen quie­nes per­noc­tan en ho­te­les. “Más que de can­ti­dad, lo que que­re­mos es ver la ca­li­dad del turismo”, ex­pli­ca Agus­tí Co­lom, con­ce­jal de Em­pre­sa y Tu­ris­mo­de­la­ca­pi­tal­ca­ta­la­na. “Lo­que nos in­tere­sa –con­ti­núa– es sa­ber cuán­to gas­tan los vi­si­tan­tes, dón­de, qué ha­cen y có­mo se dis­tri­bu­ye la ri­que­za que ge­ne­ran, qué ti­po de ocu­pa­ción crean...”

La mo­ra­to­ria se pro­du­jo, ar­gu­men­ta el con­ce­jal, por­que ha­bía un “in­cre­men­to des­me­su­ra­do de la ofer­ta”. En­tre 2011 y me­dia­dos de 2015, de­ta­lla, se crea­ron 5.000 pla­zas y, en ju­lio de 2015, en­tre las li­cen­cias en cur­so y las so­li­ci­ta­das ha­bía otras 10.000. “Ha­bía que ac­tuar”, afir­ma Co­lom, por­que, ade­más, se es­ta­ba dan­do una ex­ce­si­va con­cen­tra­ción. “En al­gu­nas zo­nas cen­sa­les, la po­bla­ción flo­tan­te es tres ve­ces ma­yor que los re­si­den­tes –ex­pli­ca–, es­to su­po­ne un enor­me ries­go de de­ser­ti­fi­ca­ción de ve­ci­nos, de cam­bio del ti­po de co­mer­cios...” Se tra­ta, ase­ve­ra, de “man­te­ner la di­ver­si­dad de usos, por­que el turismo es el 12% de la eco­no­mía de Bar­ce­lo­na, un pe­so im­por­tan­te, si­mi­lar al del co­mer­cio, pe­ro hay mu­cho más”.

El plan que pre­pa­ra el go­bierno mu­ni­ci­pal di­vi­de Bar­ce­lo­na en tres zo­nas. Una, la más cén­tri­ca y ac­tual­men­te con más ac­ti­vi­dad, “la más sa­tu­ra­da, que no pue­de cre­cer –ex­pli­ca Co­lom–, sino de­cre­cer de ma­ne­ra na­tu­ral”. Otra, con­ti­núa, “sa­tu­ra­da pe­ro que to­da­vía no ha lle­ga­do al lí­mi­te, por lo que de­be­ría que­dar co­mo es­tá, sin cre­cer ni de­cre­cer”. Y la ter­ce­ra, re­par­ti­da por el res­to de la ciu­dad, “que tie­ne po­si­bi­li­dad de cre­cer, don­de se pue­de cons­truir nue­va ofer­ta de ma­ne­ra sos­te­ni­da”.

El Gre­mi d’Ho­tels de Bar­ce­lo­na re­cha­za que se to­men medidas pre­ci­pi­ta­das. “An­tes de ha­cer al­go que afec­te al turismo y a otros sec­to­res de la ciu­dad, se de­be te­ner muy cla­ro cuál es la es­tra­te­gia”, va­lo­ra Manel Ca­sals, di­rec­tor ge­ne­ral de la en­ti­dad, que tam­bién abo­ga por un “cre­ci­mien­to equi­li­bra­do que pre­ser­ve la iden­ti­dad de la ciu­dad”, por un “mo­de­lo sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble”. La for­ta­le­za de la ca­pi­tal ca­ta­la­na es, en su opi­nión, ade­más del atrac­ti­vo de la pro­pia ciu­dad, “la gran ca­li­dad de su plan­ta ho­te­le­ra, quees­fran­ca­men­te­com­pe­ti­ti­va”. Y los pun­tos­dé­bi­les, “el ries­go de­des­na­tu­ra­li­za­ción” y “la ofer­ta ile­gal, que ha cre­ci­do mu­cho”. Ca­sals cree que no hay sa­tu­ra­ción en Bar­ce­lo­na, “to­da­vía hay mar­gen y, por ello, hay que or­de­nar el cre­ci­mien­to”, pe­ro, in­sis­te, “con una es­tra­te­gia que nos pa­re­ce que el Ayun­ta­mien­to no tie­ne cla­ra”.

El di­rec­tor ge­ne­ral del gre­mio ho­te­le­ro re­cuer­da que en el sec­tor tra­ba­jan, de ma­ne­ra di­rec­ta, unas 25.000 per­so­nas de la ciu­dad, de las que más de un 30% tie­nen es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios yca­si un25%, for­ma­ción pro­fe­sio­nal. “Hay críticas so­bre el ni­vel de los tra­ba­ja­do­res –pro­si­gue–, pen­sa­mos que es bueno, in­clu­so ex­ce­len­te, y sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les, en ge­ne­ral, tam­bién son bue­nas.” Un as­pec­to, es­te úl­ti­mo, que el con­ce­jal Agus­tí Co­lom cree me­jo­ra­ble. “Es un sec­tor que tra­di­cio­nal­men­te ha su­fri­do pre­ca­rie­dad al­ta, im­pro­pia de una ac­ti­vi­dad con be­ne­fi­cios al­tos –ex­pli­ca–, pe­ro an­tes de pro­po­ner medidas , he­mo­sen­car­ga­do unes­tu­dio al Con s ell Eco­nò­mi ci So­cial de Bar­ce­lo­na( CESB)qu en os dig adón­de es­ta­mos exac­ta­men­te ”. Tam­bién se ha fir­ma­do un acuer­do en el seno del con­sor­cio Tu­ris­me de Bar­ce­lo­na, con los sin­di­ca­tos y el em­pre­sa­ria­do, que bus­ca me­jo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y for­ma­ción.

AGUS­TÍ ENSESA / AR­CHI­VO

El sec­tor tu­rís­ti­co em­plea de for­ma di­rec­ta a unas 25.000 per­so­nas en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.