El éxi­to de la fun­cio­na­li­dad

Ha­ce 40 años la fir­ma in­ven­tó la ma­qui­ni­lla de afei­tar más exi­to­sa: ba­ra­ta, fá­cil de usar y desecha­ble

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN - Mar­ga­ri­ta Puig

En 1976 Mar­cel Bich se de­ci­dió a evo­lu­cio­nar los ins­tru­men­tos de afei­ta­do. Los ha­bi­tua­les de la épo­ca eran com­pli­ca­dos de usar, po­co se­gu­ros y ade­más muy ca­ros. Así, en la lí­nea del lan­za­mien­to del bo­lí­gra­fo Bic Cris­tal (1950) y de los en­cen­de­do­res icó­ni­cos de la fir­ma (1973) que por su sen­ci­llez y prag­ma­tis­mo lle­ga­ron al al­can­ce de cual­quier bol­si­llo, re­pi­tió su fór­mu­la de éxi­to. Así es co­mo in­ven­tó la pri­me­ra ma­qui­ni­lla de afei­tar con la ho­ja in­te­gra­da. y desecha­ble.

¿La prin­ci­pal ba­za de su in­ven­to? La al­ta ca­li­dad de su ho- ja (con­tac­tó con la em­pre­sa Vio­lex, una com­pa­ñía grie­ga fun­da­da en 1952), su po­si­cio­na­mien­to co­rrec­to pa­ra evi­tar cor­tes y el man­go­fun­cio­nal y li­ge­ro pa­ra con­tro­lar la ve­lo­ci­dad del afei­ta­do. To­do con un pre­cio com­pe­ti­ti­vo y jus­to. No ha­ce fal­ta de­cir que su in­ven­to fue to­da una re­vo­lu­ción que ase­gu­ró el fu­tu­ro de es­ta fir­ma que en el 2015 fac­tu­ró 32 mi­llo­nes de eu­ros.

Des­de en­ton­ces la evo­lu­ción de la ma­qui­ni­lla de Bi­cha si­do cons­tan­te, pe­ro siem­pre con un de­no­mi­na­dor co­mún: la pre­ci­sión y ese ajus­te de los pre­cios. Así en 1979 lle­gó la pri­me­ra ver­sión fe­me­ni­na, en los 90 la de dos ho­jas y en la dé­ca­da de los 2000 las ma­qui­ni­llas de tres y has­ta cua­tro ho­jas. To­do acom­pa­ña­do con cam­bios en los man­gos y ca­be­za­les y en oca­sio­nes con ban­das lu­bri­can­tes (con le­che de co­co, aloe ve­ra o vi­ta­mi­na E en fun­ción del mo­de­lo) y la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía Flex (las ho­jas se mon­tan­so­bre re­sor­tes pa­ra dis­tri­buir y ab­sor­ber la pre­sión y apu­rar más el re­sul­ta­do del afei­ta­do).

Sin du­da la his­to­ria de la ma­qui­ni­lla, que jus­to aho­ra ce­le­bra su 40 aniver­sa­rio, es in­tere­san­te pe­ro no más que la del bo­lí­gra­fo de la ca­sa, pro­ba­ble­men­te el más in­ter­na­cio­nal de cuan­tos exis­ten. Fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Mar­cel Bich y su so­cio de to­da la vi­da, Eduard Buf­fard, com­pra­ron una fá­bri­ca arrui­na­da de pie­zas pa­ra plu­mas es­ti­lo­grá­fi­cas a las afue­ras de Pa­rís, en Clinchy. Y de nue­vo la vi­sión de Bich fue pro­vi­den­cial. Sa­bía de la exis­ten­cia del bi­ro­me, ar­ti­lu­gio in­ven­ta­do por el pe­rio­dis­ta hún­ga­ro ar­gen­tino Lász­lo Bi­ró, que can­sa­do de car­gar las plu­mas se hi­zo un dis­po­si­ti­vo con una pe­lo­ti­ta gi­ra­to­ria en el ex­tre­mo que im­preg­na­ba de tinta el pa­pel ,y de su co­mer­cia­li­za­ción por la mar­ca Rey­nolds en los años 40 (100 dó­la­res). Así que Bich lo re­in­ter­pre­tó en los años 50 con suBic cris­tal. Un cuer­po de 14 cen­tí­me­tros trans­pa­ren­te y he­xa­go­nal per­mi­te vi­sua­li­zar la tinta que que­da y que es­ta rue­de en tres su­per­fi­cies. Es ba­ra­to, se se­ca rá­pi­do y per­mi­te es­cri­bir has­ta dos ki­ló­me­tros de pa­la­bras...

Las ma­qui­ni­llas clá­si­cas re­quie­ren tiem­po y pa­cien­cia

Las ma­qui­ni­llas de hoy en día in­cor­po­ran tec­no­lo­gía Flex

Los ins­tru­men­tos de afei­ta­do no evo­lu­cio­na­ron has­ta 1975

Des­de la in­ven­ción de Bich, no es ne­ce­sa­rio afi­lar las ho­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.