Vi­vien­das nue­vas con vis­tas al golf

Las pro­mo­cio­nes de al­to 'stan­ding' jun­to a cam­pos de golf re­gre­san po­co a po­co al mer­ca­do ca­ta­lán

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar Cla­ra­mon­te

Pa­ra que es­te ti­po de pro­duc­to fun­cio­ne ha de es­tar bien si­tua­do, a un pre­cio com­pe­ti­ti­vo y dar ser­vi­cios aña­di­dos

En Ca­ta­lun­ya hay 37 cam­pos de golf y al­re­de­dor de mu­chos de ellos han ido sur­gien­do ur­ba­ni­za­cio­nes de lu­jo. Es el ca­so de Can Gi­ro­na, en Sit­ges; el An­tic Ba­rri del Golf, en Guils de Cer­dan­ya; El Mon­tan­yà, en Se­va; o Te­rres No­ves, en Bon­mont; por ci­tar al­gu­nos ejem­plos.

Si bien tra­di­cio­nal­men­te po­seer una re­si­den­cia jun­to a un cam­po de golf se ha aso­cia­do con ex­clu­si­vi­dad y un es­tra­to so­cial al­to, la cues­tión es si hoy en día ese mo­de­lo de de­sa­rro­llo si­gue re­sul­tan­do atrac­ti­vo pa­ra nue­vos com­pra­do­res. Se­gún Fra­nçois Ca­rriè­re, fun­da­dor y CEO de la in­mo­bi­lia­ria Cold­well Ban­ker Es­pa­ña y An­do­rra, “con la reac­ti­va­ción glo­bal del sec­tor, tam­bién se han re­to­ma­do pro­yec­tos vin­cu­la­dos al golf, aun­que no creo que va­ya a ha­ber un gran au­ge, por­que Ca­ta­lun­ya nun­ca ha si­do un des­tino prio­ri­ta­rio pa­ra los gol­fis­tas in­ter­na­cio­na­les. El úni­co in­ten­to im­por­tan­te de pro­mo­ver ca­sas de lu­jo al­re­de­dor de un cam­po en los úl­ti­mos años ha si­do PGA Ca­ta­lun­ya Re­sort”.

Un gran pro­yec­to a pe­que­ña es­ca­la

Pro­ba­ble­men­te, es­te pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co que se es­tá am­plian­do en un en­torno de 300 hec­tá­reas en Cal­des de Ma­la­ve­lla (Gi­ro­na) sea el ma­yor en la pro­vin­cia en la ac­tua­li­dad. Co­mo des­ta­ca Da­vid Pla­na, CEO de PGA Ca­ta­lun­ya Re­sort, “nues­tro mo­de­lo es con­sis­ten­te, no se cons­trui­rá ma­si­va­men­te. A di­fe­ren­cia de mu­chos otros en la cos­ta Me­di­te­rrá­nea don­de se desa­rro­lla­ba de gol­pe una pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria con un golf, no­so­tros em­pe­za­mos la ur­ba­ni­za­ción 15 años des­pués de fun­cio­nar el cam­po, que no es de so­cios sino co­mer­cial. De he­cho, fue en 2010, en ple­na cri­sis, así que he­mos cons­trui­do po­co a po­co y a pe­que­ña es­ca­la, sin te­ner stock de pro­duc­to. De las 400 vi­vien­das que po­de­mos ha­cer, he­mos aca­ba­do 100 y te­ne­mos unas 60 más en cons­truc­ción, la ma­yo­ría ven­di­das so­bre plano. Pre­ve­mos aca­bar el pro­yec­to en unos cin­co años”.

Su ofer­ta se di­vi­de en apar­ta­men­tos de unos 120 m2 por unos 500.000 eu­ros, ca­sas ado­sa­das de 200 m2 so­bre los 750.000 eu­ros y vi­llas in­de­pen­dien­tes de 300-500 m2 a par­tir del mi­llón de eu­ros. Ade­más, Pla­na des­ta­ca que “en los úl­ti­mos seis me­ses se es­tán ven­dien­do más par­ce­las –las más ase­qui­bles, de 1.000 m2, por 400.000 eu­ros– a in­ver­so­res lo­ca­les”.

En cuan­to al per­fil de clien­tes, pre­do­mi­nan los in­gle­ses, ca­ta­la­nes, fran­ce­ses y sui­zos que “bus­can una vi­vien­da va­ca­cio­nal en un en­torno pri­vi­le­gia­do y se­gu­ro, con ba­ja den­si­dad de po­bla­ción y ex­ce­len­tes ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios. So­lo un 15% de la gen­te vi­ve to­do el año, pe­ro al es­tar tan cer­ca del ae- ro­puer­to de Gi­ro­na, ca­da vez más ex­tran­je­ros vie­nen fi­nes de se­ma­na du­ran­te el in­vierno”, de­ta­lla Pla­na, quien ma­ti­za que “un 30% de los clien­tes no jue­ga al golf”.

Ade­más de la ca­li­dad de las ins­ta­la­cio­nes pa­ra prac­ti­car es­te de­por­te, a me­nu­do su lo­ca­li­za­ción es igual o más im­por­tan­te pa­ra que la ven­ta de ca­sas fun­cio­ne, tam­bién co­mo ho­gar prin­ci­pal. Es­to ocu­rre en la ur­ba­ni­za­ción Club de Golf Pe­ra­la­da, muy cer­ca de la fron­te­ra con Fran­cia. Fue edi­fi­ca­da ha­ce unos 15 años y ape­nas que­da te­rreno li­bre, aun­que “po­co a po­co vuel­ve a cons­truir­se y se reac­ti­van las ven­tas de se­gun­da mano”, ase­gu­ra Ma­ri­bel Apa­ri­cio, ges­to­ra de Fin­ques Fa­ro, que co­mer­cia­li­za pro­pie­da­des en es­te en­cla­ve, don- de, aña­de, “un 70% de pro­pie­ta­rios –la ma­yo­ría ca­ta­la­nes, fran­ce­ses y ale­ma­nes– vi­ven to­do el año por­que tie­nen ne­go­cios en la zo­na o es­tán ju­bi­la­dos y va­lo­ran el en­torno tran­qui­lo y muy ex­clu­si­vo, en el que el cam­po de golf es ca­si una ex­ten­sión del jar­dín de su ca­sa”.

En opi­nión de Car­me­lo Pé­rez, di­rec­tor co­mer­cial de In­moG­la­ciar, pro­mo­to­ra de las 39 vi­vien­das nue­vas a par­tir de 230 m2 y 745.000 eu­ros de Re­si­den­cial Can Tra­bal Golf, en Sant Cu­gat, “el he­cho de que exis­ta un cam­po de golf jun­to a la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria es un ali­cien­te más pa­ra com­prar una vi­vien­da fa­mi­liar de ca­li­dad en un lu­gar ex­clu­si­vo, aun­que hoy por hoy, és­ta no es una ra­zón pa­ra en­ca­re­cer los pre­cios”.

02 Am­pli­tud Ca­sa de 280 m2 y 1.400 m2 de te­rreno en la ur­ba­ni­za­ción Club de Golf Pe­ra­la­da

01 Con fir­ma Vi­lla de lu­jo pro­yec­ta­da por el ar­qui­tec­to Juan Trias de Bes en PGA Ca­ta­lun­ya Re­sort

03 Ca­sa ado­sa­da Di­se­ño in­te­li­gen­te en el in­te­rior de la vi­vien­da con vis­tas al golf en Cal­des de Ma­la­ve­lla

04 Fa­cha­da de zinc Ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea en una vi­lla in­de­pen­dien­te en PGA Ca­ta­lun­ya Re­sort

05 Pro­yec­to Re­si­den­cial Can Tra­bal Golf, en Sant Cu­gat, con tres co­mu­ni­da­des in­de­pen­dien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.