Zo­na ‘pri­me’ con pa­sa­do y pre­sen­te

El Born se­du­ce a los in­ver­so­res eu­ro­peos por la sin­gu­la­ri­dad de su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

La Vía Laie­ta­na en un ex­tre­mo, el par­que de la Ciu­ta­de­lla en el otro, el mar muy cer­ca y la ciu­dad del si­glo XVIII su­mer­gi­da en su in­te­rior. El Born, que ha vi­vi­do to­da cla­se de es­plen­do­res y des­di­chas, tie­ne mu­cha his­to­ria que con­tar. La más re­cien­te mues­tra un ba­rrio en ple­na efer­ves­cen­cia, de in­ten­sa vi­da lú­di­ca y co­mer­cial, com­ple­men­ta­da con un va­lio­so pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co que le otor­ga per­so­na­li­dad.

“Ate­rri­cé aquí a prin­ci­pios de los años ochen­ta, ha­cia po­co que aca­ba­ban de des­alo­jar el mer­cat y na­die da­ba un du­ro por el ba­rrio, pe­ro era un lu­gar au­tén­ti­co, vi­vo y di­ver­so que me aco­gió con hos­pi­ta­li­dad”, di­ce el ar­qui­tec­to Ju­li Ca­pe­lla. Él, que ins­ta­ló su vi­vien­da y des­pa­cho en un des­tar­ta­la­do edi­fi­cio de la ca­lle Prin­ce­sa, for­mó par­te de ese gru­po de pro­fe­sio­na­les bohe­mios, crea­ti­vos y al­ter­na­ti­vos cul­tu­ra­les que re­des­cu­brie­ron el Born cuan­do no era más que un en­re­ja­do de ca­lles muy es­tre­chas pla­ga­das de edi­fi­cios an­ti­guos y de­gra­da­dos, mu­chos de ellos va­cíos des­de ha­cía más de trein­ta años.

Po­co a po­co fue­ron lle­gan­do al­gu­nos cu­rio­sos de la par­te al­ta de la Dia­go­nal, gen­tes con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo que em­pe­za­ron a in­tere­sar­se por la sin­gu­la­ri­dad del ba­rrio, que se ha ca­rac­te­ri­za­do por ha­ber sa­bi­do mez­clar tra­di­ción y mo­der­ni­dad en sus ca­lles. Se em­pe­za­ron a reha­bi­li­tar al­gu­nos in­mue­bles, se abrie­ron es­pa­cios, se pea­to­na­li­za­ron ca­lles, me­jo­ra­ron los equi­pa­mien­tos de la zo­na, subie­ron los pre­cios de los al­qui­le­res y co­men­zó la es­pe­cu­la­ción.

El Born se pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te de mo­da, con­vir­tién­do­se en un ba­rrio snob con in­du­da­ble atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, un ba­rrio ideal pa­ra ca­lle­jear, ce­nar, tras­no­char y tam­bién pa­ra in­ver­tir.

In­ver­tir en el Born

“Hoy, ade­más de los sin­gles y pa­re­jas jó­ve­nes na­cio­na­les, quie­nes ad­quie­ren pro­pie­da­des aquí son so­bre to­do ex­tran­je­ros, eu­ro­peos prin­ci­pal­men­te, que de­sean es­ta­ble­cer en el Born su vi­vien­da ha­bi­tual o su se­gun­da re­si­den­cia pa­ra es­tan­cias cor­tas por mo­ti­vos la­bo­ra­les, com­pa­gi­nán­do­la co­mo in­ver­sión des­ti­na­da al al­qui­ler –afir­ma Ca­me­lia Ló­pez, con­sul­to­ra de la in­mo­bi­lia­ria En­gel & Völ­kers–, son clien­tes que se sien­ten se­du­ci­dos por la mez­cla de mo­der­ni­dad y tra­di­ción que des­cu­bren en es­tas ca­lles, va­lo­ran la ele­gan­cia de los edi­fi­cios an­ti­guos y bus­can al­go fue­ra de lo ha­bi­tual. No quie­ren ca­jas, sino vi­vien­das con al­ma.”

Ofer­ta di­ver­sa

El Born es un ba­rrio de con­tras­tes, y lo mis­mo su­ce­de con la ofer­ta de pro­pie­da­des de la zo­na. Po­de­mos en­con­trar des­de fin­cas re­gias ca­ta­lo­ga­das, al­gu­nas de ellas de re­co­no­ci­dos ar­qui­tec­tos co­mo Sag­nier o Fon­tse­ré, con vi­vien­das en buen es­ta­do de con­ser­va­ción y ele­men­tos ori­gi­na­les de gran va­lor en su in­te­rior, has­ta otras que pre­ci­san de una reha­bi­li­ta­ción in­te­gral de to­do el edi­fi­cio; fin­cas an­ti­guas, an­te­rio­res al si­glo XVIII, de cons­truc­ción sen­ci­lla, di­men­sio­nes re­du­ci­das y con po­cas po­si­bi­li­da­des de adap­tar­las a las nue­vas nor­ma­ti­vas; y otras del si­glo XX, to­tal­men­te re­no­va­das y dis­tri­bui­das en apar­ta­men­tos de dis­tin­tas di­men­sio­nes.

“An­te tan­ta di­ver­si­dad de ti­po­lo­gía de vi­vien­das y cons­truc­cio­nes, to­das ellas re­la­cio­na­das di­rec­ta­men­te con los di­fe­ren­tes mo­men­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos por los que ha ido pa­san­do el ba­rrio a lo lar­go de los si­glos, es di­fí­cil es­ta­ble­cer una me­dia equi­ta­ti­va de pre­cios –di­ce Ca­mi­la Ló­pez–, en ge­ne­ral, po­de­mos ha­blar de 2.500 €/m2 a 3.100 €/m2 pa­ra las fin­cas re­gias que, en ca­so de es­tar reha­bi­li­ta­das, pue­den lle­gar has­ta los 5.000 €/m2”.

La si­tua­ción de la fin­ca tam­bién de­ter­mi­na su ca­ché. El pa­seo Pi­cas­so, con vis­tas al par­que de la Ciu­ta­de­lla, los al­re­de­do­res del re­mo­de­la­do mer­cat o las ca­lles de Sant Pe­re Més Alt y Sant Pe­reMés Baix, pea­to­na­les, tran­qui­las y con atrac­ti­va vi­da co­mer­cial, son se­gún la in­mo­bi­lia­ria Lu­cas Fox, las zo­nas pri­me de es­te ba­rrio, sien­do tam­bién unas de las más de­man­da­das por los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra es­ta­ble­cer­se en nues­tra ciu­dad.

“En cual­quier ca­so, aho­ra es un buen mo­men­to pa­ra in­ver­tir –se­ña­la Ca­mi­la Ló­pez–, ya que los pre­cios es­tán aun un 35% por de­ba­jo res­pec­to del año 2007”.

"Es un buen mo­men­to pa­ra in­ver­tir, los pre­cios es­tán aun un 35% por de­ba­jo res­pec­to de 2007"

FO­TOS: EN­GEL & VÖL­KERS

En Sant Pe­re Més Baix Apar­ta­men­to de 135m2, to­tal­men­te re­for­ma­do, en ven­ta por 790.000 eu­ros

En la ca­lle Prin­ce­sa Es­tu­dio en la úl­ti­ma plan­ta de un edi­fi­co del ar­qui­tec­to En­ric Sag­nier

Zo­na más co­ti­za­da Los al­re­de­do­res del par­que de la Ciu­ta­de­lla son muy pre­cia­dos en el Born

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.