Un sa­la­rio mí­ni­mo digno

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

En una so­cie­dad de­cen­te to­das las per­so­nas que tra­ba­jen de­be­rían ga­nar un sa­la­rio digno. ¿Qué es un sa­la­rio digno? La res­pues­ta de­pen­de del ni­vel de vi­da de la so­cie­dad en cues­tión. Lo que en No­rue­ga pue­de pa­re­cer po­co en Gre­cia pue­de ser más que su­fi­cien­te. Un mí­ni­mo de­be­ría ser el um­bral de po­bre­za de una uni­dad fa­mi­liar in­te­gra­da por una per­so­na que tra­ba­je y por otra que de­pen­da de ella. Es­te ni­vel, que va­ría de país a país, vie­ne a equi­va­ler al 50% del PIB per cá­pi­ta.

En cualquier país al nor­te de los Pi­ri­neos es ile­gal pa­gar mu­cho me­nos a una per­so­na que tra­ba­je a tiem­po com­ple­to. Por ejem­plo, en los Paí­ses Ba­jos el sa­la­rio mí­ni­mo equi­va­le al 97% del um­bral de po­bre­za, y en Ale­ma­nia al 101%. En el Reino Uni­do, don­de ha­ce po­co equi­va­lía al 85%, ya ha si­do apro­ba­do que al­can­ce el 95%.

En cam­bio, en Es­pa­ña el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal só­lo equi­va­le al 76% del um­bral de la po­bre­za, y en Ca­ta­lun­ya, que lo com­par­te pe­ro don­de el cos­te de la vi­da es más al­to, al 63%. No nos de­be sor­pren­der, pues, com­pro­bar que Es­pa­ña li­de­ra la pro­por­ción de tra­ba­ja­do­res pobres den­tro de Eu­ro­pa.

El sa­la­rio mí­ni­mo es­pa­ñol no siem­pre ha si­do ba­jo. Cuan­do el Fran­quis­mo lo introdujo, en 1963, lo fi­jó en 1.800 pe­se­tas al mes. El Ban­co Mun­dial es­ti­ma que, aquel año, el PIB per cá­pi­ta es­pa­ñol era 609 dó­la­res. En­ton­ces 1.800 pe­se­tas eran 30 dó­la­res, que, en 14 men­sua­li­da­des, equi­va­lían al 69% del PIB per cá­pi­ta del mo­men­to. Es­ta pro­por­ción pue­de pa­re­cer muy ele­va­da, pe­ro coin­ci­de con la que re­pre­sen­ta­ba el sa­la­rio mí­ni­mo ame­ri­cano del mo­men­to (1,15 dó­la­res/ho­ra) con res­pec­to a su PIB per cá­pi­ta (3.574 dó­la­res): el 67%.

¿Por qué el sa­la­rio mí­ni­mo es­pa­ñol es tan ba­jo? Co­mo es­ta­mos ha­blan­do en tér­mi­nos re­la­ti­vos, la res­pues­ta es: no por­que no po­da­mos pa­gar uno más al­to, sino por­que no que­re­mos.

Un sa­la­rio mí­ni­mo más al­to nos ha­ría una so­cie­dad más de­cen­te, pe­ro es­ta no es la úni­ca ra­zón por pro­pug­nar­lo. Un sa­la­rio mí­ni­mo más al­to nos es ne­ce­sa­rio pa­ra ser más efi­cien­tes.

Cualquier per­so­na que ha­ya pa­sa­do por un au­la don­de se en­se­ñe eco­no­mía sa­be o de­be­ría sa­ber que la eco­no­mía de mer­ca­do es un sis­te­ma muy efi­cien­te siem­pre que los pre­cios re­fle­jen los cos­tes. Aho­ra bien, los sa­la­rios muy ba­jos no re­fle­jan el cos­te de los tra­ba­ja­do­res que los co­bran.

Con­si­de­re­mos un con­su­mi­dor que, com­pran­do una ham­bur­gue­sa, es aten­di­do por una per­so­na que co­bre el sa­la­rio mí­ni­mo. Ob­via­men­te, o él, o el em­pre­sa­rio, o am­bos, se be­ne­fi­cian del he­cho de que el de­pen­dien­te ga­ne tan po­co. Aho­ra bien, co­mo vi­vi­mos en un país ci­vi­li­za­do, el de­pen­dien­te tie­ne de­re­cho a usar la sa­ni­dad pú­bli­ca, tie­ne de­re­cho a en­viar a sus hi­jos a los cen­tros pú­bli­cos de en­se­ñan­za y, cuan­do sea ma­yor, ten­drá de­re­cho a un apo­yo pú­bli­co.

Es­tos ser­vi­cios tie­nen un cos­te mu­cho más ele­va­do que los im­pues­tos que ha­brá pa­ga­do a lo lar­go de su vi­da. Con­cre­ta­men­te, y su­po­nien­do que ten­ga una sa­lud, una lon­ge­vi­dad y una fa­mi­lia me­dias, en el mo­men­to de ce­rrar los ojos por úl­ti­ma vez, el de­pen­dien­te ha­brá cau­sa­do un agu­je­ro en las cuen­tas pú­bli­cas de 130.000 eu­ros.

Ac­tual­men­te, es­te dé­fi­cit lo pa­ga­mos los con­tri­bu­yen­tes en for­ma de más im­pues­tos o de peo­res pres­ta­cio­nes. En de­fi­ni­ti­va, la ham­bur­gue­sa es­ta­ba sub­ven­cio­na­da por la so­cie­dad. Es­ta sub- ven­ción no tie­ne nin­gún sen­ti­do. Se­ría mu­cho me­jor que el pre­cio de la ham­bur­gue­sa fue­ra más al­to pa­ra per­mi­tir pa­gar un sa­la­rio me­jor, el cual, a su vez, per­mi­ti­ría al de­pen­dien­te pa­gar más im­pues­tos y ha­cer me­nor el agu­je­ro.

Es­te ha si­do el ra­zo­na­mien­to del go­bierno con­ser­va­dor bri­tá­ni­co, que, par­tien­do de un sa­la­rio mí­ni­mo un 30% su­pe­rior al es­pa­ñol en tér­mi­nos de po­der ad­qui­si­ti­vo, ha apro­ba­do su­bir­lo un 34% a lo lar­go de la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra. Con el ar­gu­men­to de que “no po­de­mos pa­gar el es­ta­do del bie­nes­tar”.

To­dos los paí­ses tie­nen tra­ba­ja­do­res po­co cua­li­fi­ca­dos y re­la­ti­va­men­te mal re­mu­ne­ra­dos. Lo que es ca­rac­te­rís­ti­co de Es­pa­ña es su abundancia: el doble que en cualquier país al nor­te de los Pi­ri­neos, en­tre Ir­lan­da y Fin­lan­dia. Por­que es le­gal pa­gar­los tan po­co.

Un sa­la­rio mí­ni­mo digno de es­te nom­bre obli­ga­ría a los em­pre­sa­rios a au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res me­nos cua­li­fi­ca­dos. Es de sen­ti­do co­mún que un país no me­jo­ra su com­pe­ti­ti­vi­dad a ba­se de pa­gar peor sus tra­ba­ja­do­res, sino a ba­se de for­mar­los me­jor y de do­tar­los de más me­dios. Pe­ro, des­gra­cia­da­men­te, el sen­ti­do co­mún es­ca­sea.

Con­si­de­re­mos las si­guien­tes fra­ses: “Nin­gu­na em­pre­sa que de­pen­da de pa­gar a sus tra­ba­ja­do­res sa­la­rios in­fe­rio­res a los ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir tie­ne de­re­cho a con­ti­nuar en es­te país” y “Lo que no po­de­mos per­mi­tir en nin­gún ca­so es que la pros­pe­ri­dad de las em­pre­sas pue­da pro­ve­nir [...] de unos sa­la­rios ba­jos”. La pri­me­ra es del pre­si­den­te F. D. Roo­se­velt, la se­gun­da, del mi­nis­tro de tra­ba­jo de 1963, el fa­lan­gis­ta Je­sús Romeo Go­rría. Sus ideas di­fe­rían mu­cho, pe­ro no en es­to.

El he­cho de que, so­bre to­do a par­tir de 1995, ha­ya­mos ele­gi­do un mo­de­lo ca­rac­te­ri­za­do por la pro­li­fe­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo po­co cua­li­fi­ca­dos y mal re­mu­ne­ra­dos, ex­pli­ca por qué (con­tra la re­tó­ri­ca triun­fa­lis­ta a que es­ta­mos acos­tum­bra­dos) la Se­gun­da Res­tau­ra­ción es­pa­ño­la es­té re­sul­tan­do un pe­río­do tan me­dio­cre en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad. En­tre 1960 y 1974 la pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la cre­ció mu­cho más rá­pi­da­men­te que la ame­ri­ca­na o que la fran­ce­sa. Es­te he­cho no es sor­pren­den­te, da­do que Es­pa­ña ve­nía de más aba­jo. Lo que sí sor­pren­de, es que en los úl­ti­mos 20 años ha­ya si­do mu­cho más len­ta que la ame­ri­ca­na o que la fran­ce­sa.

Ex­ce­so To­dos los paí­ses tie­nen tra­ba­ja­do­res po­co cua­li­fi­ca­dos y mal pa­ga­dos.

Lo que es ca­rac­te­rís­ti­co de Es­pa­ña es su abundancia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.