La mi­tad de las cen­tra­les tie­ne más de 29 años

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

18%. En­tre 2011 y 2015 se pu­so la pri­me­ra pie­dra en 26 cen­tra­les. Pe­ro, pa­ra te­ner una idea, a mi­tad de los años se­ten­ta se lle­ga­ron a construir unas44plan­ta­sen­do­ce­me­ses.

Ade­más, el pre­sun­to re­na­ci­mien­to nu­clear se de­be esen­cial­men­te a Chi­na (lí­der mun­dial de las re­no­va­bles, por cier­to), que tie­ne 26 cen­tra­les pa­ra construir y al em­pu­je de los emer­gen­tes (que tie­nen pro­ble­mas­de­con­ta­mi­na­ción). En­tree­llos, Ru­sia, In­dia y Co­rea del Sur. La cre­cien­te ur­ba­ni­za­ción en es­tos paí­ses ha­rá que la de­man­da de elec­tri­ci­dad au­men­te.

Pe­ro en el res­to de paí­ses se­ría más co­rrec­to ha­blar de de­cli­ve. “En EE.UU. son más las cen­tra­les que cie­rran que las que abren”, ha­ce no­tar Jor­ge Mo­ra­les, di­rec­tor ge­ne­ral de GeoAtlan­ter y co­no­ce­dor del sec­tor. Pa­ra Mo­ra­les, el cie­rre de las nu­clea­res no se de­be por­que lle­gan al fi­nal de su vi­da ope­ra­ti­va, sino esen­cial­men­te por su es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad en el en­torno ac­tual. “Los nú­me­ros no sa­len”, in­di­ca. Ba­ja in­fla­ción, pre­cio del gas com­pe­ti­ti­vo, sis­te­mas fa­rra­go­sos de li­cen­cias han cau­sa­do un cóc­tel di­fí­cil de di- ge­rir pa­ra el áto­mo, que aho­ra es me­nos com­pe­ti­ti­vo y ne­ce­si­ta subvenciones pú­bli­cas.

“Ca­da nue­va cen­tral ne­ce­si­ta una in­ver­sión muy gran­de. Si no tie­nes la se­gu­ri­dad de que vas a re­cu­pe­rar en el tiem­po el di­ne­ro, ¿quién te va a fi­nan­ciar? Se pre­ci­sa un apo­yo gu­ber­na­men­tal cla­ro. Mien­tras en los emer­gen­tes la lí­nea po­lí­ti­ca es más uni­for­me, en los paí­ses desa­rro­lla- dos el con­sen­so cam­bia en fun­ción de la opi­nión pú­bli­ca”, sub­ra­ya Ma­riano Mar­zo, ca­te­drá­ti­co de re­cur­sos ener­gé­ti­cos de la UB.

Y es­to es un pro­ble­ma, por­que el cos­te ini­cial de una cen­tral es ele­va­do, de has­ta 10.000 mi­llo­nes de eu­ros. El re­fuer­zo de las me­di­das de se­gu­ri­dad, ade­más del cos­te de man­te­ni­mien­to y de la ges­tión de re­si­duos, ha dis­pa­ra­do la fac­tu­ra. Ade­más, cuesta en­con­trar mano de obra cua­li­fi­ca­da. Co­mo re­sul­ta­do, tres de­ca­da­cua­tro­plan­tas­de­nue­va ge­ne­ra­ción III+ su­fren re­tra­sos en su pues­ta en mar­cha. Fran­cia, Reino Uni­do y Fin­lan­dia son los ca­sos más lla­ma­ti­vos. En el país es­can­di­na­vo el pre­su­pues­to ini­cial se ha mul­ti­pli­ca­do por tres.

“La in­dus­tria nu­clear es co­mo un di­no­sau­rio en un jar­dín de flo­res: es de­ma­sia­do gran­de y len­ta y no es apro­pia­da pa­ra el en­torno”, sin­te­ti­za­baMy­cleSch­nei­der, coor­di­na­do­ra del es­tu­dio World Nu­clear In­dustry Sta­tus. “El áto­mo no pue­de pro­por­cio­nar una so­lu­ción a cor­to pla­zo al cam­bio cli­má­ti­co por­que se tar­da mu­cho tiem­po pa­ra que las cen­tra­les sean ope­ra­ti­vas”, di­jo Alli­son Ma­cfar­la­ne, ex pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Re­gu­la­to­ria del Nu­clear en EE.UU..

Alar­gar la vi­da útil es una op­ción más sen­ci­lla que construir des­de ce­ro. Pe­ro la edad me­dia de las cen­tra­les a es­ca­la mun­dial es de 28,5 años. Se ne­ce­si­ta una to­ma de de­ci­sión en tiem­po mí­ni­mo. La Co­mi­sión Eu­ro­pea es­ti­ma que ha­cen fal­ta has­ta 450.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos 35 años pa­ra in­ver­tir en nue­vas plan­tas o re­em­pla­zar las exis­ten­tes, si se quie­re man­te­ner el pe­so ac­tual de la ener­gía nu­clear en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Ale­ma­nia, que ya ha echa­do el cie­rre a nue­ve reac­to­res, en 2022 des­man­te­la­rá otros ocho pa­ra apos­tar ha­cia las re­no­va­bles. Fran­cia, don­de el áto­mo re­pre­sen­ta el 70% de la ener­gía, ha de­ci­di­do que quie­re ba­jar el por­cen­ta­je has­ta el 50% en 2025. “No ve­mos mu­chas in­ver­sio­nes en la nu­clear en Eu­ro­pa”, di­jo Tim Boers­ma del Broo­king Ins­ti­tu­te.

“La ma­yor vir­tud del áto­mo es que no emi­te ga­ses en la at­mós­fe­ra, pe­ro en com­pa­ra­ción las re­no­va­bles, que son más va­ria­bles en tér­mi­nos de su­mi­nis­tro, son más rá­pi­das de construir y más ba­ra­tas y, so­bre to­do, más se­gu­ras y sin re­si­duos,” di­ce Jau­me Mo­rrón, ex­per­to en po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas. “El pla­zo de­pro­lon­ga­ción de­vi­da de­las cen­tra­les es in­su­fi­cien­te pa­ra amor­ti­zar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra su fun­cio­na­mien­to. Lo de­más es cien­cia fic­ción”, aña­de.

Es­pa­ña me­re­ce un ca­pí­tu­lo apar­te. En2015­lae­ner­gía­nu­clear ocu­pó el pri­mer pues­to en el sis­te­ma eléc­tri­co es­pa­ñol, al ha­ber pro­du­ci­do el 20,34% de la ener­gía bru­ta. Así que an­tes de con­de­nar a muer­te el áto­mo ha­bría que ha­cer una re­fle­xión. Fuen­tes del sec­tor nu­clear di­cen que­se­ría “ló­gi­co” alar­gar la vi­da útil . “Las li­cen­cias ope­ra­ti­vas de las cen­tra­les fi­na­li­za­rán en­tre 2023 y 2027 y ya es­ta­mos lle­gan­do tar­de pa­ra desa­rro­llar al­ter­na­ti­vas”, ad­vier­te Mar­zo, que­re­cuer­da­que“ca­si to­dos los par­ti­dos es­tán en con­tra”. Por ejem­plo, Po­de­mos pro­po­ne un cie­rre nu­clear en 2024 pa­rar vi­rar ha­cia un mo­de­lo de 100% re­no­va­bles en 2050. Y hoy co­no­ce­re­mos el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, que pue­de ser la bom­ba.

Pro­lon­gar la vi­da útil de las cen­tra­les es la op­ción más sen­ci­lla, pe­ro no es­tá exen­ta de cos­tes

AFP

Es­pa­ña tie­ne sie­te cen­tra­les nu­clea­res que pro­por­cio­nan el 20% de su ener­gía. Su li­cen­cia ope­ra­ti­va ca­du­ca­rá en­tre 2023 (As­có I) y 2027 (Van­de­llòs II)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.