Los he­re­de­ros de Cher­nó­bil abra­zan la nu­clear

Trein­ta años des­pués de la ca­tás­tro­fe, Ru­sia, Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia apues­tan por el de­sa­rro­llo de la ener­gía nu­clear

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mos­cú Gon­za­lo Ara­go­nés

Ucra­nia tie­ne una gran de­pen­den­cia de sus cen­tra­les nu­clea­res y Bie­lo­rru­sia abri­rá su pri­me­ra en el 2018

La ca­tás­tro­fe nu­clear del cuar­to reac­tor de Cher­nó­bil, de la que se cum­plie­ron 30 años en abril, vino a con­fir­mar los mie­dos so­bre la ener­gía nu­clear que ha­bían le­van­ta­do los ac­ci­den­tes de Chalk Ri­ver (Ca­na­dá, 1952, 1958), Ma­yak (URSS, 1957), Winds­ca­le (Reino Uni­do, 1957), Th­ree Mi­le Is­land (EE.UU., 1979) o Saint Lau­rent des Eaux (1980, Fran­cia). Tras la de­sin­te­gra­ción de la Unión So­vié­ti­ca, en 1991, Ucra­nia im­pu­so una mo­ra­to­ria a la cons­truc­ción de­nue­vas­plan­tas nu­clea­res, aun­que­si­guióo­pe­ran­do­las que ya exis­tían. Pe­ro dos años des­pués, la mo­ra­to­ria se le­van­tó.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los he­re­de­ros de la URSS y de las con­se­cuen­cias di­rec­tas de Cher­nó­bil han se­gui­do con­vi­vien­do con­lae­ner­gía nu­clear. Ucra­nia, en cu­yo te­rri­to­rio se en- cuen­tra es­te com­ple­jo nu­clear, de­pen­de de la ener­gía nu­clear an­te la fal­ta de al­ter­na­ti­vas cla­ras. Bie­lo­rru­sia pla­nea po­ner en fun­cio­na­mien­to su pri­me­ra cen­tral nu­clear en el 2018. YRu­sia ex­por­ta con éxi­to es­ta tec­no­lo­gía al mun­do en­te­ro.

Hoy, Ucra­nia tie­ne 15 reac­to­res re­par­ti­dos en cua­tro com­ple­jos nu­clea­res. Mien­tras la pre­sión in­ter­na­cio­nal lo­gra­ba que se des­man­te­la­sen tres uni­da­des que se­guían fun­cio­nan­do en Cher­nó­bil (la úl­ti­ma, en el 2000), el país cons­tru­yó tres nue­vos reac­to­res en­tre 1996 y 2004.

Los otros do­ce en­tra­ron en fun­cio­na­mien­to du­ran­te el co­mu­nis­mo. Su avan­za­da edad au­men­ta la preo­cu­pa­ción de in­ci­den­tes co­mo el de di­ciem­bre del 2014 en la uni­dad 3 de la plan­ta nu­clear de Za­po­riz­hia. Es­te só­lo pro­vo­có una pa­ra- da del reac­tor y una re­duc­ción en el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad, pe­ro un ac­ci­den­te con es­ca­pe de ra­diac­ti­vi­dad­siem­pre­se­ráu­naes­pa­da­deDa­mo­cles. Al­go que, des­gra­cia­da­men­te, pue­de­pro­vo­car­lou­na­gen­te ex­terno, co­mo que­dó cla­ro con la ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma 1 (Ja­pón, 2011), tras te­rre­mo­to y tsu­na­mi.

Pe­ro el Go­bierno de Kíev no con­tem­pla un fre­na­zo a la pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad con ener­gía nu­clear. Las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de la se­gu­ri­dad nu­clear enU­cra­nia­de­ci­die­ro­nam­plia­re­nel2013­yel2015 la vi­da útil de va­rios reac­to­res. La ex­pli­ca­ción es que ne­ce­si­ta man­te­ner el su­mi­nis­tro es­ta­ble enuna­red que de­pen­de del áto­mo. En el 2014, la ener­gía nu­clear era res­pon­sa­ble del 47% de sus ne­ce­si­da­des de elec­tri­ci­dad. Enel 2015, la de­pen­den­cia au­men­tóaun56%, se­gún da­tos pu­bli­ca­dos por Irina Ho­lov­ko, ac­ti­vis­ta del Cen­tro Eco­ló­gi­co Na­cio­nal de Ucra­nia (NECU).

Ucra­nia tie­ne com­pli­ca­do bus­car al­ter­na­ti­vas que dis­mi­nu­yan es­ta de­pen­den­cia. La gue­rra en sus pro­vin­cias orien­ta­les de Do­netsk y Luhansk han pri­va­do a Kíev de las mi­nas de car­bón de los te­rri­to­rios con­tro­la­dos por los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos. Y las lla­ma­das gue­rras del gas­co­nRu­sia­con­vier­te­nes­taen una al­ter­na­ti­va in­cier­ta.

Ase­gu­rar­se el su­mi­nis­tro de elec­tri­ci­dad es tam­bién el ar­gu­men­to de Bie­lo­rru­sia pa­ra ex­pli­car la cons­truc­ción de su pri­me­ra cen­tral nu­clear, en Os­tro­vets, cer­ca de la fron­te­ra con Li­tua­nia.

Las au­to­ri­da­des de Bie­lo­rru­sia quieren re­ba­jar la de­pen­den­cia de Ru­sia, de don­de im­por­tan el 80% de la ener­gía que ne­ce­si­tan.

La pri­me­ra cen­tral bie­lo­rru­sa es, ade­más, un cla­ro ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca la ener­gía nu­clear hoy en día en la ve­ci­na Ru­sia. Ne­go­cio. La em­pre­sa es­ta­tal Ro­sa­tom es la que ha di­se­ña­do el reac­tor y la que se en­car­ga­rá de lle­var a ca­bo su fun­cio­na­mien­to. Ru­sia tam­bién se­rá la res­pon­sa­ble de eli­mi­nar los re­si­duos nu­clea­res.

El con­glo­me­ra­do Ro­sa­tom, que re­gu­la el sec­tor nu­clear ci­vil y mi­li­tar de Ru­sia, ha he­re­da­do la tra­di- ción so­vié­ti­ca que se ini­ció con la cons­truc­ción en 1952 de la pri­me­ra cen­tral nu­clear ci­vil de la his­to­ria, en la ciu­dad de Ób­ninsk. Es uno de los mo­to­res de la eco­no­mía ru­sa y hoy es la úni­ca com­pa­ñía ca­paz de pro­veer un amplio es­pec­tro de ser­vi­cios y pro­duc­tos al mer­ca­do nu­clear de to­do el mun­do.

En­la ex­po­si­ción Ato­mEx­po2016 del pa­sa­do ma­yo en Mos­cú, Ro­sa­tomy­su­sem­pre­sas­sub­si­dia­rias fir­ma­ron acuer­dos y me­mo­ran­dos de ne­go­cios con un “po­ten­cial eco­nó­mi­co” de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún su di­rec­tor ge­ne­ral, Ser­guéi Ki­rien­ko. En­tre los acuer­dos anun­cia­dos se en­cuen­tran los fir­ma­dos por Te­nex, su pro­vee­dor de ura­nioen­ri­que­ci­do, con­com­pa­ñías ener­gé­ti­cas de Eu­ro­pa y Su­ra­mé­ri­ca. Re­pre­sen­tan­tes de Bo­li­via, In­do­ne­sia, Ke­nia, Ni­ge­ria, Tan­za­nia y Zam­bia tam­bién com­pra­ron los ser­vi­cios de Ro­sa­tom.

En el ca­so del úl­ti­mo país afri­cano, po­re­jem­plo, pue­de­de­ri­va­ren­la fu­tu­ra cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes nu­clea­res, apuntó Ki­rien­ko.

Ade­más de los 31 reac­to­res nu­clea­res exis­ten­tes en su te­rri­to­rio, que fa­ci­li­tan el 16 % del con­su­mo, Ru­sia cons­tru­ye cen­tra­les en to­do el mun­do. An­tes­de­lo­sa­cuer­dos­del 2015 so­bre el pro­gra­ma nu­clear de Irán, fue muy po­lé­mi­ca la ter­mi­na­ción de­la­cen­tral deBus­hehr. Ro­sa­tom pla­nea construir en esa mis­ma cen­tral cua­tro reac­to­res más.

Ru­sia tam­bién tie­ne acuer­dos con In­dia, pa­ra desa­rro­llar el com­ple­jo nu­clear de Ku­dan­ku­lam. Ro­sa­tom es el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de Fen­no­voi­ma, la em­pre­sa que cons­tru­ye la que se­rá en el 2024la ter­ce­ra cen­tral de Fin­lan­dia, Han­hi­ki­vi. Los paí­ses del su­r­es­te asiático, que tie­nen con­tac­tos con Ru­sia a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal Asean, tam­bién se han uni­do a la ener­gía nu­clear y han fir­ma­do acuer­dos de coope­ra­ción con Mos­cú.

La ca­tás­tro­fe de Cher­nó­bil pro­vo­có muer­te y se­cue­las pa­ra la sa­lud en la po­bla­ción de Ru­sia, Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia, ade­más de un cos­te eco­nó­mi­co pa­ra los paí­ses que en el ca­so de los dos úl­ti­mos se cal­cu­la en torno al 6% del pre­su­pues­to anual de sus go­bier­nos. Pe­ro a pe­sar de Cher­nó­bil, hay otras co­sas que pe­san más que el mie­do.

ANA­DO­LU AGENCY / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.