Del 15 al 17 de no­viem­bre Bar­ce­lo­na se con­ver­ti­rá en la se­de del Smart City Ex­po World Con­gress

La Vanguardia - Dinero - - TERRITORIO -

TIC es la pa­la­bra cla­ve. La uti­li­za­ción de las lla­ma­das tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción es el ras­go di­fe­ren­cia­dor de las ciu­da­des in­te­li­gen­tes. Eso les per­mi­te ser má­se­fi­cien­tes a la ho­ra de ges­tio­nar sus re­cur­sos pa­ra re­du­cir cos­tes, aho­rrar ener­gía o aca­bar con la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, pe­ro, tam­bién, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y los ser­vi­cios de la ciu­da­da­nía.

Bar­ce­lo­na ya ha­ce tiem­po que es una ciu­dad smart. En el año 2000 fue pio­ne­ra al es­ta­ble­cer una or­de­nan­za que re­gu­la­ba la ener­gía so­lar tér­mi­ca. De es­ta ma­ne­ra, se nor­ma­ti­vi­za­ba un as­pec­to que per­mi­tió en los edi­fi­cios y equi­pa­mien­tos de la ciu­dad ca­len­tar el agua apro­ve­chan­do las pla­cas so­la­res.

Die­ci­séis años des­pués, si­gue sien­do una de las smart ci­ties (ciu­da­des in­te­li­gen­tes) aban­de­ra­das. Tan­to es así, que ac­tual­men­te es la úni­ca que apa­re­ce en la lis­ta de las nue­ve­ciu­da­des me­jor po­si­cio­na­das a ni­vel mun­dial. Se­gún un ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do a Te­chAn­noun­cer, ocu­pa el oc­ta­vo lu­gar por de­lan­te de Nue­va York.

En el ar­tícu­lo se ci­tan las cua­tro ca­te­go­rías prin­ci­pa­les pa­ra con­ver­tir­se en una ciu­dad in­te­li­gen­te: ca­li­dad de vi­da, in­no­va­ción, eco­ciu­dad y go­ber­nan­za di­gi­tal. Sin em­bar­go, se­gún el pre­si­den­te de la con­sul­to­ría In­no­pro, Mi­quel Bar­ce­ló, una smart city es, so­bre to­do, aquella que des­ti­na “un ser­vi­cio al ciu­da­dano”. Ac­tual­men­te só­lo hay una que cum­ple pun­to por pun­to es­tas pre­mi­sas: Vie­na.

Es­ta ciu­dad lu­cha, so­bre to­do, pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono con pro­yec­tos pen­sa­dos a cor­to y me­dio pla­zo, co­mo Road­map 2020 o Smart Energy Vi­sion 2050, es­te úl­ti­mo con el ob­je­ti­vo de te­ner una pers­pec­ti­va so­bre el fu­tu­ro ener­gé­ti­co de la ciu­dad a lar­go pla­zo.

En el po­dio tam­bién es­tá Pa­rís, que se en­cuen­tra en la ter­ce­ra po­si­ción. Pre­ci­sa­men­te la ca­pi­tal fran­ce­sa es­tá muy bien po­si­cio­na­da en la ca­te­go­ría de eco­ciu­dad. En el año 2007 pu­so en mar­cha un pro­yec­to de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble, el Ve­lib, un sis­te­ma de trans­por­te ur­bano de bi­ci­cle­tas que cuen­ta con más de 26.000 uni­da­des. Pa­ra­le­la­men­te, en Bar­ce­lo­na po­de­mos en­con­trar a su pri­mo her­mano, una ini­cia­ti­va con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, el Bi­cing. Es­te ser­vi­cio, que se en­cuen­tra en fun­cio­na­mien­to des­de ha­ce ca­si 10 años, a día de hoy cuen­ta con 420 es­ta­cio­nes re­par­ti­das por to­da Bar­ce­lo­na.

Lon­dres es otra de las ciu­da­des pre­sen­tes en es­te ran­king y pron­to ten­drá la red de wi­fi más lar­ga de Eu­ro­pa. En es­ta lí­nea, el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na ofre­ce un ser­vi­cio de in­ter­net gra­tui­to en de­ter­mi­na­dos pun­tos de la ciu­dad. Por otra par­te, la ca­pi­tal del Reino Uni­do tam­bién ocu­pa la cuar­ta po­si­ción gra­cias a sus am­bi­cio­sos pro­yec­tos, co­mo la rea­li­za­ción de un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción es­pe­cia­li­za­do en las ciu­da­des in­te­li­gen­tes.

Si nos va­mos ha­cia Ale­ma­nia, Ber­lín, que tam­bién es una de las ciu­da­des­me­jor­po­si­cio­na­das, seen­cuen­tra in­mer­sa en un pe­rio­do de prue­bas pa­ra el de­sa­rro­llo de los co­ches eléc­tri­cos. Re­cien­te­men­te, des­de Bar­ce­lo­na se ha pues­to en mar­cha una pla­ta­for­ma pú­bli­co­pri­va­da pa­ra fa­vo­re­cer el im­pul­so de la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble.

A pe­sar de es­tos in­di­ca­do­res y ejem­plos fa­vo­ra­bles, Mi­quel Bar­ce­ló es crí­ti­co con la di­rec­ción que es­tá to­man­do Bar­ce­lo­na res­pec­to del mo­de­lo de smart city. En es­te sen­ti­do, cree que des­de ha­ce tiem­po la ciu­dad “pier­de com­pe­ti­ti­vi­dad” por­que no in­vier­te en in­no­va­ción. “No so­mos ca­pa­ces de trans­for­mar el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co en in­no­va­ción”, des­ta­ca. Jus­ti­fi­ca la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad por­que “ca­da vez los re­que­ri­mien­tos son má­se­xi­gen­tes”.

Se­gún Bar­ce­ló las smart ci­ties tam­bién­tie­nen­que­tra­tar­de“atraer ta­len­to pa­ra trans­for­mar­lo en va­lor eco­nó­mi­co”. Res­pec­to de la si­tua­ción del res­to de Es­pa­ña –Bar­ce­lo­na es la úni­ca ciu­dad pre­sen­te en el top 10–, Bar­ce­ló des­ta­ca el po­ten­cial de otros te­rri­to­rios co­mo el País Vas­co y Na­va­rra.

Pa­ra el má­xi­mo res­pon­sa­ble de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.