Len­ta in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra eu­ro­pea

La Vanguardia - Dinero - - TERRITORIO -

La Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria (UEM) tie­ne so­bre la me­sa mu­chos re­tos que afron­tar pa­ra ser una ver­da­de­ra unión. El Bre­xit, la eter­na re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga, los ries­gos geo­po­lí­ti­cos, et­cé­te­ra. no son el me­jor cal­do de cul­ti­vo pa­ra avan­zar ha­cia una au­tén­ti­ca unión.

El avan­ce ha­cia más Eu­ro­pa exi­ge re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do en ma­te­ria de in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra, cu­yo avan­ce tras el na­ci­mien­to del eu­ro se vio trun­ca­do en el 2007. En un con­tex­to de frag­men­ta­ción del mer­ca­do, sur­ge una Eu­ro­pa de dos ve­lo­ci­da­des en tér­mi­nos de las con­di­cio­nes en el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción.

El úl­ti­mo in­for­me del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo so­bre la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra da una de cal y otra de are­na: se ha re­cu­pe­ra­do la in­te­gra­ción des­de el 2012, pe­ro el ni­vel ac­tual es­tá un 40% por de­ba­jo del que se al­can­zó an­tes de la cri­sis.

La pues­ta en mar­cha de dos de los pi­la­res de la unión ban­ca­ria ha si­do de­ci­si­va pa­ra rom­per con la de­sin­te­gra­ción fi­nan­cie­ra. Pe­ro pa­ra ir más allá en la unión es ne­ce­sa­rio dar res­pues­ta a las la­gu­nas exis­ten­tes, cum­plir con las re­glas acor­da­das y po­ner en mar­cha el ter­cer pi­lar que es un me­ca­nis­mo úni­co de ga­ran­tía de de­pó­si­tos a ni­vel eu­ro­peo.

El me­ca­nis­mo úni­co de re­so­lu­ción (uno de los pi­la­res de la unión) va acom­pa­ña­do de nue­vas re­glas a la ho­ra de asu­mir pér­di­das en ca­so de que un ban­co ten­ga pro­ble­mas. Pe­ro a pe­sar de que es­tán en vi­gor, al­gu­nos paí­ses es­tán po­nien­do en cues­tión su pron­ta apli­ca­ción. Apli­car las re­glas sig­ni­fi­ca que al­gu­nos bo­nis­tas e in­clu­so los de­po­si­tan­tes pue­den so­por­tar pér­di­das. Si no se apli­can las re­glas y se res­ca­tan ban­cos con fon­dos pú­bli­cos, se­rá un enor­me re­vés pa­ra la cre­di­bi­li­dad de la unión ban­ca­ria, ade­más de que no se se­gui­rá la gran pre­mi­sa de la nue­va re­gu­la­ción ban­ca­ria: sin cos­te pa­ra el con­tri­bu­yen­te.

En el ca­so del fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos eu­ro­peo, la pro­pues­ta que se es­tá de­ba­tien­do en es­te mo­men­to plan­tea un calendario lar­go de mu­tua­li­za­ción (no se­rá úni­co has­ta el 2024) y sin un me­ca­nis­mo de apo­yo pú­bli­co en ca­so de que el fon­do sea in­su­fi­cien­te. Aho­ra mis­mo la pro­pues­ta pre­sen­ta la opo­si­ción de al­gu­nos paí­ses de la UEM, es­pe­cial­men­te Ale­ma­nia.

La UEM no es­tá en su me­jor mo­men­to, y en su ver­tien­te fi­nan­cie­ra, es ne­ce­sa­rio un avan­ce más rá­pi­do ha­cia la in­te­gra­ción si que­re­mos que con­tri­bu­ya a su ob­je­ti­vo fun­da­cio­nal: el pro­gre­so eco­nó­mi­co y la re­duc­ción de las de­sigual­da­des en­tre los paí­ses miem­bros de la unión. Des­gra­cia­da­men­te, las de­sigual­da­des en tér­mi­nos de PIB per cá­pi­ta son en es­te mo­men­to su­pe­rio­res a las que exis­tían an­tes del ini­cio de la cri­sis, por lo que es­ta­mos aún muy le­jos de una ver­da­de­ra unión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.