El fin del tra­ba­jo

El avan­ce im­pa­ra­ble de la tec­no­lo­gía eva­po­ra el em­pleo sin des­can­so. Ford ve inevi­ta­ble una ren­ta bá­si­ca

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - EL AU­GE DE LOS RO­BOTS Mar­tin Ford

En 1998 los tra­ba­ja­do­res del sec­tor co­mer­cial de EE.UU. tra­ba­ja­ron 194.000 mi­llo­nes de ho­ras. Quin­ce años des­pués, el va­lor de los bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos por las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ha­bía cre­ci­doun42%, pe­ro­la­can­ti­dad­deho­ras ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar­lo era el mis­mo. Y, so­bre to­do, las ho­ras tra­ba­ja­das no au­men­ta­ron en lo más mí­ni­mo pe­se a que en ese tiem­po la po­bla­ción de EE.UU. ha­bía cre­ci­do en... 40 mi­llo­nes de per­so­nas. Es uno de los lla­ma­ti­vos da­tos que uti­li­za Mar­tin Ford, fun­da­dor de una em­pre­sa de soft­wa­re en Si­li­con Va­lley, en El au­ge de los ro­bots, li­bro en el que abor­da la nue­va era que ya es­tá aquí y que es­ta­rá de­fi­ni­da por un cam­bio fun­da­men­tal en las re­la­cio­nes en­tre los tra­ba­ja­do­res y las má­qui­nas, que­reem­pla­za­rá­nel­tra­ba­jo hu­mano a un ni­vel sus­tan­cial.

Una tran­si­ción que so­me­te­rá a la so­cie­dad y a la eco­no­mía a una gran pre­sión: si his­tó­ri­ca­men­te el avan­ce tec­no­ló­gi­co da­ba lu­gar a una so­cie­dad­más­prós­pe­ra­ye­lau­men­to­de­la uno de nues­tros su­pues­tos más bá­pro­duc­ti­vi­dad lle­va­ba a ma­yo­res si­cos: que­las­má­qui­na­sau­men­tan­la sa­la­rios, el círcu­lo vir­tuo­so se ha ro­pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res. to y en el 2013 un­tra­ba­ja­dor per­ci­be Y es que, ad­vier­te, las má­qui­nas se un 13% me­nos que en 1973 aun­que es­tán con­vir­tien­do en tra­ba­ja­do­res la pro­duc­ti­vi­dad ha­ya subido el y la lí­nea que se­pa­ra el tra­ba­jo del 107%. La de­sigual­dad ha au­men­ta­ca­pi­tal se es­tá di­fu­mi­nan­do a cau­sa do a ci­fras an­te­rio­res al crack del 29 de­laa­ce­le­ra­ción de­la­tec­no­lo­gía iny la pro­por­ción del PIB que re­ci­ben for­má­ti­ca, que­vaa­tal­ve­lo­ci­dad­que los tra­ba­ja­do­res ha caí­do en pi­ca­do. la idea de que la au­to­ma­ti­za­ción, la Yel pi­lar del con­su­mo es­tá en du­da: ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial hoy el 5% de la po­bla­ción rea­li­za ya re­pre­sen­tan una ame­na­za pa­ra los el 40% del con­su­mo. em­plea­dos con em­pleos ru­ti­na­rios

De he­cho el cam­bio, di­ce Ford, es só­lo un mi­to. Mu­chos pues­tos dia­ca­ba­rá po­nien­do en du­da, di­ce, rec­ti­vos se en­cuen­tran en la cuer­da flo­ja. La fra­gi­li­dad la­bo­ral no tie­ne que ver ya con la ru­ti­na sino con la pre­dic­ti­bi­li­dad: la po­si­bi­li­dad de que al­guien pue­da apren­der nues­tro tra­ba­jo con un es­tu­dio de­ta­lla­do de lo que ha­ce­mos. Si es así, unal­go­rit­mo­pue­deha­cer­nues­tro­tra­ba­joo par­te de él gra­cias al big da­ta.

Lo­sa­van­ces de­la ro­bó­ti­ca queex­po­ne, co­mo la tec­no­lo­gía que per­mi­te ver a los ro­bots en tres di­men­sio­nes y que na­ció a par­tir del Ki­nect pa­ra la con­so­la Xbox, aca­ba­rán con ta­reas ru­ti­na­rias que en las fá­bri­cas aún ha­cen per­so­nas. Hay em­pre­sas co­mo Mo­men­tum Ma­chi­nes que se ha pro­pues­to sus­ti­tuir... a los tra­ba­ja­do­res de la co­ci­na de las ham­bur­gue­se­rías. Ade­más, los ro­bots van a ser me­nos cos­to­sos por­que ne­ce­si­ta­rán me­nos po­ten­cia gra­cias a que par­te de su pro­ce­sa­mien­to de da­tos se ha­rá des­de la nu­be, en la que po­drán apren­der. El mun­do de Ter­mi­na­tor no pa­re­ce le­jano, pe­ro ade­más es­tán los hac­kers y sus ci­be­ra­ta­ques. Una in­ver­sión ma­yor en for­ma­ción no re­sol­ve­rá nues­tros pro­ble­mas, ase­gu­ra, y no es rea­lis­ta, con­clu­ye, de­te­ner la au­to­ma­ti­za­ción, así que Ford se une al cre­cien­te co­ro de vo­ces que pi­de una ren­ta bá­si­ca ga­ran­ti­za­da.

NICKY LOH / BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.