¿Dón­de di­ce us­ted que ha pe­na­do?

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

En lu­gar de in­ten­tar ocul­tar los ex pre­si­dia­rios de guan­te blan­co –o de mo­que­ta– el ha­ber es­ta­do al­gu­na vez en­tre re­jas, de­be­rían mos­tra­se or­gu­llo­sos por ha­ber so­por­ta­do se­me­jan­te es­car­mien­to. De he­cho, le­jos de con­si­de­rar­se un es­tig­ma, un cas­ti­go asu­mi­do y cum­pli­do de­be­ría fi­gu­rar co­mo un plus en el cu­rrícu­lo de cualquier as­pi­ran­te a un pues­to de cier­ta en­ver­ga­du­ra, sea en el sec­tor pú­bli­co o en el pri­va­do.

To­dos co­me­te­mos erro­res. Lo ma­lo es cuan­do te pi­llan con las ma­nos en la ma­sa. Pe­ro al igual que el con­fe­sor ab­suel­ve al pe­ca­dor de sus pe­ca­dos, a la so­cie­dad le in­cum­be brin­dar al pre­so apro­ve­cha­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

La ver­sión ofi­cial nos ase­gu­ra que la prin­ci­pal fi­na­li­dad de una con­de­na de cár­cel no es otra que la rehabilitación del reo. Ade­más, y có­mo re­pe­ti­das ve­ces se ha po­di­do com­pro­bar, una tem­po­ra­da a la som­bra no só­lo le per­mi­te al con­de­na­do dis­po­ner de tiem­po pa­ra de­di­car­se en cuer­po y al­ma a re­lle­nar qui­nie­las, a la lec­tu­ra de obras pia­do­sas o la re­fle­xión so­se­ga­da, sino que le otor­gan una be­ca en una de la es­cue­las de ne­go­cios más exi­gen­tes del mun­do.

Son múl­ti­ples las ra­zo­nes por las que pue­de re­sul­tar­le pro­ve­cho­sa una con­de­na al pre­so es­pa- bi­la­do con me­dios. Pu­sie­ron el lis­tón muy al­to Barrionuevo y Ve­ra con el Guer­ni­ca que pin­ta­ron al ali­món en el pa­tio de la cár­cel de Gua­da­la­ja­ra. Aun­que tam­po­co les iba a la za­ga Luis Roldán en la cár­cel fe­me­ni­na de Brie­ve (Ávi­la), don­de es­tu­dió co­mo un con­de­na­do pa­ra sa­car­se las li­cen­cia­tu­ras que de­cía te­ner y no te­nía, amén de am­pliar sus co­no­ci­mien­tos de in­glés.

(¿Cuán­tos di­rec­ti­vos o po­lí­ti­cos que an­dan al­go flo­jos en cuan­to a los co­no­ci­mien­tos de idio­mas se re­fie­re no se­rían ca­pa­ces de co­me­ter un pe­que­ño desfalco a cam­bio de dis­po­ner de ese siem­pre es­cu­rri­di­zo año sa­bá­ti­co que han ju­ra­do mil ve­ces de­di­ca­rían a per­fec­cio­nar su in­glés?)

El pro­ble­ma es que la de­man­da ex­ce­de en mu­cho la ofer­ta, has­ta el ex­tre­mo de que ya ha que­da­do su­pe­ra­do ese in­ge­nio­sos es­lo­gan del 15-M que de­cía que no hay pan pa­ra tan­to cho­ri­zo. Aho­ra fal­tan cár­ce­les pa­ra en­ce­rrar­los.

Eso sí, tam­bién hay cla­ses (so­cia­les) en los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios. A fi­na­les de abril, el mi­nis­te­rio del In­te­rior se vio obli­ga­do a eva­cuar a Luis Pi­ne­da (Aus­banc) y a Mi­quel Ber­nard (Ma­nos Lim­pias) de la cár­cel de cin­co es­tre­llas de So­to del Real (la de Al­ca­lá Me­co es de­ci­di­da­men­te low cost) pa­ra evi­tar los en­con­tro­na­zos con Ma­rio Con­de (Ba­nes­to, et ál) y Díaz Fe­rran (Via­jes Mar­sans). Pi­ne­da fue tras­la­da­do a la cár­cel de Es­tre­me­ra (Ma­drid). Es­te mo­derno pe­nal ha­bía si­do inau­gu­ra- do en el año 2008 por Francisco Gra­na­dos (Pú­ni­ca). ¿Quién le iba a de­cir en­ton­ces que seis años más tar­de ocu­pa­ría una de sus cel­das?

El li­bro de vi­si­tas de So­to del Real em­pie­za a ha­cer som­bra al de la Mon­cloa. Ade­más de los su­so­di­chos ilus­tres ape­lli­dos, Gra­na­dos in­clu­si­ve, des­ta­can en sus pá­gi­nas otros co­mo Pre­na­fe­ta, Ala­ve­dra, Bár­ce­nas, Ble­sa o Co­rrea. Co­no­ci­da po­pu­lar­men­te des­de su cons­truc­ción en 1995 co­mo “la jau­la de oro”, cuen­ta con un mi­llar de cel­das y aña­de un to­que de gla­mour al his­to­rial de los ex re­clu­sos. Mas só­lo a los que han pe­na­do en el lla­ma­do “mó­du­lo de pres­ti­gio y de au­to­ges­tión”.

Por muy len­ta que sea, si a la Jus­ti­cia le de­jan se­guir su curso y con­ti­núan pro­du­cién­do­se leaks (fil­tra­cio­nes), pron­to Es­pa­ña se ve­rá en la te­si­tu­ra de te­ner que construir más cár­ce­les o bien op­tar por al­ter­na­ti­vas me­nos cos­to­sas y más ima­gi­na­ti­vas, ver­bi­gra­cia, con­ver­tir vie­jos com­ple­jos tu­rís­ti­cos o con­ven­tos aban­do­na­dos en pe­na­les. Se po­dría in­clu­so mon­tar un no­ve­do­so y lu­cra­ti­vo sec­tor de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te al tu­ris­mo pe­ni­ten­cia­rio pa­ra pre­sos de po­si­bles pro­ce­den­tes del res­to de la Unión Eu­ro­pea, sin los cos­tes y abu­sos pro­pios del tu­ris­mo sa­ni­ta­rio.

Pues­to que se pue­de es­co­ger en los vue­los en­tre bu­si­ness, tu­ris­ta o low cost, ¿por qué no iba a ha­ber pa­re­ci­da ofer­ta en las cár­ce­les? Exis­ten en el Reino Uni­do unas cár­ce­les de lu­jo a la al­tu­ra de cualquier spa. A los pre­sos les de­jan fu­mar, en­tre­gar­se al jue­go o po­ner­se mo­ra­dos de dro­gas o Jack Da­niels. To­do es cues­tión de te­ner a buen re­cau­do un mon­tón de di­ne­ro. Por eso nin­guno de­vuel­ve lo que ha ro­ba­do.

En cuan­to a los fa­mo­si­llos en­car­ce­la­dos, na­da más re­co­brar la li­ber­tad pu­bli­can un li­bro u ofre­cen unas ga­las que les per­mi­ten re­cu­pe­rar lo que han gas­ta­do en co­mer a la car­ta, ca­pri­chos y pro­tec­ción. Que mon­ten in­clu­so unas con­fe­ren­cias so­bre lo mu­cho que han apren­di­do pur­gan­do sus pe­nas en cau­ti­vi­dad.

Las cár­ce­les son, ade­más, au­tén­ti­cas fá­bri­cas de mo­da. De ellas pro­ce­den los pan­ta­lo­nes caí­dos que de­jan los cal­zon­ci­llos (la mar­ca) a la vis­ta, la lo­cu­ra por los ta­tua­jes y gran par­te de la mú­si­ca hip-hop o rap. Son in­con­ta­bles las pe­lí­cu­las y can­cio­nes so­bre te­mas car­ce­la­rios. La se­rie Oran­ge is the new black mues­tra que la vi­da ahí den­tro es, en al­gu­nos as­pec­tos, pre­fe­ri­ble a la jun­gla en la que se ha con­ver­ti­do el mun­do de los me­nos afor­tu­na­dos en el ex­te­rior.

Más de 2,2 mi­llo­nes de pre­sos lle­nan las pri­sio­nes y cár­ce­les de Es­ta­dos Uni­dos; uno de ca­da nue­ve ha si­do con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua. El 40% de es­tos 2,2 mi­llo­nes, son va­ro­nes afro­ame­ri­ca­nos; el 20%, va­ro­nes his­pa­nos. Otros 4,75 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos se hallan en ré­gi­men de li­ber­tad con­di­cio­nal o ba­jo al­gún ti­po de vi­gi­lan­cia po­li­cial. Cuesta al año 80.000 mi­llo­nes de dó­la­res man­te­ner es­te sis­te­ma. Que­da cla­ro que la en­car­ce­la­ción ma­si­va de la po­bla­ción no soluciona na­da.

Por mu­cho que el li­bro de ca­be­ce­ra del pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno si­ga sien­do el dia­rio As o pa­se a ser los Cua­der­nos de la cár­cel de Grams­ci, na­da en es­te país ha­brá cam­bia­do pa­ra los pre­sos co­mu­nes, los sin­te­cho o los pa­ra­dos. Y a mu­cha hon­ra po­drán hin­char sus cu­rrícu­los los pre­sos que tie­nen el di­ne­ro a buen re­cau­do.

JUAN­JO MAR­TÍN / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.