Li­mi­ta­ción equi­vo­ca­da

La Vanguardia - Dinero - - Motor -

Prác­ti­ca­men­te des­trui­do en Es­pa­ña co­mo con­se­cuen­cia del fu­nes­to cam­bio nor­ma­ti­vo que ele­vó un año la edad mí­ni­ma pa­ra la ob­ten­ción de la li­cen­cia de con­duc­ción co­rres­pon­dien­te, el ci­clo­mo­tor ha luchado siem­pre con­tra in­fi­ni­tud de cor­ta­pi­sas le­ga­les. Es­pe­re­mos que al­gún día se ha­ga la luz y que los res­pon­sa­bles en ma­te­ria de legislación ten­gan la va­len­tía de mo­di­fi­car al­gu­nos ar­tícu­los ve­tus­tos del Có­di­go de Cir­cu­la­ción pa­ra adap­tar­los a cri­te­rios ba­sa­dos en el sen­ti­do co­mún. Apos­te­mos por vol­ver a con­du­cir­los con 14 años.

Ha­ce tiem­po, se­gu­ra­men­te te­nía ló­gi­ca que los ci­clo­mo­to­res tu­vie­ran su ve­lo­ci­dad má­xi­ma li­mi­ta­da a 45 km/h me­dian­te su es­pe­cial ti­po­lo­gía de ho­mo­lo­ga­ción. Ha­cien­do uso de la ra­zón, pa­ra en­ten­der que tal nor­ma era ne­ce­sa­ria, nos te­ne­mos que re­mon­tar a una épo­ca en la que es­te ti­po de vehícu­los con­ta­ban con fre­nos de mí­ni­mo po­de­río, rue­das de es­ca­sa su­per­fi­cie y cha­sis de­ri­va­dos prác­ti­ca­men­te de bi­ci­cle­tas.

Pe­ro la tec­no­lo­gía no se ha de­te­ni­do y ha ser­vi­do pa­ra dar vi­da a una ge­ne­ra­ción de ci­clo­mo­to­res de ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas es­pec­ta­cu­la­res. Es­tos mo­der­nos te­so­ros ju­ve­ni­les so­bre rue­das es­tán do­ta­dos con po­de­ro­sos fre­nos de dis­co, sus­pen­sio­nes dig­nas de mo­tos de ca­te­go­ría su­pe­rior y es­truc­tu­ras de alu­mi­nio ins­pi­ra­das en el mun­do de la com­pe­ti­ción. Y aun­que no ten­ga nin­gún sen­ti­do, si­guen es­tan­do so­me­ti­dos a la de­cré­pi­ta li­mi­ta­ción de los 45 km/h.

El re­sul­ta­do de una nor­ma­ti­va tan ab­sur­da se pal­pa en la ca­lle. La in­men­sa ma­yo­ría de ci­clo­mo­to­res cam­pan a sus an­chas tras ha­ber des­mon­ta­do los li­mi­ta­do­res me­cá­ni­cos que aho­gan a sus van­guar­dis­tas pro­pul­so­res o ha­ber adop­ta­do sen­das pie­zas de me­jo­ra. An­te es­te pa­no­ra­ma tan real, tal vez se­ría desea­ble in­cre­men­tar la ve­lo­ci­dad má­xi­ma per­mi­ti­da has­ta una ci­fra más ra­zo­na­ble. Si se per­mi­tie­ra ga­nar po­ten­cia, se equi­li­bra­rían sus pres­ta­cio­nes res­pec­to al res­to de vehícu­los en la ca­lle, fac­tor que re­dun­da­ría en un con­si­de­ra­ble in­cre­men­to de su ni­vel de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.