En las em­pre­sas fal­ta co­ne­xión en­tre gru­pos de tra­ba­jo y so­bra je­rar­quía

Tra­ba­jar con gru­pos más fle­xi­bles e in­ter­co­nec­ta­dos es la prio­ri­dad que se mar­can las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra el 2016

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Jor­di Gou­la Bar­ce­lo­na

Los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos es­tán en ple­na ebu­lli­ción. No so­lo por el cam­bio de es­ce­na­rio eco­nó­mi­co, sino por la de­ri­va de las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes, em­pu­ja­das por una se­rie de vec­to­res que les van a obli­gar a rea­li­zar cam­bios sus­tan­cia­les en su for­ma de ac­tuar. Su pro­gre­si­va apro­xi­ma­ción a las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas del ne­go­cio, la ne­ce­si­dad de cen­trar ca­da vez más al em­plea­do en sus po­lí­ti­cas y la en­tra­da de­fi­ni­ti­va de la di­gi­ta­li­za­ción en su ope­ra­ti­va, son as­pec­tos de­ci­si­vos pa­ra for­zar el cam­bio en su óp­ti­ca.

No de­be ex­tra­ñar, pues, que la ten­den­cia con ma­yor prio­ri­dad pa­ra es­te año 2016 en ma­te­ria de re­cur­sos hu­ma­nos, sea “una or­ga­ni­za­ción di­fe­ren­te”, se­gún un 92% de las em­pre­sas par­ti­ci­pan­tes en el HR Trends 2016 de De­loit­te (véa­se recuadro apar­te) con­si­de­ran­do que lo­grar una or­ga­ni­za­ción in­ter­co­nec­ta­da y que cuen­te con equi­pos fle­xi­bles es ya una prio­ri­dad, aun­que so­lo un 14% crean que su or­ga­ni­za­ción es­tá lis­ta pa­ra un re­di­se­ño de es­te ti­po. Es­ta es otra cues­tión. En es­te sen­ti­do, se­gún el in­for­me só­lo el 25% de las gran­des com­pa­ñías es­tán or­ga­ni­za­das fun­cio­nal­men­te en la ac­tua­li­dad y el 83% de las em­pre­sas en­cues­ta­das con­fie­sa que se es­tán re­or­ga­ni­zan­do o pla­nean ha­cer­lo du­ran­te es­te año. “Es­to im­pli­ca el sur­gi­mien­to de una nue­va ma­ne­ra de or­ga­ni­zar­se ba­sa­da en el cam­bio de una je­rar­quía ver­ti­cal a una red de equi­pos y un au­men­to de los tra­ba­ja­do­res con­tin­gen­tes. La red de equi­pos se ca­rac­te­ri­za por el al­to gra­do de au­to­no­mía, las fuer­tes ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas y el rá­pi­do flu­jo de in­for­ma­ción que se es­tá co­men­zan­do a im­plan­tar en di­fe­ren­tes com­pa­ñías del mun­do”, apun­ta Joan Pe­re Sa­lom, so­cio de Hu­man Ca­pi­tal de De­loit­te. Tra­ba­ja­do­res con­tin­gen­tes Una de las cla­ves es el au­men­to de los lla­ma­dos tra­ba­ja­do­res con­tin­gen­tes, que son pro­fe­sio­na­les adap­ta­bles, fle­xi­bles y que es­tán más in­tere­sa­dos en tra­ba­jar en un buen pro­yec­to que en te­ner un em­pleo. Pa­ra Silvia Ba­qués, se­nior ma­na­ger en HC de De­loit­te, “ba­jo es­te con­tex­to, los gran­des re­tos a los que se en­fren­tan las or­ga­ni­za­cio­nes pa­san por crear es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas pla­nas; com­bi­nar la ro­bó­ti­ca con la mano de obra, rea­li­zan­do co­la­bo­ra­cio­nes tec­no­ló­gi­cas; adop­tar una es­tra­te­gia di­fe­ren­te en el cre­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res con­tin­gen­tes, así co­mo crear re­des de equi­pos trans­ver­sa­les que fo­men­ten la co­la­bo­ra­ción, la co­mu­ni­ca­ción y com­par­tan la in­for­ma­ción a tra­vés de la di­gi­ta­li­za­ción”.

Pe­ro un cam­bio lle­va a otro y, en es­te ca­so tam­bién de­ben cam­biar los mo­de­los de con­tra­ta­ción y de­jar pa­so a nue­vas for­mas de co­la­bo­ra­ción en­tre el em­plea­do y la em­pre­sa. Así pues, se­gún am­bos es­pe­cia­lis­tas, “ca­da vez más los con­tra­tos que co­no­ce­mos irán des­apa­re­cien­do y las per­so­nas se­rán con­tra­ta­das pa­ra tra­ba­jos muy es­pe­cí­fi­cos de ma­ne­ra pun­tual, lo cual in­cre­men­ta­rá la con­tra­ta­ción de la fi­gu­ra del free­lan­ce y au­men­ta­rá el pa­pel desem­pe­ña­do por la ro­bó­ti­ca, las má­qui­nas in­te­li­gen­tes, así co­mo la au­to- ma­ti­za­ción de los pro­ce­sos”.

Otra ten­den­cia des­ta­ca­ble del es­tu­dio de De­loit­te pa­ra 2016, es “el em­plea­do co­mo cen­tro de ge­ne­ra­ción de ex­pe­rien­cias”. Ello su­po­ne que el he­cho de es­cu­char con­ti­nua­men­te y ge­ne­rar ex­pe­rien­cias di­fe­ren­cia­les se de­be con­ver­tir en pie­za cla­ve pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes a la ho­ra de re­te­ner el ta­len­to. Con to­do, se ad­vier­te que “a pe­sar de la apa­ri­ción de mu­chas he­rra­mien­tas pa­ra eva­luar con fre­cuen­cia la sa­tis­fac­ción de los em­plea­dos, el 64% de las or­ga­ni­za­cio­nes si­gue mi­dien­do el com­pro­mi­so del em­plea­do só­lo una vez al año”. Y es crí­ti­co con que so­lo un 10% de las com­pa­ñías use re­gu­lar­men­te el de­sign thin­king (que el em­plea­do par­ti­ci­pe en el de­sa­rro­llo de las ta­reas que le van a en­co­men­dar) en sus pro­gra­mas de For­ma­ción y De­sa­rro­llo. El com­pro­mi­so Tam­bién se ex­po­ne que el en­fo­que de re­cur­sos hu­ma­nos apun­ta a cam­biar la idea ac­tual de “cons­truc­tor de pro­ce­sos” a otra más avan­za­da de “ar­qui­tec­to del com­pro­mi­so”. Pa­ra Ba­qués, has­ta aho­ra el pa­pel de re­cur­sos hu­ma­nos ha si­do el de cons­truc­tor. “Em­pie­za en la se­lec­ción y con­ti­nua en la for­ma­ción, el de­sa­rro­llo, la re­tri­bu­ción... pe­ro ha de pa­sar a otro es­ta­dio. El gas­to de­be re­par­tir­se de for­ma en que se adap­te más a con­se­guir el com­pro­mi­so de los em­plea­dos”. En es­te sen­ti­do, di­ce que “hay que em­pe­zar a de­ri­var el fo­co prio­ri­ta­rio de aten­ción des­de el clien­te al em­plea­do. No es que se de­je de la­do al clien­te, ni mu­cho me­nos, pe­ro hay que dar más im­por­tan­cia al pa­pel del em­plea­do”.

Por su par­te, Sa­lom in­ci­de en dos as­pec­tos, que a su jui­cio, son cru­cia­les en es­tos mo­men­tos pa­ra re­cur­sos hu­ma­nos. “Los de­par­ta­men­tos han de es­for­zar­se pa­ra de­mos­trar con nú­me­ros el im­pac­to de su fun­ción en la mar­cha de la or­ga­ni­za­ción”. Y tam­bién in­sis­te en la ne­ce­si­dad de que es­pe­cia­li­cen sus áreas, crean­do cen­tros de tra­ba­jo com­par­ti­dos. E in­tro­du­ce el con­cep­to de re­dar­quía fren­te a je­rar­quía. “Hay que tra­ba­jar en red, la geo­gra­fía ya no im­por­ta ni la du­ra­ción del equi­po, pe­ro sí con­se­guir una or­ga­ni­za­ción más fle­xi­ble pa­ra po­ten­ciar el co­no­ci­mien­to”.

Los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos han de de­mos­trar con ci­fras su im­pac­to en la mar­cha del ne­go­cio

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.