La edad de la in­cer­ti­dum­bre

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - José Gar­cía Mon­tal­vo Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la UPF

Los úl­ti­mos tiem­pos, y con ca­si to­tal se­gu­ri­dad los fu­tu­ros, vie­nen ca­rac­te­ri­za­dos por su in­cer­te­za. En eco­no­mía se dis­tin­gue tra­di­cio­nal­men­te en­tre ries­go e in­cer­ti­dum­bre. El ries­go es cuan­ti­fi­ca­ble en tér­mi­nos de las pro­ba­bi­li­da­des. De es­ta for­ma se pue­den eva­luar de for­ma ana­lí­ti­ca, en ba­se a la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, las op­cio­nes dis­po­ni­bles y sus im­pac­tos. En una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre no se pue­de va­lo­rar, con un mí­ni­mo gra­do de con­fian­za, la pro­ba­bi­li­dad de dis­tin­tos even­tos y, por tan­to, la eva­lua­ción de las op­cio­nes de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca só­lo se pue­de ba­sar en ex­pe­rien­cias par­cia­les o la in­tui­ción.

La eco­no­mía es­pa­ño­la, al igual que la mun­dial, es­tá su­je­ta a un ele­va­do gra­do de in­cer­ti­dum­bre so­bre la evo­lu­ción fu­tu­ra del con­tex­to eco­nó­mi­co in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién a una po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca ob­ser­va­da en mu­chos paí­ses. Una par­te de la in­cer­ti­dum­bre es­tá aso­cia­da a la evo­lu­ción de la eco­no­mía mun­dial y eu­ro­pea.

La si­tua­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na no es tan po­si­ti­va co­mo se pen­sa­ba ha­ce tan só­lo seis me­ses y la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca ge­ne­ra­da por las pró­xi­mas elec­cio­nes ya es­tá te­nien­do con­se­cuen­cias palpables co­mo la re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de las nuevas fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes.

En la Unión Eu­ro­pea la si­tua­ción es to­da­vía más vo­lá­til. El Bre­xit es un even­to ex­tra­or­di­na­rio cu­ya re­per­cu­sión es muy di­fí­cil de va­lo­rar y ge­ne­ra un ni­vel de in­cer­ti­dum­bre muy ele­va­do. No sa­be­mos si aun es po­si­ble en­con­trar un sub­ter­fu­gio le­gal pa­ra po­ner en du­da el re­fe­rén­dum, en cual­quier ca­so no vin­cu­lan­te. No sa­be­mos si la sa­li­da se­rá rá­pi­da, co­mo pa­re­ce que quie­re la UE, o len­ta. No sa­be­mos qué sig­ni­fi­ca­rá fi­nal­men­te “sa­lir” en tér­mi­nos con­cre­tos. La ne­go­cia­ción con la UE po­dría adop­tar dis­tin­tos mo­de­los de re­la­ción (no­rue­go, ca­na­dien­se, sui­zo...).

Sa­be­mos que hay mu­chos partidos eu­ro­peos dis­pues­tos a ca­pi­ta­li­zar el des­con­ten­to fren­te a la UE uti­li­zan­do el Bre­xit, aun­que no sa­be­mos si rea­li­zar con­ce­sio­nes pa­ra que el Reino Uni­do si­ga te­nien­do una vin­cu­la­ción bas­tan­te in­ten­sa con la UE au­men­ta­rá el re­cha­zo en di­chos paí­ses. De he­cho, ni si­quie­ra se pue­de va­lo­rar si el Bre­xit ani­ma­rá o re­trae­rá a los par­ti­da­rios de la sa­li­da de la UE de Francia, Ho­lan­da o Ita­lia.

Las en­cues­tas en el Reino Uni­dos pa­re­cen in­di­car que mu­chos par­ti­da­rios del Bre­xit vo­ta­rían hoy por el per­ma­ne­cer en la UE. Pe­ro, cla­ro es­tá, son só­lo en­cues­tas y ya sa­be­mos el ba­jo po­der pre­dic­ti­vo que han mos­tra­do en los úl­ti­mos tiem­pos.

Pa­ra com­pli­car to­da­vía más el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co só­lo fal­ta­ba la in­va­li­da­ción de las elec­cio­nes aus­tria­cas por al­gu­nos fa­llos de­tec­ta­dos y la es­ca­sa di­fe­ren­cia de vo­tos.

En Es­pa­ña te­ne­mos nues­tra pro­pia in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en for­ma de di­fi­cul­ta­des pa­ra con­for­mar un nue­vo go­bierno. Pa­re­ce pro­ba­ble que las lla­ma­das a evi­tar unas ter­ce­ras elec­cio­nes y las es­ca­sas pro­ba­bi­li­da­des de me­jo­rar las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les de los partidos que no han ven­ci­do en las elec­cio­nes, por con­tra­po­si­ción de la vi­sión que desem­bo­có en las elec­cio­nes del 26-J, pro­duz­can un go­bierno en mi­no­ría. No obs­tan­te, re­sul­ta muy complicado pre­ver las po­lí­ti­cas y re­for­mas que un go­bierno de es­te ti­po po­dría desa­rro­llar.

En el cor­to pla­zo las re­ser­vas tu­rís­ti­cas y los da­tos so­bre pro­duc­ción in­dus­trial pa­re­cen man­te­ner la iner­cia de los úl­ti­mos tri­mes­tres, pe­ro se­rá ne­ce­sa­rio to­mar de­ci­sio­nes so­bre el dé­fi­cit pú­bli­co. La po­si­bi­li­dad de te­ner ma­yo­rías su­fi­cien­tes pa­ra na­ve­gar por las mo­vi­das aguas eco­nó­mi­cas de los pró­xi­mos tiem­pos ha­ce di­fí­cil pen­sar que el pro­ce­so es­ta­rá exen­to de ten­sio­nes.

El pro­pio re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pa­re­ce in­di­car que los ciu­da­da­nos han pre­fe­ri­do lo vie­jo co­no­ci­do a lo nue­vo por co­no­cer, una reac­ción ha­bi­tual en un con­tex­to de ele­va­da in­cer­ti­dum­bre. La es­ca­sa ca­pa­ci­dad pre­dic­ti­va de las en­cues­tas es mues­tra, de nue­vo, de una si­tua­ción so­cial muy vo­lá­til que se de­can­ta por una u otra op­ción po­lí­ti­ca por mo­ti­vos que son di­fí­ci­les de an­ti­ci­par. De he­cho, la pre­gun­ta no se­ría tan­to el mo­ti­vo por el que Uni­dos Po­de­mos no ha con­se­gui­do al­can­zar sus ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les sino có­mo se en­tien­de su vic­to­ria en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas don­de exis­te ma­yor ni­vel de ren­ta, me­nor po­bre­za y me­nor de­sigual­dad. Aun­que la so­bre­rreac­ción ini­cial al

Bre­xit pa­re­ce ha­ber pa­sa­do, las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas con­ti­nua­rán. De he­cho, otra in­cer­ti­dum­bre im­por­tan­te es la ca­pa­ci­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra ha­cer fren­te a es­tas nuevas tur­bu­len­cias. Los mer­ca­dos de deu­da es­tán muy ten­sio­na­dos y reac­cio­nan con gran vo­la­ti­li­dad an­te los even­tos po­lí­ti­cos, en par­te por­que an­ti­ci­par el re­sul­ta­do es muy complicado da­da la ele­va­da po­la­ri­za­ción de la so­cie­dad.

El go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra uti­li­zó ha­ce unos días la tác­ti­ca Drag­hi se­ña­lan­do que “ha­ría to­do lo que fue­ra ne­ce­sa­rio pa­ra apo­yar el cre­ci­mien­to”. Pe­ro aña­dió que exis­te una “ver­dad in­co­mo­da”: hay lí­mi­tes a lo que los ban­cos cen­tra­les pue­den con­se­guir. El go­ber­na­dor Car­ney aña­dió que “la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no pue­de re­ver­tir las im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas de un gran shock ne­ga­ti­vo”.

Con 11,7 bi­llo­nes de bo­nos gu­ber­na­men­ta­les en te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo es­ta­mos, de nue­vo, en una si­tua­ción des­co­no­ci­da y cu­ya evo­lu­ción es muy in­cier­ta. No fal­tan afa­ma­dos ges­to­res de fon­dos que pro­nos­ti­can una de­ba­cle en el mer­ca­do de la deu­da pú­bli­ca.

No obs­tan­te, los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos si­guen mos­tran­do bue­nas pers­pec­ti­vas tan­to en Es­pa­ña co­mo en Ca­ta­lun­ya. De he­cho, in­clu­so los úl­ti­mos da­tos de ries­go de po­bre­za en Ca­ta­lun­ya, re­fe­ri­dos al 2015, mues­tran una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va. Sin em­bar­go, pa­re­ce cla­ro que la per­sis­ten­cia de la in­cer­ti­dum­bre aca­ba­rá afec­tan­do al con­su­mo, la in­ver­sión y el em­pleo.

Con­se­cuen­cias A pe­sar de los bue­nos da­tos, la per­sis­ten­cia de la in­cer­ti­dum­bre aca­ba­rá afec­tan­do al con­su­mo, la in­ver­sión y el em­pleo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.