Es­pa­ña po­ne en ja­que el pac­to de es­ta­bi­li­dad

El re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co ale­ja la pers­pec­ti­va de mul­tar a Es­pa­ña por no re­du­cir el dé­fi­cit

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro Bru­se­las

Bru­se­las ne­ce­si­ta un in­ter­lo­cu­tor en Es­pa­ña pa­ra po­der en­te­rrar el in­có­mo­do dos­sier De Guin­dos ad­vir­tió al Eu­ro­gru­po que Eu­ro­pa no pue­de re­la­cio­nar­se con de­be­res y san­cio­nes

Es­pa­ña tie­ne des­co­lo­ca­da a la Unión Eu­ro­pea. Y no só­lo por la in­ca­pa­ci­dad de los po­lí­ti­cos pa­ra for­mar go­bierno, que tam­bién, sino por el ines­pe­ra­do bre­te en que sus cuen­tas pú­bli­cas han pues­to a las instituciones, en es­pe­cial des­pués de que el Reino Uni­do ha­ya vo­ta­do a fa­vor de aban­do­nar el club.

Só­lo la lle­ga­da de un nue­vo go­bierno, con ca­pa­ci­dad pa­ra adop­tar nue­vos com­pro­mi­sos fis­ca­les, per­mi­ti­rá en­te­rrar un pro­ce­di­mien­to que la Co­mi­sión Eu­ro­pea pre­fe­ri­ría no ha­ber te­ni­do que lan­zar nun­ca. La so­lu­ción del ca­so es­pa­ñol ten­drá con­se­cuen­cias pa­ra el fu­tu­ro del mal­he­ri­do pac­to de es­ta­bi­li­dad.

Con las re­glas en la mano, cuan­do la Co­mi­sión re­vi­se el mar­tes la si­tua­ción de las finanzas es­pa­ño­las, só­lo po­drá de­ter­mi­nar que el go­bierno desoyó las re­co­men­da­cio­nes del Eco fin pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit y no to­mó “me­di­das efec­ti­vas” pa­ra co­rre­gir­lo. El Eco­fin (con­se­jo de mi­nis­tros eu­ro­peos de Eco­no­mía) le da­rá la ra­zón. Ese re­co­no­ci­mien­to for­mal obli­ga­rá ala Co­mi­sió­nEu­ro­pea a avan­zar en un pro­ce­so que en prin­ci­pio de­be­ría aca­bar con la im­po­si­ción de mul­tas y, sin du­da al­gu­na, la sus­pen­sión de los com­pro­mi­sos de pa­go de fon­dos es­truc­tu­ra­les pa­ra el pró­xi­mo año. Bru­se­las no es­tá de acuer­do con ese desen­la­ce: no le ve ni ló­gi­ca eco­nó­mi­ca ni po­lí­ti­ca, di­gan lo que di­gan las nor­mas­que–re­cuer­dan– han di­se­ña­do y apro­ba­do los go­bier­nos y tra­ta de bus­car otro fi­nal a la his­to­ria .

Des­de ese mo­men­to en que el Eco­fin ava­le la con­clu­sión de la Co­mi­sión so­bre la fal­ta de me­di­das efec­ti­vas en Es­pa­ña( en prin­ci­pio, el 12 de ju­lio), co­men­za­rá a co­rrer el pla­zo de 20 días pa­ra que la Co­mi­sión fi­je una mul­ta pa­ra cas­ti­gar el in­cum­pli­mien­to (una san­ción de has­ta el 0,2% del PIB, has­ta 2.000 mi­llo­nes en el ca­so de Es­pa­ña) y los 10 días que ten­drá el país afec­ta­do pa­ra pre­sen­tar ale­ga­cio­nes.

Lue­go co­rres­pon­de­rá a los mi­nis­tros de Eco­no­mía de­ci­dir si la mul­ta se apli­ca o no. Y por las con­ver­sa­cio­nes que Jean Clau­de Junc­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión, ha te­ni­do con los di­fe­ren­tes go­bier­nos, tie­ne cla­ro que el Eco­fin no apro­ba­rá esa mul­ta, aun­que le ha­ya pe­di­do que si­ga ade­lan­te y la dic­te. Los go­bier­nos de Francia e Ita­lia han di­cho pú­bli­ca­men­te que no apo­ya­rán la san­ción. Se­gún fuen­tes co­mu­ni­ta­rias, ni si­quie­ra Ale­ma­nia la res­pal­da­ría.

“Así Bru­se­las que­da co­mo la ma­la, ye­llos co­mo­los­sen­sa­tos. Puesno va­mos a ju­gar a ese jue­go”, ad­vier­te una al­ta fuen­te co­mu­ni­ta­ria, que po­ne el ca­so es­pa­ñol co­mo ejem­plo de nor­mas rí­gi­das que lle­van a de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das pe­ro que los go­bier­nos exi­gen apli­car aEu­ro­pa–en es­te ca­so por­que es­tá en jue­go la cre­di­bi­li­dad del pac­to de es­ta­bi­li­dad– pa­ra lue­go cri­ti­car­la. Una­pe­li- gro­sa ten­den­cia, se que­jan en Bru­se­las, que ha po­di­do ali­men­tar el Bre­xit y re­fuer­za la desafec­ción ciu­da­da­na en otros paí­ses.

La so­lu­ción que Je­roen Dijs­sel­bloem, pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, ha plan­tea­do aJ unc­ker es pro­po­ner una mul­ta ce­ro, co­mo Ma­drid ha su­ge­ri­do. LaCE­con­si­de­ra que se­ría “es­tú­pi­do” re­sol­ver así el pro­ble­ma y bus­ca una sa­li­da más ai­ro­sa. Pe­ro pa­ra en­te­rrar el in­có­mo­do ex­pe­dien­te, Bru­se­las ne­ce­si­ta­rá que Es­pa­ña ten­ga un go­bierno ca­paz de pre­sen­tar me­di­das de ajus­te adi­cio­na­les cuan­do, en oc­tu­bre, pre­sen­te el bo­rra­dor del pre­su­pues­to pa­ra el 2017. Me­di­das que ase­gu­ren que el dé­fi­cit se­rá del 2,5% (gra­cias a la nue­va pró­rro­ga, un año más tar­de de lo pac­ta­do). “Li­gan­do los in­cum­pli­mien­tos pa­sa­dos con las pro­me­sas a fu­tu­ro” se po­dría anu­lar la sus­pen­sión de los fon­dos es­truc­tu­ra­les an­tes de que se lle­va­se a ca­bo, se­gún fuen­tes co­mu­ni­ta­rias.

Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Eco­no­mía en fun­cio­nes, ya ex­plo­tó el cre­cien­te re­cha­zo po­pu­lar a las instituciones europeas en el úl­ti­mo Eu­ro gru­po .“Co­mo no nos es­pa­bi­le­mos, nos va­mos a que­dar to­dos sin tra­ba­jo”, ad­vir­tió des­pués de con­tar a sus co­le­gas có­mo en Es­pa­ña, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do se men­cio­nó Eu­ro­pa fue pa­ra ha­blar de “san­cio­nes y de­be­res”. Ese ti­po de len­gua­je y men­sa­jes, ar­gu­men­tó, ca­la en la opi­nión pú­bli­ca y lue­go pa­sa lo que pa­sa, vino a de­cir. Guin­dos pro­vo­có sin que­rer un pe­que­ño in­ci­den­te di­plo­má­ti­co con Fin­lan­dia, por­que ese era de he­cho el úl­ti­mo Eu­ro­gru­po pa­ra su mi­nis­tro, Ale­xan­der Stubb. Pe­ro el men­sa­je ca­ló. Y el Bre­xit no ha he­cho sino re­for­zar sus ar­gu­men­tos.

EM­MA­NUEL DUNAND / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.