La li­bre­ría del fu­tu­ro

En la Puf el clien­te eli­ge a la car­ta en una ta­ble­ta di­gi­tal y su li­bro se im­pri­me mien­tras to­ma un ca­fé

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

La li­bre­ría del fu­tu­ro es un lo­cal de 80 m2 si­tua­do en el co­ra­zón del Ba­rrio La­tino de París. Aquí na­die re­bus­ca en­tre las es­tan­te­rías. El clien­te se sien­ta en un ta­bu­re­te fren­te a una ta­ble­ta pa­ra con­sul­tar la ofer­ta: un am­plio ca­tá­lo­go con más de tres mi­llo­nes de tí­tu­los. Una vez ele­gi­da la obra, la Ex­pres­so Book Ma­chi­ne tar­da me­nos de cin­co mi­nu­tos en im­pri­mir­la. El tiem­po de to­mar­se un ca­fé en el mis­mo es­pa­cio.

“Fun­cio­na mu­cho me­jor de lo que es­pe­rá­ba­mos, ven­de­mos en­tre 20 y 30 vo­lú­me­nes al día”, cons­ta­ta el di­rec­tor de la Li­brai­rie des Puf (abre­via­ción de Pres­ses Uni­ver­si­tai­res de Fran­ce), Ale­xan­dre Gau­de­froy. La aper­tu­ra de la tien­da el pa­sa­do mar­zo en el nú­me­ro 60 de la ca­lle Mon­sieur­le-Prin­ce, a ti­ro de pie­dra del Bou­le­vard Saint-Mi­chel, es to­do un sím­bo­lo de re­na­ci­mien­to. 17 años atrás, en la cer­ca­na Pla­za de la Sor­bon­ne, la clá­si­ca y po­pu­lar li­bre­ría uni­ver­si­ta­ria –des­de ha­ce 100 años Puf se pre­cia de ser el pri­mer edi­tor ga­lo en cien­cias hu- ma­nas y so­cia­les– tu­vo que ce­rrar sus puer­tas de­bi­do al de­cli­ve del ne­go­cio y el au­men­to del al­qui­ler en una de las zo­nas más ca­ras de la ca­pi­tal fran­ce­sa. No ha si­do la úni­ca. En­tre el año 2000 y el 2014, se es­ti­ma que el 28% de las li­bre­rías de París tu­vie­ron que ba­jar de­fi­ni­ti­va­men­te la per­sia­na.

Aho­ra, gra­cias a la mis­ma tec­no­lo­gía di­gi­tal que pro­pi­ció su des­apa­ri­ción, la Puf ha en­con­tra­do una nue­va fór­mu­la pa­ra com­pe­tir en el mer­ca­do. Un es­pa­cio fí­si­co cu­yo con­te­ni­do es to­tal­men­te vir­tual y don­de las obras se ma­te­ria­li­zan en pa­pel –un so­por­te que, se­gún el di­rec­tor, si­gue te­nien­do adep­tos in­clu­so en­tre los es­tu­dian­tes más jó­ve­nes– por uni­da­des y a la de­man­da. “Es una res­pues­ta a la cri­sis de las li­bre­rías”, sos­tie­ne Gau­de­froy. To­do pa­re­cen ven­ta­jas. El lo­cal no ne­ce­si­ta un al­ma­cén pa­ra guar­dar los stocks ni per­so­nal pa­ra cla­si­fi­car, ex­po­ner y vi­gi­lar el ma­te­rial.

La ma­yor in­ver­sión con­sis­te en la Ex­pres­so Book Ma­chi­ne, una im­pre­so­ra gi­gan­te de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Los li­bre­ros de la Puf la de­no­mi­nan “la im­pren­ta Gu­ten­berg del si­glo XXI” y es­ti­man que en los pró­xi­mos dos años se ha­brá amor­ti­za­do el cos­te. Pe­ro si la em­pre­sa pue­de per­mi­tir­se abrir sus puer­tas en el lu­jo­so dis­tri­to VI de París se de­be tam­bién a la po­lí­ti­ca del Ayun­ta­mien­to, go­ber­na­do por la so­cia­lis­ta de ori­gen es­pa­ñol An­ne Hi­da­go. El mu­ni­ci­pio apo­ya a los ne­go­cios con­si­de­ra­dos em­ble­má­ti­cos o de in­te­rés cul­tu­ral a ba­se en ad­qui­rir lo­ca­les que po­ne a dis­po­si­ción de es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des en con­di­cio­nes muy ven­ta­jo­sas. “Pa­ga­mos la mi­tad de lo que cues­ta un al­qui­ler en es­ta zo­na”, se li­mi­ta a con­cre­tar Gau­de­froy, que ad­mi­te que, de lo con­tra­rio, no po­drían per­mi­tir­se el em­pla­za­mien­to.

“Es­ta­mos re­vi­san­do por com­ple­to la ca­de­na de pro­duc­ción de li­bros por­que so­mos edi­to­res, ven­de­do­res, im­pre­so­res y dis­tri­bui­do­res”, re­su­me el di­rec­tor de la Puf. La em­pre­sa es­tá es­pe­cia­li­za­da en el sec­tor aca­dé­mi­co y su ca­tá­lo­go cuen­ta con 5.000 tí­tu­los. Sin em­bar­go, co­mo li­bre­ría, su ofer­ta se am­plía con otros tres mi­llo­nes, fru­to de con­ve­nios con edi­to­ria­les de di­fe­ren­tes paí­ses y con Goo­gle books. “Te­ne­mos des­de en­sa­yos co­mo Eco­no­mía del bien co­mún -el li­bro más ven­di­do de las úl­ti­mas se­ma­nas, del no­bel de Eco­no­mía Jean Ti­ro­le– a clá­si­cos co­mo Sha­kes­pea­re. Lo que no ven­de­mos son los best-se­llers de la tem­po­ra­da”, acla­ra Gau­de­froy. El pre­cio de ca­da vo­lu­men re­cién im­pre­so os­ci­la en­tre los 9 y los 20 eu­ros. “La ley fran­ce­sa nos im­pi­de su­bir­los”, pre­ci­sa.

Ca­da clien­te pue­de so­li­ci­tar el ti­po de le­tra y de portada que pre­fie­ra y, a par­tir de sep­tiem­bre, rea­li­zar su en­car­go por in­ter­net. Eso sí, de­be­rá ir a re­co­ger­lo a la li­bre­ría. Su mo­de­lo de ne­go­cio no es el de Ama­zon. Se tra­ta de una ver­sión ac­tual de la clá­si­ca tien­da de li­bros –en Eu­ro­pa, apar­te del de París, tan só­lo exis­te un es­ta­ble­ci­mien­to de es­te ti­po en Áms­ter­dam y otro en Mi­lán– a ca­ba­llo en­tre el mun­do di­gi­tal y el cen­tro cul­tu­ral.

“Aquí vie­nen es­tu­dian­tes de to­do el mun­do, or­ga­ni­za­mos pre­sen­ta­cio­nes y ac­tos pa­ra fa­vo­re­cer el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­to. So­mos un lu­gar de en­cuen­tro”, se enor­gu­lle­ce Gau­de­froy, que es­tu­dia abrir su­cur­sa­les en otras ciu­da­des fran­ce­sas. Por lo vis­to, la idea ha des­per­ta­do el in­te­rés de nu­me­ro­sas edi­to­ria­les. Pron­to, mu­chas li­bre­rías pue­den em­pe­zar a cam­biar las es­tan­te­rías lle­nas de li­bros por pan­ta­llas con ca­tá­lo­gos di­gi­ta­les.

AR­CHI­VO.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.